Anuncio

Opinión: Consejos para padres aterrados sobre cómo sobrevivir al aprendizaje a distancia este otoño

Los padres y tutores ya son maestros y deberían intentar recordarlo.
(SolisImages — stock.adobe.com)

Como padre o tutor en la época de COVID, recuerde que ya es un maestro - y que las oportunidades de aprendizaje están en todas partes.

Nos pagan para auxiliar a los maestros al momento de ayudar a los niños a aprender, pero incluso nosotros nos sentimos abrumados en la primavera cuando nos obligaron a asumir nuestros roles como maestros a tiempo parcial y cuidadores a tiempo completo cuando las escuelas cerraron debido a la pandemia de COVID-19. Supervisar la educación de nuestros hijos ha sido una experiencia difícil y humillante tanto para nosotros como para nuestras familias, y tenemos títulos avanzados en la materia.

Como muchos, pasamos gran parte del verano esperando que el COVID-19 retrocediera y que las escuelas volvieran a abrir en el otoño. Dado que eso no será así, pensamos que los padres en pánico podrían beneficiarse de una pequeña perspectiva y estrategias que desarrollamos mientras ayudamos a nuestros hijos a aprender a distancia en la primavera.

Las oportunidades de aprendizaje están en todas partes. Es posible que sus hijos no estén aprendiendo lo que pensaba que iban a aprender o la forma en que esperaba que lo hicieran, pero aún están aprendiendo. Las oportunidades de aprendizaje abundan en la vida diaria y cada familia posee un conocimiento valioso.

Ya eres profesor. Como padre o tutor, trate de recordar eso. Sus hijos aprenden lecciones de usted todos los días. Ya sabe cómo comunicarse con ellos, construya sobre eso. Cuando está haciendo todo lo posible para ayudar a su hijo a resolver un problema de matemáticas o completar un experimento para su clase de ciencias y su forma de resolver el problema no sigue exactamente el enfoque recomendado, está bien. Le está enseñando a su hijo que hay múltiples formas de abordar y resolver un problema, aumentando su capacidad para pensar de manera creativa y flexible.

Anuncio

Los mayores empleadores de L.A. se esforzaron por adaptarse a las necesidades de los padres en marzo, cuando las escuelas cerraron por primera vez. Todavía están luchando.

Hay muchos caminos hacia la alfabetización. Cuando habla con sus hijos y los escucha, está intercambiando ideas, respondiendo preguntas y ayudándoles a entender su mundo. Es una forma de lograr algo que los maestros a menudo luchan por lograr: brindarle al estudiante una atención personalizada sostenida. El simple hecho de conversar con sus hijos sobre cualquier tema es una forma increíblemente poderosa de fomentar la alfabetización. Anime a sus hijos a leer y leerles. Uno de los posibles beneficios de la pandemia es el lujo de tener tiempo para leer un libro. La lectura desarrolla vocabulario, alimenta la imaginación y fomenta el aprendizaje independiente. Siempre que pueda, deje que sus hijos elijan el material de lectura; estarán más interesados en él.

La alfabetización no se trata solo de leer. Explore artefactos, recuerdos o fotografías. Desarme las cosas, vuelva a armarlas. Todas estas actividades tienen “momentos de enseñanza” incrustados en ellas. Por ejemplo, pídale a su hijo que elija una fotografía por la que sienta curiosidad, luego pídale que describa lo que ve y por qué cree que se tomó la fotografía. Cuénteles la historia de las personas en esas fotos. Pregúnteles qué aprendieron. Intenten cocinar juntos. Las recetas incluyen lecciones de matemáticas (medición), lectura e incluso historia y cultura. Haga que su hijo elija una receta, lea y siga las instrucciones, mida los ingredientes, hable con él sobre el origen de la receta y los ingredientes, y qué significa la receta para usted. Pregúnteles qué significa para ellos.

Los recursos educativos están fácilmente disponibles. Durante la llamada pandemia de gripe española de 1918, los maestros publicaron sus lecciones en los periódicos locales y esperaban que los estudiantes y sus padres les enseñaran en casa. La comunicación entre profesores, padres y alumnos fue muy limitada. Hoy, por supuesto, Internet y la tecnología brindan una amplia variedad de contenido y acceso al aprendizaje, y el solo uso de estas herramientas puede ayudar a los niños a aprender nuevas habilidades.

Anuncio

No está solo en esto. Es importante recordar que no es necesario que sea el maestro de educación en casa de su hijo. Los profesores y administradores de escuelas públicas han tenido su propia curva enorme de preparación con respecto a la educación a distancia, y se han centrado en desarrollar lecciones que se traduzcan en mejores oportunidades de aprendizaje para todos los grupos de edad.

Y, finalmente, tome un descanso. Esta es una interrupción histórica de la educación. No espere que las cosas salgan perfectamente. La era de la educación a distancia puede incluso tener algunos beneficios. Es un momento de aprendizaje significativo. La pandemia probablemente tendrá un impacto duradero en esta generación e influirá en la vida de nuestros hijos y su relación con el mundo. Si podemos salir de esto con niños que son más reflexivos, más conectados con sus familias y más preocupados por los demás, será un regalo.

Erin Powers es directora de la Junta Nacional de Normas de Enseñanza Profesional de UCLA en UCLA Center X. Daniel Díaz es director del Proyecto de Historia y Geografía de UCLA en UCLA Center X.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio