Anuncio
Share

Por qué debería preocuparse por la teoría de la fuga del coronavirus de un laboratorio

Six people sit at a table in front of a screen that reads, in part, "WHO-China joint study press conference."
Miembros de un equipo de estudio de la OMS y China discuten su investigación sobre los orígenes del virus SARS-CoV-2 en una conferencia de prensa el 9 de febrero en Wuhan.
(Ng Han Guan / Associated Press)

¿Se filtró la pandemia mundial de un camión repleto de jaulas de animales de camino al mercado? ¿Una cueva donde los aldeanos excavan guano de murciélago? ¿Un vial mal etiquetado en un laboratorio chino de coronavirus?

Estas teorías se han convertido en un juego de acusaciones y en un campo de batalla geopolítico. Pero para los científicos, encontrar la fuente original del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, es clave para entender cómo predecir, prevenir y contener futuras pandemias que puedan surgir, ya sea por una fuga en uno de los cada vez más numerosos laboratorios de patógenos o por la acelerada invasión de los seres humanos en el mundo natural.

Identificar el origen de un virus es fundamental para organizar una respuesta rápida que pueda salvar vidas y proteger las economías, especialmente en los primeros días de un brote. La evidencia de una propagación natural impulsaría los esfuerzos para limitar la interacción humana con los animales salvajes y establecer un sistema de vigilancia más sólido. Un origen en laboratorio intensificaría las demandas de normas internacionales estrictas para los tipos de investigación y las condiciones en que deben realizarse.

“La cuestión no es a quién hay que culpar, sino si se quiere que otro virus mate a millones de personas más en la próxima década”, dijo Alina Chan, bióloga molecular del Instituto Broad del MIT y Harvard, que ha abogado por una investigación más profunda sobre el origen de la pandemia. “Cuando su casa se incendia, no debería ser controvertido mirar de cerca cómo ocurrió”.

Anuncio

Residentes de Macao, China, compran marisco en un mercado húmedo el 28 de enero de 2020.

Two people in masks handle seafood that fills trays atop a table. Two others peruse the goods.
Residents of Macao, China, buy seafood at a wet market on Jan. 28, 2020.
(Anthony Kwan / Getty Images)

Al arrasar las selvas tropicales, calentar el clima y consumir especies exóticas, corremos el riesgo de cortar un hilo de una red demasiado delgada, liberar la “Enfermedad X” y ver cómo se desplaza ágilmente a través de sus nuevos huéspedes y hacia nosotros. Eso es lo que ocurrió con el Ébola, el SARS y el MERS. Y volverá a suceder.

Aunque fueron perturbadores y mortales, esos brotes no lograron cambiar drásticamente la forma en que reconocemos y combatimos los peligros emergentes. Si se demuestra que una transmisión de animal a humano causó el contagio del coronavirus que mató a 3,5 millones de personas en todo el mundo y robó a la economía de Estados Unidos unos 16 billones de dólares, los ecologistas podrían obtener por fin el respaldo financiero y estratégico necesario para cartografiar el paisaje vírico del planeta, anticiparse a los puntos calientes y formar equipos que reconozcan los primeros focos de enfermedad.

Anuncio
A spotlight in a dark cave shows a person in protective clothing holding the wings of a bat within a net.
Un investigador saca un murciélago de una red de captura en una cueva del Parque Nacional de Sai Yok, en la provincia tailandesa de Kanchanaburi.
(Sakchai Lalit / Associated Press)

La vinculación de los primeros casos de SARS con civetas de palma llevó a una represión de los restaurantes que servían este manjar; la comprensión de la transmisión del MERS impulsó los esfuerzos para desarrollar una vacuna para los camellos. La amenaza de la gripe aviar para los seres humanos ha cambiado las prácticas de cría de aves de corral en todo el mundo. Del mismo modo, si el SARS-CoV-2 se propagara desde un mercado húmedo o un animal, como sugieren la mayoría de los científicos, afectaría a la estrategia futura.

Sin embargo, hasta ahora no hay señales claras de un huésped intermedio. De las 80,000 muestras de animales analizadas en China, ninguna contiene material genético del virus ni anticuerpos contra él.

Pero las pruebas de una fuga accidental en un laboratorio tendrían implicaciones muy diferentes, sobre todo para los casi 60 laboratorios BSL-4 que están previstos o funcionan en 23 países diferentes. Los laboratorios BSL-4, o nivel 4 de bioseguridad, tienen el nivel más alto de biocontención, ya que los investigadores trabajan con patógenos peligrosos o fácilmente transmisibles.

Anuncio

Sólo una cuarta parte de los países que operan o planean operar este tipo de laboratorios obtienen una buena puntuación en cuanto a los criterios de preparación en materia de bioseguridad, y más de tres cuartas partes de los laboratorios se encuentran en entornos urbanos abarrotados, lo que aumenta la probabilidad de una fuga accidental.

No existe supervisión internacional ni normas de seguridad aplicables que rijan los laboratorios BSL-4. Incluso las directrices de bioseguridad más estrictas se centran en lo que ocurre dentro de las paredes del laboratorio, y no en el protocolo de las misiones de campo para recolectar muestras en lugares de riesgo, como las cuevas de murciélagos, donde los investigadores podrían contraer un virus y llevarlo al laboratorio o a su casa sin saberlo.

Este escenario sugiere que las teorías de que el SARS-CoV-2 proviene de una interfaz con la naturaleza o de una fuga de laboratorio no son mutuamente excluyentes.

Closeup of a bat with tiny, sharp teeth and a long swab in its mouth.
Un investigador limpia la boca de un murciélago en el Parque Nacional de Sai Yok, en la provincia tailandesa de Kanchanaburi.
(Sakchai Lalit / Associated Press)

Anuncio

El Instituto de Virología de Wuhan, en el centro del debate, alberga a algunos de los principales virólogos del mundo, considerados entre los pioneros de la prevención de pandemias. Pero en 2018, el Departamento de Estado de Estados Unidos expresó su preocupación por la seguridad en el instituto. Un año más tarde, se informó que trabajadores del laboratorio fueron hospitalizados con síntomas similares a los de COVID-19. La hipótesis de una fuga de laboratorio no sugiere una intención siniestra o incluso incompetencia, pero sí subraya que los accidentes entre el personal ocurren.

Incluso algunos científicos que están a favor de la teoría de los orígenes naturales abogan por una investigación más completa porque creen que sentaría un precedente para un mejor escrutinio en docenas de otros laboratorios en Estados Unidos, Rusia y otros lugares. Renunciar a la investigación sería una señal peligrosa: la rendición de cuentas no está garantizada.

Four men in uniforms and masks stand on a roadway outside a building with a sign "Wuhan Institute of Virology."
Personal de seguridad se reúne cerca de la entrada del Instituto de Virología de Wuhan durante una visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud el 3 de febrero de 2021.
(Ng Han Guan / Associated Press)

Entre los que presionan para que se siga investigando está Ralph Baric, un investigador de coronavirus de la Universidad de Carolina del Norte que ha colaborado con el instituto en el pasado para crear un coronavirus artificial que infectó células humanas. Si se demuestra que un virus, incluso uno no alterado, se escapó del laboratorio, podría llevar a los críticos a argumentar que los riesgos de los experimentos superan los beneficios.

Anuncio

La pista del origen del virus se ha visto ensombrecida por la geopolítica derivada de la reticencia de China a la transparencia. El registro histórico se ha visto comprometido desde el principio. Durante 18 meses, el gobierno chino ha silenciado a los críticos dentro de sus fronteras, ocultando datos científicos vitales y aprovechando la diplomacia de las vacunas en un intento de controlar la narrativa. Pero la versión de los hechos de Pekín podría verse aún más cuestionada después de que el presidente Biden ordenara recientemente a las agencias de inteligencia estadounidenses que investigaran el brote.

La reputación de la Organización Mundial de la Salud también está en juego, tras una investigación en la que su equipo, la mitad de ellos delegados chinos, sólo pasó tres horas de una misión de un mes en el laboratorio. Sólo cuatro páginas del informe de la OMS, de 313 páginas, hablan de la posibilidad de una fuga en el laboratorio, situándose esta hipótesis por debajo de la sugerencia de que la pandemia comenzó con alimentos congelados.

A group of people with suitcases stand in front of two people in head-to-toe protective gear.
Un trabajador con equipo de protección dirige a los miembros del equipo de investigación de la OMS a su llegada al aeropuerto de Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 14 de enero.
(Ng Han Guan / Associated Press)

Estados Unidos tampoco es inmune a las repercusiones de los hallazgos. Organizaciones estadounidenses sin ánimo de lucro, como EcoHealth Alliance, han concedido subvenciones financiadas por los contribuyentes al Instituto de Virología de Wuhan para la investigación del coronavirus, y los microbiólogos estadounidenses llevan mucho tiempo colaborando con ellos. Si la pandemia global se remonta al instituto, Estados Unidos podría compartir la culpa.

Anuncio

Las pandemias son raras. Para evitar la próxima, los epidemiólogos sólo tendrán alrededor de media docena de datos históricos con los que trabajar. Comprender la vía del SARS-CoV-2 es crucial para priorizar las medidas de prevención en el futuro.

Al principio, la hipótesis de la fuga de laboratorio se confundió con una mezcla de otras teorías, incluyendo una fuga de armas biológicas o incluso una pandemia intencionada. Los comentarios del expresidente Trump al respecto, sumados a una oleada de racismo antiasiático, desviaron el debate de la ciencia hacia las conjeturas y la política.

Pero hasta la fecha, los datos disponibles públicamente no han revelado la génesis del virus.

Por inquietante que sea, el SARS-CoV-2, con su baja tasa de mortalidad en comparación con otros virus letales y su tendencia a no afectar a los niños pequeños, no fue el peor de los casos. La próxima pandemia podría ser diferente, y el posible culpable está ahí fuera: en un ecosistema de selva tropical, un mercado comercial o un congelador de laboratorio. Se perdieron meses vitales después del brote de coronavirus, y es posible que nunca conozcamos todos los detalles. Pero la salud pública deja claro que deberíamos querer saberlo.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio