Anuncio
Share

La pandemia puso a los trabajadores en ventaja sobre los empleadores; ¿cuánto durará?

A man works on a laptop at a long table inside a building with a dramatic high ceiling.
7 WillIams, un creativo de Apple, trabaja dentro de la tienda Apple Tower Theatre en el centro de Los Ángeles, a fines de junio.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Hace solo cinco años que Taquasia Mason comenzó su carrera laboral en un McDonald’s en Durham, Carolina del Norte, agradecida de encontrar un trabajo aunque solo pagara el mínimo legal de $7.25 por hora.

Pero gracias a la pandemia, las perspectivas de Mason, y sus ventajas, mejoraron enormemente.

A principios de este año, la graduada de preparatoria, de 22 años de edad, tomó un trabajo en un almacén de Amazon en Durham en el que ganaba $15 por hora y, por un breve período, $2 más por hora durante la pandemia.

En mayo, cuando Amazon la trasladó a un turno de noche, saltó a otro empleo con la misma tarifa por hora, como parte del personal de limpieza de un hospital.

Anuncio

La semana pasada, Mason ya estaba buscando algo mejor, y se unió a 100 personas en una feria laboral que ofrecía 350 vacantes, muchas de las cuales pagaban $15 la hora, más buenos beneficios. Inmediatamente llamó la atención de un reclutador.

En una entrevista, Mason se maravilló de cómo habían cambiado las cosas desde que se unió a la fuerza laboral.

“Antes, no se podían encontrar tantos lugares que quisieran comenzar con $15 la hora, básicamente sin experiencia”, comentó. “Simplemente me sorprende que pase hoy en día”.

Durante décadas, los trabajadores estadounidenses que no pertenecían a sindicatos o poseían habilidades laborales de alto valor tenían poca influencia en el mercado laboral. Incluso durante los períodos de desempleo relativamente bajo, la mayoría casi no tenía fuerza para negociar salarios y beneficios.

Anuncio

En lugar de ser destinado a los trabajadores, una parte cada vez mayor del ingreso nacional iba a las ganancias y a los accionistas. La filosofía predominante en los negocios estadounidenses ha sido que el primer deber de una empresa es maximizar el valor para los accionistas.

Hoy, en parte gracias a la pandemia de COVID-19 y menos directamente a los cambios demográficos, el equilibrio de poder parece estar comenzando a cambiar.

“El año pasado fue como una situación de guerra, y las guerras cambian la mentalidad de la gente”, comentó Nicholas Eberstadt, académico de economía política en el grupo de expertos conservador American Enterprise Institute.

Los trabajadores están exigiendo más y, por ahora, los números los respaldan. No solo las ofertas de empleo son un récord, sino que también los empleadores están cada vez más desesperados.

Anuncio

El sitio web especializado Indeed dijo que la proporción de ofertas de trabajo etiquetadas como “contratación urgente” aumentó más del 50% desde principios de año, y las empresas que ofrecen bonificaciones ahora se han más que duplicado con respecto a 2020.

A medida que los cierres disminuyen, la demanda de los consumidores aumenta y la economía de EE.UU empieza a recuperarse. Pero las empresas pugnan por encontrar nuevos trabajadores para mantener el ritmo.

Muchos empleados despedidos han tardado en regresar. Otros están cambiando de trabajo en busca de opciones mejores o más satisfactorias. “Teníamos programadas 20 entrevistas y se presentó una sola persona. Es terrible”, afirmó Elaina Morris, directora ejecutiva de Ascend Hospitality, una empresa de restaurantes de tamaño medio con sede en Bellevue, Washington.

Morris envió a sus gerentes a Starbucks y Home Depot para buscar y cazar empleados. Algunos empleadores ofrecen dinero en efectivo y otros incentivos solo por presentarse a las entrevistas. Las bonificaciones por inicio de sesión, retención y recomendación son ahora algo común, incluso en industrias como la comida rápida que rara vez han necesitado usar estas maniobras antes.

Anuncio

Los empleadores están adaptando los horarios de trabajo. Otros renuncian a ciertos requisitos laborales, como las pruebas de detección de drogas.

En la fábrica de colchones Leggett & Platt, los conductores de California señalaron que, de repente, recibieron un aumento de $3 en el pago el mes pasado, lo que incrementó su sueldo a $27 por hora.

Leggett no quiso comentar sobre asuntos de personal, pero los trabajadores dijeron que el aumento se produjo después de que hubo un gran éxodo de empleados en el condado de Riverside, que buscaron una mejor paga en DHL. “Saben que algunos encontrarán otro empleo”, comentó un conductor de Leggett, de 53 años.

No está claro cuánto tiempo durará este giro que ha dado la ventaja a los trabajadores. Aproximadamente 27 millones de empleados, o el 37% de toda la masa laboral, ganaron menos de $15 la hora el año pasado. Eso es menos que los 35 millones, o el 43%, registrados en 2019, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Anuncio

La escasez de mano de obra podría aliviarse si la pandemia se controla cada vez más.

Muchos trabajadores despedidos en el punto álgido de la pandemia han encontrado otros empleos, se han mudado a otras áreas, han regresado a la escuela o han participado en programas de capacitación, o han tomado otras decisiones que retrasan su regreso a la fuerza laboral.

Y algunos trabajadores probablemente están aguantando hasta al menos septiembre, cuando expiren los beneficios de desempleo mejorados del gobierno. Pero eso puede que no ayude mucho. Los estados que ya cortaron la asistencia federal notan solo un aumento moderado de trabajadores que han vuelto a emplearse.

La demografía juega un papel cada vez más importante en la transferencia de más poder a los empleados.

Anuncio

La pandemia aceleró el inevitable flujo de trabajadores mayores hacia la jubilación. Y el baby boom que se produjo después de la Segunda Guerra Mundial fue seguido por una fuerte caída en la tasa de natalidad.

En este momento, el cambio en el equilibrio de poder entre empleadores y empleados es impulsado por trabajadores con salarios más bajos, que están mostrando una nueva voluntad de ir en busca de mejores oportunidades.

Pero hay indicios de que los trabajadores de cuello blanco y los más calificados también tienen mayor poder. Un indicio es la renuencia de algunas empresas a insistir en que regresen a la oficina.

Basado en las encuestas de empleadores de Conference Board, Gad Levanon, el experto laboral del grupo de investigación, destacó que el porcentaje de trabajadores de oficina que laboran principalmente desde casa podría llegar fácilmente al 30%, un aumento del 7% al 8% antes de la pandemia.

Anuncio

Muchos de estos trabajadores creen que han sido igual de productivos a distancia y descubrieron que ello también ha mejorado sus vidas privadas.

Un gerente de una gran empresa enfocada en adultos jóvenes afirmó que su compañía estaba ampliando sus operaciones pero dudaba en firmar contratos de arrendamiento para más espacio de oficina por temor a presionar a los valiosos trabajadores más jóvenes para que dejen de trabajar desde casa al menos a tiempo parcial.

Eso podría ser un acierto, según Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics: “Especialmente en este entorno donde los trabajadores tienen la ventaja, lo van a exigir”, dijo, y agregó que uno de sus propios empleados le comentó que hubiera renunciado si la empresa no le hubiera permitido trabajar desde su hogar.

Durante la mayor parte del último medio siglo, los trabajadores les han pisado los talones. El poder de negociación colectiva disminuyó junto con la afiliación sindical desde la década de 1970. El salario mínimo federal se estancó en $7.25 dólares la hora desde 2009.

Anuncio

Y durante las últimas dos décadas, los empleadores han subcontratado muchas funciones comerciales y realizado otros cambios que erosionaron los salarios reales de muchos trabajadores, especialmente los menos educados.

El resultado es que el porcentaje del ingreso nacional de EE.UU, que va a las personas en salarios y beneficios en general, ha estado disminuyendo desde que alcanzó un máximo de 67.9%, en el segundo trimestre de 1980. Tuvo un alza en los últimos dos años a 63.8%, a principios de 2021, según datos de la Oficina de Análisis Económico.

Si los trabajadores continúan ganando influencia, es casi seguro que muchos empleadores aumentarán las inversiones en tecnología para ahorrar mano de obra, lo cual podría impulsar la productividad a largo plazo, pero también tiende a canalizar más beneficios a los propietarios del capital que a los trabajadores.

Las empresas probablemente también presionarán para que se flexibilice la inmigración, de modo de permitir la entrada de más trabajadores al país.

Anuncio

Zandi no lo ve como un juego de suma cero, donde los beneficios de uno son las pérdidas del otro. Él piensa que una economía en crecimiento durante los próximos dos años producirá dividendos sólidos, tanto en salarios como en ganancias. Más adelante, comentó, “en términos de quién obtiene la porción más grande del pastel económico, creo que será para los trabajadores”.

Mary Kay Henry, presidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que posee dos millones de miembros, comentó que los trabajadores esenciales, en particular, aprendieron lecciones de la pandemia y estaban más envalentonados que nunca para ejercer el poder.

Lo que realmente le da esperanza, señaló, es el cambio fundamental en el tono y la acción proveniente de la Casa Blanca. Además de instar a las empresas a pagar más a los empleados comunes, el presidente Biden aumentó el salario mínimo por hora a $15 para los contratistas federales, respaldó a los sindicatos y buscó facilitar que los trabajadores cambien de empleo.

El mensaje de la administración Biden es claro, destacó Henry: “Ya no se puede medir simplemente el crecimiento del PIB o el mercado de valores como un indicador de la salud económica. Tenemos que ver si los salarios están aumentando, porque el estancamiento económico de estos y el nivel de desigualdad prepandémica solo se ha agravado en el curso de la pandemia”.

Anuncio

Harry Holzer, profesor de políticas públicas en la Universidad de Georgetown y economista jefe del Departamento de Trabajo en la administración Clinton, considera que la reciente oscilación del péndulo hacia los trabajadores es significativa y alentadora.

No obstante, señaló que los mercados laborales ajustados no duran, y el ambiente político cáustico hará que sea muy difícil aprobar cambios importantes, como un alza considerable en el salario mínimo federal o una revisión de las leyes laborales para facilitar la organización en gremios.

Para los trabajadores, agregó, una mayor capacitación y educación puede ser la clave para saber si pueden mantener una ventaja más allá de este período actual: “Si obtienen más habilidades y educación”, señaló, “eso ayudará".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio