Anuncio
Share

Cómo funcionan las nuevas aplicaciones para ‘comprar ahora y pagar después’

The words Quadpay: Buy Now. Pay Later. Zero Interest. appear on a smartphone screen
La aplicación Quadpay, en un teléfono inteligente.
(Anadolu Agency)

Si ha visitado un centro comercial o navegado por sitios de compras en línea recientemente, es posible que haya visto anuncios de colores brillantes, que lo instan a dividir su transacción en cuatro pagos con compañías de ‘compre ahora y pague después’, como Quadpay, Afterpay, Klarna, Affirm, así como Sezzle.

Diseñadas para atraer a los compradores jóvenes en las tiendas y websites, estas aplicaciones prometen una alternativa más segura y sencilla de crédito, sin intereses y libre de tarifas sorpresa. Su creciente popularidad en Estados Unidos generó un debate sobre cómo equilibrar las ventajas que ofrecen estos servicios en relación con las dudas que surgen sobre la protección del consumidor.

A continuación, un paso a paso de lo que sucede cuando se utiliza uno de estos productos.

Registrarse

Los clientes primero deben descargar una de las aplicaciones y crear una cuenta, proporcionando su nombre completo, dirección de correo electrónico, número de teléfono, fecha de nacimiento y dirección de facturación. Por lo general, las apps envían mensajes de texto y códigos de verificación por correo electrónico al titular, para garantizar que la información de contacto sea correcta y evitar así el fraude.

Anuncio

Antes de realizar una compra, los beneficiarios deben proporcionar información válida de la tarjeta de crédito o débito que utilizarán para los pagos. Dependiendo del plan, algunas empresas pueden solicitar el número de seguro social.

Durante el proceso de registro, los usuarios también aceptan los términos y condiciones y determinan si las apps pueden enviarles notificaciones automáticas.

Sin que se le advierta, las aplicaciones realizan una verificación crediticia ligera y ejecutan la información del cliente a través de sus algoritmos de riesgo.

Para un usuario nuevo, todo el proceso de registro y pago toma menos de 10 minutos.

Cómo paga las compras

Algunos servicios ofrecen planes de pago a largo plazo con intereses en artículos caros. Pero los planes más populares para comprar ahora y pagar más tarde constan de cuatro cuotas; cada una cubre el 25% de la transacción total, incluidos los impuestos. La primera vence inmediatamente después de efectuada la compra. Después de eso, las cuotas restantes vencen cada dos semanas. Muchas apps alientan a los clientes a adherirse a pagos automáticos, para que no deban aprobar cada cargo posterior en su tarjeta de débito o crédito.

Cómo ganan dinero las aplicaciones

Hay varias formas en las que estas compañías obtienen beneficios.

Al igual que las tarjetas de crédito, estas empresas cobran a los comerciantes una tarifa por cada transacción, que suele oscilar entre el 2% y el 8% del monto de la compra.

Algunas aplicaciones también les incluyen a los usuarios una comisión. Quadpay, por ejemplo, cobra $1 con cada pago a plazos.

Cuando los usuarios omiten algún abono, también están sujetos a cargos por mora, que generalmente van de $5 a $15, dependiendo de la aplicación. Esas tarifas pueden aumentar si un cliente sigue incumpliendo las cuotas.

¿En qué difieren las aplicaciones de las tarjetas de crédito?

Los servicios de ‘compre ahora y pague más tarde’ generalmente aprueban las compras de a una por vez, lo cual significa que los usuarios deben solicitar el consentimiento para cada transacción.

Por el contrario, las tarjetas de crédito son una forma de crédito renovable; los clientes pueden usar su tarjeta para múltiples compras hasta que alcancen su límite de crédito.

Las compañías de tarjetas de crédito y los bancos consultan el historial crediticio de un cliente para determinar si es seguro ofrecerle una tarjeta; de ser así, establecen un límite de crédito.

Los servicios más nuevos también pueden revisar los antecedentes de crédito de un usuario, pero los planes de cuatro cuotas, por lo general, no realizan una investigación “profunda” para establecer una línea de crédito, lo cual afectaría el puntaje crediticio. En lugar de eso, la mayoría de las apps utilizan sus propios algoritmos para determinar si deben aprobar sus compras. Eso implica que a menudo es mucho más fácil para las personas sin historial de crédito, o con mal puntaje, ser aprobados.

Por último, estas aplicaciones para comprar ahora y pagar después carecen de algunas de las protecciones que ofrecen las tarjetas de crédito, incluso para disputas de facturación.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio