Anuncio
Share

Viajeros europeos frustrados por las restricciones de Estados Unidos vinculadas a COVID-19

A woman in a dress and hat holds the handle of a rolling suitcase as she stands near a palm tree
Un viajero en Faro, Portugal, en mayo de 2021. La Unión Europea levantó en junio las restricciones de viaje por COVID-19 a los estadounidenses, pero Estados Unidos no ha correspondido.
(Ana Brigida / Associated Press)

Los planes de la familia Henkel de viajar de Alemania a Las Vegas exigen un desvío de dos semanas a México debido a las restricciones de viaje por COVID-19 que Estados Unidos mantiene para las llegadas desde Europa.

Oliver Henkel, un ejecutivo de negocios que se dirige a una feria comercial el próximo mes, dice que él y su esposa aprovecharán al máximo su “sala de espera” en el tercer país, en lugar de su plan preferido de visitar el sur de California.

“Queríamos ir a Venice Beach”, dijo Henkel, de 51 años, quien está vacunado, en una reciente entrevista telefónica. “Pero debido a las restricciones de viaje de Estados Unidos, en su lugar pasaremos dos semanas en un resort caribeño en México bebiendo margaritas”.

Aunque la Unión Europea levantó a mediados de junio las restricciones de viaje impuestas por COVID-19 a los estadounidenses, Estados Unidos aún no ha hecho lo mismo, para disgusto de millones de turistas y hombres de negocios que figuran en la lista de viajeros con prohibición de entrada.

Anuncio

Estados Unidos permite la entrada a sus ciudadanos, a sus dependientes, a las personas que hayan pasado 14 días en un país que no esté en la lista de prohibición de entrada de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y a algunos con estatus especial. Todos los pasajeros aéreos que lleguen de un país extranjero deben presentar una prueba COVID-19 negativa realizada no más de tres días antes de volar.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea de 27 países han impulsado campañas de vacunación para combatir COVID-19, que ha causado más de 4.3 millones de muertes en todo el mundo, según el Centro de Recursos sobre Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

Más del 70% de los europeos mayores de 18 años han recibido una vacuna y más del 60% están completamente vacunados, según datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Esta cifra es muy similar a las estadísticas de Estados Unidos, según datos recientes de los CDC.

Durante los primeros días de la pandemia, en marzo de 2020, a medida que las tasas de infección aumentaban en Estados Unidos y Europa, el entonces presidente Trump introdujo las restricciones de viaje, que la Unión Europea condenó inicialmente antes de prohibir pronto los viajes no esenciales desde Estados Unidos. Trump ordenó que se pusiera fin a la prohibición estadounidense en su última semana como presidente, en enero, pero el presidente Biden anuló rápidamente esa orden por motivos de seguridad.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el mes pasado que la administración de Biden no levantaría ninguna de las restricciones de viaje existentes en medio de las preocupaciones, incluida la variante Delta altamente transmisible. Según se informa, la administración podría llegar a exigir la vacunación de casi todos los visitantes extranjeros si se ponen fin a las restricciones de viaje.

En 2019, hubo 14.5 millones de visitantes de la Unión Europea a Estados Unidos; el mayor bloque, de 2.2 millones, procedía de Alemania. Debido a las restricciones por la pandemia, el número de visitantes de la UE se redujo a 2 millones en 2020 y probablemente seguirá siendo tan bajo en 2021, según la Oficina Nacional de Viajes y Turismo de Estados Unidos.

Aunque otros países de la Unión Europea comparten el deseo de que Estados Unidos levante las restricciones de viaje, parece especialmente palpable en Alemania, que tiene la primera economía de Europa. La empresa BioNTech, con sede en Alemania, trabajó con Pfizer para fabricar y distribuir una de las vacunas COVID-19.

“No hay ninguna razón por la que los europeos completamente vacunados y con pruebas de COVID-19 negativas no puedan ingresar a Estados Unidos”, dijo Peter Beyer, coordinador transatlántico del gobierno alemán y alto miembro del Parlamento, en una entrevista telefónica. “Preocupa que esto pueda perjudicar gravemente la recuperación económica en ambos lados del Atlántico”.

Después de que la UE levantara la prohibición a todos los estadounidenses, incluso a los no vacunados, el 18 de junio, a la vista de la mejora de la situación epidemiológica, la canciller Angela Merkel instó a Biden a revisar la prohibición impuesta a prácticamente todos los ciudadanos de la Unión Europea. Pero permanece en vigor y los informes de noticias indican que la UE podría volver a prohibir la entrada a los estadounidenses si las condiciones de COVID-19 en Estados Unidos se deterioran aún más.

“Lo curioso es que aquellos de nosotros que estábamos tan encantados de ver la relación germano-estadounidense plasmada en una vacuna conjunta producida por compañías alemanas y estadounidenses estamos perplejos de que no podamos idear un sistema a través del cual los alemanes puedan viajar a Estados Unidos siempre y cuando tengan pruebas suficientes de control de COVID”, dijo Jackson Janes, miembro del German Marshall Fund en Washington, refiriéndose a la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Janes dijo que apreciaba que algunos periodistas, becarios de investigación y estudiantes de intercambio alemanes hayan podido recibir exenciones a la prohibición de viajar a Estados Unidos.

“No entiendo por qué no pueden abrir un poco más las espitas”, dijo.

Sarah Stolz, profesora de inglés e historia en Berlín que ha visitado con frecuencia Estados Unidos, dijo que ella y su familia tuvieron que cancelar los planes para viajar a Estados Unidos este año. La familia viajó por última vez a Estados Unidos en 2019, visitando Seattle y otros lugares, dijo.

“Nos encantan nuestros viajes por carretera en Estados Unidos”, dijo Stolz, de 41 años. “Siempre es increíble visitar un país tan grande en automóvil o en casa rodante, visitar los parques nacionales, hospedarse en moteles y sentir la libertad y sentir el estilo de vida estadounidense. Nos encantan las playas de Florida y California, la energía de Nueva York y la comida estadounidense”.

En cambio, la familia ha visitado Grecia durante los dos últimos veranos, dijo.

“Realmente extrañamos Estados Unidos y esperamos poder ir el año que viene”, dijo, “pero me preocupa que la prohibición de viajar siga ahí, así que probablemente no será posible de nuevo hasta 2023”.

Para Olav Schrage, un cardiólogo alemán de 48 años que vive en Berlín, las ganas de viajar a Estados Unidos surgieron de querer ver jugar a los Milwaukee Bucks en las finales de la NBA el mes pasado; se alentó a los aficionados en los estadios a usar máscaras a menos que comieran o bebieran. Intentó ir a un partido, tenía un boleto y los vuelos preparados, así como el salvoconducto para viajar con su hija nacida en Estados Unidos, pero no pudo conseguir el día libre en el trabajo.

“Admito que, desde un punto de vista médico, probablemente tenga sentido restringir toda la interacción social innecesaria en viajes como ese”, dijo Schrage. “Pero, por otro lado, un recinto deportivo abarrotado de gente que no usa máscaras es probablemente mucho peor que dejar entrar en el país a personas completamente vacunadas”.

En la práctica, puede ser difícil para los ciudadanos de la UE ingresar a Estados Unidos, pero no es imposible.

Andrew Adair, asesor comercial para América del Norte de la Asociación de la Industria de la Ingeniería Mecánica en Fráncfort, dijo que los expertos que se necesitan para instalar o realizar trabajos de mantenimiento críticos en máquinas en Estados Unidos generalmente pueden obtener exenciones de la prohibición de viajar. Pero muchos empresarios quieren viajar por razones que no entran en los criterios de exención del Departamento de Estado, sobre todo para reunirse con clientes y hacer negocios.

“Es contrario a los intereses de Estados Unidos mantener fuera a los viajeros de negocios alemanes que están completamente vacunados y que están trayendo empleos y prosperidad a Estados Unidos”, dijo Adair, de 48 años. “Con el inicio de las grandes ferias comerciales este otoño, es una bomba de tiempo. Sencillamente, no se puede celebrar una feria comercial exitosa sin invitados internacionales. Si Estados Unidos quiere seguir atrayendo a inversores extranjeros y socios comerciales internacionales, la prohibición de viajar es una forma extraña de demostrarlo”.

Kirschbaum es corresponsal especial.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio