Anuncio
Share

Los residentes negros y latinos no vacunados tienen las tasas más altas de COVID-19, dice el condado de L.A.

A man gets a vaccine from a healthcare worker while holding another person's hand.
Gary Rucker recibe una inyección en una clínica de vacunación contra COVID-19 en septiembre en el centro de Los Ángeles.
(Jason Armond / Los Angeles Times)

Los residentes negros y latinos que no están vacunados tienen la tasa más alta de COVID-19 en el condado de Los Ángeles. Los blancos no inoculados tienen las tasas de mortalidad más altas.

El condado de Los Ángeles informó el sábado 28 nuevas muertes por coronavirus, lo que eleva el total de decesos a 26.308 en todo el distrito, desde que comenzó la pandemia, con un total de infecciones reportadas de alrededor de 1.5 millones.

Los residentes negros y latinos que permanecen sin vacunar tienen la tasa más alta de infecciones por COVID-19 en el condado de Los Ángeles, mientras que los residentes blancos no vacunados tienen las tasas de muerte más altas, informó el departamento de salud pública.

Entre finales de agosto y finales de septiembre, los residentes negros y latinos no vacunados en el distrito de Los Ángeles tuvieron en total una tasa de alrededor de 590 casos por cada 100.000 personas, notificó el condado, en un comunicado de prensa.

Anuncio

Los residentes negros tuvieron 62 hospitalizaciones por cada 100.000 personas no vacunadas, la tasa más alta de hospitalización, un 27% mayor que la de los latinos, dijo el condado.

El comunicado de prensa no especificó las tasas de muerte de los diferentes grupos étnicos, pero comunicó que los residentes blancos tenían las tasas más altas, seguidos de cerca por los residentes negros y latinos. En cifras netas, informó el condado, el virus ha matado a unos 13.200 latinos, 5.800 blancos, 3.300 asiáticos y 2.200 negros.

Esta semana, el condado de Los Ángeles impuso reglas que requieren que los adultos muestren prueba de la vacuna COVID-19 para ingresar a ciertos lugares cerrados, incluidos bares y clubes nocturnos. Las personas deben demostrar que han recibido al menos una dosis y estar completamente vacunadas antes del 4 de noviembre.

Anuncio

A raíz de una iniciativa del condado de Los Ángeles, una coalición de expertos en salud pública de California y otros estados occidentales respalda la oferta de refuerzos de la vacuna COVID.

También esta semana, el Ayuntamiento de Los Ángeles aprobó su propia ordenanza que requiere prueba de vacunación para ingresar a lugares cerrados como restaurantes, cafeterías y gimnasios en la jurisdicción de la ciudad, reglas que entrarán en vigencia en noviembre.

Durante el verano, según un análisis de datos de Los Angeles Times, el COVID-19 mató a personas en el sur de California y el Área de la Bahía de San Francisco, que tienen las tasas de vacunación más altas del estado, en comparación con los condados rurales de California que tienen tasas mucho más bajas y menos porcentaje de vacunación.

Anuncio

El análisis mostró que el aumento de la variante Delta del verano golpeó con particular ferocidad en el norte de California y el Valle de San Joaquín, donde menos de la mitad de los residentes están completamente vacunados.

El estado informó el sábado que se han registrado 69.507 muertes por COVID-19 hasta ahora, y dice que los californianos no vacunados tienen siete veces más probabilidades de infectarse que los que están completamente inoculados.

Para leer esta nota en inglés haga click aquí:


Anuncio