Anuncio
Share

California ofrecerá vacunas de refuerzo contra el COVID para profesores, personal sanitario y personas mayores

A nurse prepares a COVID-19 vaccine
Una enfermera prepara una jeringuilla con la vacuna COVID-19 en la biblioteca del instituto Arlington de Riverside.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

A raíz de una iniciativa del condado de Los Ángeles, una coalición de expertos en salud pública de California y otros estados occidentales respalda la oferta de refuerzos de la vacuna COVID.

Una coalición de expertos en salud pública de California y otros estados del Oeste ha aprobado ofrecer refuerzos de la vacuna contra el COVID-19 a los residentes de mayor edad y de alto riesgo, lo que supone un nuevo paso en el esfuerzo por blindar a la población contra la pandemia.

La finalización de la revisión por parte del Grupo de Trabajo de Revisión Científica de Seguridad de los Estados Occidentales despeja el camino para que California siga las recomendaciones federales de que ciertos residentes puedan recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech al menos seis meses después de su serie de inoculación inicial.

“Con la recomendación de hoy del Grupo de Trabajo de Revisión de la Seguridad Científica de los Estados Occidentales, California está preparada para empezar a administrar refuerzos de Pfizer-BioNTech a los californianos elegibles, además de nuestro trabajo continuo para llegar a los que siguen sin vacunar para proteger a las comunidades”, dijo el gobernador Gavin Newsom en un comunicado a primera hora de la tarde del viernes.

Según los criterios establecidos -anunciados a última hora de la noche del jueves pasado- por la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU, la Dra. Rochelle Walensky- debe administrarse una tercera dosis de Pfizer-BioNTech a las personas de 65 años o más, a los residentes en centros de atención a largo plazo, así como a quienes tengan entre 50 y 64 años y padezcan enfermedades subyacentes.

Anuncio

Los CDC también señalaron que los adultos más jóvenes con enfermedades subyacentes pueden recibir una dosis de refuerzo, así como los adultos de 18 a 64 años con mayor riesgo de exposición al coronavirus debido a su entorno laboral o institucional.

Más adelante se decidirá si se administran vacunas adicionales a quienes recibieron la vacuna Moderna o la dosis única de Johnson & Johnson.

Algunas jurisdicciones, incluido el condado de Los Ángeles, comenzaron a administrar refuerzos a primera hora del viernes.

“A partir de hoy, los residentes elegibles del condado de Los Ángeles pueden comenzar a recibir su dosis de refuerzo en cualquiera de los cientos de sitios que ofrecen la vacuna de Pfizer”, dijo la directora de salud pública Barbara Ferrer en una declaración de la mañana. “La dosis de refuerzo ofrece una mayor protección para aquellos que se vacunaron completamente con la vacuna Pfizer hace seis meses y que tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19 y/o de experimentar una enfermedad grave por el virus”. La red de vacunación del Condado de L.A. está preparada para ofrecer refuerzos hoy mientras continúa dando prioridad a la obtención de las primeras dosis a aquellos que son elegibles y aún no están inoculados”.

Después del hospital, algunos pacientes de COVID-19 se enfrentan a una vida atada a máquinas de oxígeno y llevando tanques de repuesto para respirar.

Los funcionarios del condado dijeron que los residentes interesados en obtener un refuerzo tendrían que mostrar una prueba de que recibieron previamente las dos dosis requeridas de Pfizer-BioNTech - como su tarjeta de vacunación física, una foto de esta o un registro digital.

“En muchos centros, se pedirá a los residentes que firmen un formulario que indique que cumplen los criterios para recibir el refuerzo”, añadieron las autoridades en un comunicado.

Los refuerzos estarán disponibles a partir del viernes en casi 600 establecimientos de CVS Pharmacy y MinuteClinic en todo California, anunció la compañía.

Las personas interesadas y que reúnan los requisitos deben programar una cita en CVS.com o MinuteClinic.com.

El viernes por la mañana, la Agencia de Salud del Condado de Orange indicó que “comenzará a ofrecer vacunas de refuerzo una vez que recibamos las recomendaciones” de los grupos pertinentes.

Sin embargo, la Dra. Regina Chinsio-Kwong, subdirectora de salud del condado, señaló durante una sesión informativa que lo más importante sigue siendo ampliar la cobertura de vacunación.

“Nuestra prioridad es vacunar a todos los que reúnen los requisitos con su serie primaria inicial de vacunas”, dijo el viernes.

Las autoridades estatales han dicho que planean actuar rápidamente para administrar refuerzos a los californianos que reúnan los requisitos.

En un nuevo Plan de Acción de Vacunación COVID-19 publicado el jueves, los funcionarios estatales estimaron que hay alrededor de 6.6 millones de personas mayores que eventualmente podrían ser elegibles para una dosis de refuerzo. Durante una sesión informativa el jueves, el secretario de Salud y Servicios Humanos de California, el Dr. Mark Ghaly, puntualizó que muchos de este grupo fueron receptores de una vacuna de Pfizer-BioNTech.

Hasta 250.000 residentes más jóvenes también podrían cumplir los requisitos porque corren un mayor riesgo del COVID-19, añadió.

Los mayores miedos y ansiedades que resurgen en torno al COVID-19 y la variante Delta; aquí hay 9 preguntas y 9 respuestas

“Estamos trabajando intensamente para asegurarnos de que no solo estamos preparados para proporcionar el refuerzo, sino que aquellos que son elegibles se enteren que lo son y sepan cuándo es el momento adecuado”, explicó durante una reunión informativa.

Los criterios de refuerzo siguieron siendo inciertos hasta el último momento.

Un grupo de expertos de los CDC rechazó inicialmente una propuesta para ampliar las vacunas adicionales a las personas en riesgo por su trabajo, como los profesores, los empleados de la sanidad y los de las tiendas de comestibles. Sin embargo, Walensky optó más tarde por aprobar los refuerzos para estos trabajadores.

“Como directora de los CDC, mi trabajo es reconocer dónde nuestras acciones pueden tener el mayor impacto”, dijo durante una sesión informativa el viernes. “En una pandemia, la mayoría de las veces tomamos medidas con la intención de hacer el mayor bien. Y eso es lo que estoy haciendo con estas recomendaciones”.

“Muchos de nuestros trabajadores de primera línea, trabajadores esenciales y los que están en entornos congregados, proceden de comunidades que ya han sido muy afectadas. Negar el acceso a los refuerzos a estas personas y comunidades solo empeoraría las desigualdades contra las que me he comprometido a luchar”.

Los criterios ocupacionales parecen aumentar drásticamente el grupo de californianos elegibles para una vacuna de refuerzo.

Sin embargo, no se sabe cuántas personas aprovecharán la oportunidad de recibir otra dosis. Los funcionarios ya han observado una demanda menos intensa de lo esperado para las terceras dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna para determinadas personas inmunodeprimidas, que comenzaron a distribuirse a mediados de agosto.

Más de 2.600 empleados de la policía de Los Ángeles han indicado que tienen previsto solicitar exenciones por motivos religiosos, mientras que más de 350 tienen previsto solicitarlas por motivos médicos, según una fuente del gobierno de la ciudad.

Las autoridades de California calculan que desde entonces se han administrado unas 259.000 terceras dosis para inmunodeprimidos. Eso es solo un tercio de la población del estado de personas con sistemas inmunitarios comprometidos de moderados a graves.

A pesar de que las autoridades se centran en los refuerzos, hacen hincapié en que la mejor manera de combatir la pandemia es conseguir que más personas se vacunen.

En California, aproximadamente el 66% de los residentes ya han recibido al menos una dosis de la vacuna, y casi el 60% se considera totalmente inoculado, según los datos recopilados por el Times. Sin embargo, aún quedan millones de personas que no han comenzado su régimen de inmunización, incluidos todos los niños menores de 12 años, que aún no son elegibles.

Según Ghaly, los californianos no vacunados tienen ocho veces más probabilidades de infectarse con el coronavirus, 13 veces más posibilidades de ser hospitalizados y 15 veces más riesgo de morir por la enfermedad que sus homólogos vacunados.

“Quiero que quede claro -dijo Walensky- las infecciones entre los no inmunizados siguen alimentando esta pandemia, lo que se traduce en un aumento del número de casos, hospitalizaciones y muertes en los lugares donde la gente no está inoculada. Los más vulnerables en este momento son los no vacunados”.

El redactor del Times Chris Megerian contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio