Anuncio
Share

El tiroteo en Búfalo en el que murieron 10 personas se investiga como ‘extremismo violento por motivos raciales’

Police tape and vehicles outside a Tops market.
Las fuerzas del orden continúan investigando la escena del tiroteo del domingo en Buffalo, N.Y.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Mientras los residentes de Búfalo expresaban horror, ira y dolor por un tiroteo que dejó 10 personas muertas en una tienda de comestibles en un barrio predominantemente negro, las autoridades locales y federales dijeron que estaban investigando el ataque de un joven pistolero blanco como un crimen de odio y un acto de “extremismo violento por motivos raciales”.

Las autoridades dijeron que el sospechoso investigó la demografía del vecindario alrededor de la tienda Tops Friendly Markets mientras buscaba áreas con una alta concentración de residentes negros. El pistolero condujo unos 320 kilómetros hasta Buffalo con al menos un día de antelación para realizar el reconocimiento de la tienda, dijo la policía.

El ataque fue un doloroso recordatorio de la fragilidad de la vida en Estados Unidos, donde los momentos cotidianos -trabajar un turno de sábado, llevar a un amigo a comprar alimentos, recoger un pastel para el cumpleaños de un niño- pueden terminar en tragedia.

El tiroteo de Buffalo también se hizo eco de anteriores asesinatos masivos racistas perpetrados por jóvenes blancos alienados, como el ataque de 2015 en una iglesia de Carolina del Sur que dejó nueve feligreses negros muertos; la masacre de 2019 en un Walmart de El Paso que ha sido descrita como uno de los ataques más mortíferos contra latinos en la historia moderna de Estados Unidos; y los tiroteos en tres balnearios de Atlanta la pasada primavera en los que el pistolero apuntó contra mujeres asiáticas.

Los asesinatos han sacudido a un Estados Unidos post-George Floyd en un momento en el que la la raza y la inmigración sigue dividiendo a la nación. La masacre de Búfalo volvió a poner de manifiesto cómo generaciones de discriminación se ven exacerbadas por nuevos extremistas bien armados que han cargado los viejos odios raciales en un nuevo mundo.

Anuncio

Los investigadores dijeron que el sospechoso -Payton Gendron, de 18 años, que ha sido acusado de asesinato en primer grado- había visitado múltiples sitios web que propugnaban ideologías odiosas y supremacistas blancas. Un documento escrito por Gendron antes del ataque se hacía eco de la visión conspirativa de extrema derecha conocida como la “teoría del gran reemplazo”, que afirma que los estadounidenses blancos corren el riesgo de ser “reemplazados” por personas de color debido a los cambios en las tasas de inmigración y natalidad.

Gendron también había estudiado el tiroteo de la mezquita de 2019 en Christchurch (Nueva Zelanda), en el que un supremacista blanco mató a tiros a 51 personas; y los atentados de 2011 en Noruega llevados a cabo por un ultraderechista que mató a 77 personas, según los investigadores.

Gendron, que se declaró inocente en una comparecencia ante el tribunal el sábado por la noche, retransmitió en directo la masacre con una cámara de casco, dijo la policía. Llegó a disparar a 11 personas negras y a dos blancas, según la policía.

A woman pauses with her hand rested on bunches of flowers tied to a pole
Jeanne LeGall, de Buffalo, presenta sus respetos en un monumento improvisado en la tienda Tops Friendly Markets. Friendly Markets store.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

El presidente Biden describió el domingo el tiroteo como “un acto de supremacía blanca y extremismo violento con motivación racial”. Mientras el Departamento de Justicia lleva a cabo su investigación, dijo, “debemos trabajar todos juntos para hacer frente al odio que sigue siendo una mancha en el alma de América”.

Más tarde, la Casa Blanca anunció planes para que el presidente y la primera dama Jill Biden viajen a Buffalo el martes para “llorar con la comunidad”.

El tiroteo -el último en un país sacudido por los asesinatos policiales de estadounidenses negros, una ola de violencia armada, más de un millón de muertes por la pandemia del COVID-19 y un reciente aumento de los crímenes de odio- dejó a los residentes y funcionarios de Buffalo, Nueva York, furiosos.

“Se trata de alguien que tiene odio en su corazón, en su alma y en su mente”, declaró el comisario de policía de Buffalo, Joseph Gramaglia. Describió al pistolero como un forastero que “trajo este tipo de odio a nuestra comunidad de Buffalo”.

La policía había estado al tanto de Gendron porque había amenazado anteriormente con un tiroteo en su escuela secundaria.

El portavoz de la Policía Estatal de Nueva York, Beau Duffy, dijo que los agentes fueron llamados a la Escuela Secundaria Susquehanna en Conklin el pasado mes de junio después de recibir un informe de que un joven de 17 años había hecho una declaración amenazante. La declaración no se dirigía a una persona en particular, dijo.

El estudiante fue puesto en custodia bajo una ley estatal de salud mental y llevado a un hospital para una evaluación, dijo. Por razones de privacidad, dijo, la policía no confirma ni revela la “identidad de las personas que son puestas bajo custodia bajo la ley de salud mental y no son acusadas penalmente”.

Gramaglia dijo que Gendron estuvo en un hospital durante aproximadamente un día y medio. La policía estatal hizo todo lo que pudo según la ley, dijo.

Fuera de la casa de los padres de Gendron en Conklin, en una calle sin salida justo enfrente del serpenteante Carlin Creek, las fuerzas del orden habían levantado el domingo una carpa brillantemente iluminada, probablemente para proteger la actividad de investigación de la vista del público.

El domingo, en Tops, decenas de personas se reunieron para hablar, abrazar y llorar. Algunos abogaron por la unidad y la comprensión. Una mujer con un megáfono pidió a la multitud que luchara por un futuro mejor.

“La gente se aflige de forma diferente”, dijo Rhys Hall, residente en Buffalo, que dijo que llevaba a un amigo regularmente al mercado, y cuyo padre creció en el barrio cercano. “Algunas personas son todo empatía y comprensión en este momento. Y otros dicen: ‘No, a la mierda’. Esto es lo que hace la supremacía blanca y está bien denunciarlo”.

Hall dijo que el incidente se sintió como “un rito de paso de la América negra”, un recordatorio de que, para los estadounidenses negros, el odio puede golpear en cualquier lugar.

“El Norte es una mentira”, dijo Hall. “Mi gente emigró aquí pensando que era diferente. Y eso era un error”.

Tops es como “la tienda de la comunidad” para el barrio, dijo JeanPaul Minani, que vive a unas manzanas de distancia. Dijo que la gente que vive cerca tuvo seres queridos asesinados el sábado.

“Esta es una ciudad pequeña, y nunca pensé que este tipo de cosas sucederían aquí", dijo Minani, de 23 años, que emigró de Tanzania a Estados Unidos cuando era niño.

Las autoridades identificaron a última hora del domingo a las 10 personas que murieron y a las tres que resultaron heridas.

Los muertos son Roberta Drury, de 32 años; Margus Morrison, de 52; Andre Mackneil, de 53; Aaron Salter, de 55; Geraldine Talley, de 62; Celestine Chaney, de 65; Heyward “Tenny” Patterson, de 68; Katherine Massey, de 72; Pearl Young, de 77; y Ruth Whitfield, de 86.

Patterson fue tiroteado mientras trabajaba como voluntario, cargando víveres en el estacionamiento, dijo su esposa, Tirzah Patterson.

El guardia de seguridad Aaron Salter, teniente retirado del Departamento de Policía de Buffalo, disparó contra el pistolero varias veces, pero las balas no penetraron el chaleco antibalas del tirador, según la policía. Salter fue un “verdadero héroe” que pudo haber evitado que el pistolero hiriera a más personas, dijo Gramaglia.

El tiroteo es “otro linchamiento”, el último de una larga historia de violencia de la supremacía blanca contra los negros dijo la residente de Buffalo Leslie Gardner, de 63 años, que ha vivido cerca de la tienda Tops desde que nació.

El ataque, dijo, recordó el tiroteo en la iglesia de Carolina del Sur que dejó nueve personas negras muertas. El supremacista blanco que llevó a cabo ese ataque, Dylann Roof, de 21 años, escribió en su diario en la cárcel que esperaba incitar una guerra racial, según el testimonio del tribunal federal.

“Hemos escuchado de nuestros padres y nuestros abuelos que este es nuestro legado, nuestro legado de supervivencia, nuestro legado de ser abusados y brutalizados”, dijo Gardner. “Necesitamos sanar, y nos va a llevar meses, años, sanar. Cada vez que pasemos por la tienda, pensaremos en eso”.

Two women hug outside a Tops Friendly Market store
Jeanne LeGall abraza a otra persona que acudió a presentar sus respetos en la tienda Tops el domingo.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

El pistolero disparó más de 50 balas, y su arma principal era un Bushmaster XM-15, un rifle semiautomático, dijeron fuentes policiales al Times.

Alrededor de 20 personas vieron la transmisión en vivo que el sospechoso lanzó en la aplicación de transmisión Twitch, la plataforma de transmisión propiedad de Amazon, popular entre los videojugadores, dijeron las autoridades. La empresa cerró la transmisión y retiró el vídeo menos de dos minutos después de que Gendron comenzara a disparar, y dijo en un comunicado que está vigilando cualquier cuenta que intente volver a emitir el vídeo.

Sin embargo, el vídeo siguió siendo fácil de encontrar el domingo en varias plataformas de redes sociales, como Facebook y Twitter. Algunas publicaciones que contenían el vídeo o fragmentos fueron retiradas, pero muchas permanecieron, junto con publicaciones que enlazaban con sitios web externos que albergaban el vídeo en su totalidad.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, natural de Buffalo, dijo el domingo que los ejecutivos de las empresas tecnológicas deben “rendir cuentas y asegurarnos a todos que están tomando todas las medidas humanamente posibles” para controlar la difusión del discurso de odio en Internet.

“La forma en que estas ideas depravadas están fermentando en las redes sociales se está extendiendo como un virus”, dijo en ABC News. La falta de supervisión podría animar a otros a emular al tirador, dijo.

Maurice Mitchell, director nacional del Partido de las Familias Trabajadoras, dijo que las ideologías de la extrema derecha y el nacionalismo blanco han entrado en la corriente principal en los últimos años, circulando no sólo en los tableros de mensajes en línea como 4chan, sino también en los grandes medios de comunicación conservadores como Fox News. La continua “radicalización” de jóvenes descontentos con mensajes destinados a “avivar las llamas del resentimiento blanco para avivar las llamas de la paranoia racial” le preocupa, dijo.

“Esto era previsible”, dijo. “Era sólo cuestión de tiempo. Esto volverá a ocurrir”. El lobo solitario, entre comillas, es un subproducto de una estrategia de radicalización de los jóvenes blancos de todo el país para hacer avanzar este movimiento”.

Rick Banks, profesor de Derecho y cofundador del Centro para la Justicia Racial de Stanford, dijo que los grupos marginales racistas son una “característica de larga data de la sociedad estadounidense”, pero que Internet, junto con el acceso a las armas, ha alimentado un tipo específico de violencia en el que los extremistas pueden “fortalecerse mutuamente” y considerarse “guerreros por la justicia”.

“Es un error individualizar estos incidentes y pensar que, si hubiéramos descubierto a este único pistolero, habríamos hecho nuestro trabajo”, dijo Banks. “Todos estos tiroteos están conectados, aunque no se relacionen abiertamente entre sí. Eso es lo más difícil de ver para nosotros. La realidad es que las circunstancias que producen estas personas son el problema, y esas circunstancias tienen que ver con nuestra historia y cultura y con las desigualdades y políticas actuales.”

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio