Anuncio
Share

La mayor misión de Kamala Harris está en América Latina. Pero no ha hecho muchas visitas a la zona

Vice President Kamala Harris walks past a window near two flags.
La mayor tarea de la vicepresidenta Kamala Harris es abordar las causas fundamentales de la migración desde América Latina. Pero algunos cuestionan la seriedad con la que abordó el tema antes de la gran cumbre esta semana en Los Ángeles.
(Kent Nishimura/Los Angeles Times)

La vicepresidenta Kamala Harris sólo ha pasado tres días en América Latina desde que el presidente Biden le asignó hace 15 meses la tarea de abordar las cuestiones migratorias en Centroamérica, la mitad del tiempo que la primera dama Jill Biden dedicó durante un único viaje a la región el mes pasado.

La falta de viajes es un recordatorio de lo que algunos observadores ven como una ambivalencia de Harris hacia un tema de alto perfil que es políticamente tenso en casa y desafiante en el extranjero.

El tema de la migración ocupará sin duda un lugar central en la Cumbre de las Américas, una reunión de naciones de todo el hemisferio occidental destinada a mostrar el liderazgo de Estados Unidos en la región, mientras la administración de Biden trata de hacer frente a desafíos tan complejos como la pandemia del COVID-19 y el cambio climático.

Anuncio

Harris y otros altos funcionarios estadounidenses se han esforzado en las últimas semanas por reforzar la asistencia a la cumbre, que algunos países han amenazado con boicotear por la decisión del gobierno de Biden de excluir a los líderes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“No sé si Centroamérica sigue siendo una prioridad en la agenda de Estados Unidos... en este año electoral”, dijo Álvaro Montenegro Muralles, uno de los fundadores de un grupo llamado Justice Now en Guatemala, que se reunió con Harris el año pasado. Esa falta de enfoque consistente, que es anterior a Harris, ha sido uno de los problemas de Estados Unidos para mantener una estrategia a largo plazo, dijo.

Los especialistas afirman que la falta de compromiso de Harris en la región -en parte debido a la falta de fiabilidad en los gobiernos con los que tiene que tratar- ha obstaculizado su capacidad para comprometer a sus líderes en una serie de retos políticos. Harris tampoco ha sido una pieza clave en el intenso esfuerzo por persuadir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de que abandone su amenaza de boicot a la cumbre, ni se ha desplazado a América Latina como Jill Biden, que recientemente pasó seis días en Ecuador, Panamá y Costa Rica promocionando la cumbre.

Anuncio

“No se la percibe como una persona creíble en lo que respecta a América Latina”, dijo Michael Shifter, ex presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano en Washington. “No se ha establecido su presencia entre los latinoamericanos”.

Guatemalan President Alejandro Giammattei greets Vice President Kamala Harris while three men look on
El presidente guatemalteco Alejandro Giammattei saluda a la vicepresidenta Kamala Harris a su llegada al Palacio Nacional de la Cultura en 2021.
(Kent Nishimura/Los Angeles Times)
Anuncio

Biden pidió a Harris el año pasado que se ocupara de las causas fundamentales de la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador, luego de que habitantes de esos países, salieron en un número récord. La migración desde la región se ha disparado debido a una red de factores, como la pobreza, la corrupción, el racismo, las enfermedades, los desastres naturales y la violencia de los grupos delictivos.

Es una tarea de enormes proporciones, de la que el propio Biden se encargó en 2014 cuando era vicepresidente del presidente Obama. A pesar de la vasta experiencia de Biden como protagonista de la política exterior en el Senado, tampoco consiguió frenar la emigración de la región ni contribuir de forma apreciable a mejorar las condiciones allí.

Aunque los problemas son más difíciles hoy que hace una década, muchos veteranos de la política latinoamericana vieron la oportunidad de que Harris ampliara la tarea y se posicionara como un actor clave en todo el hemisferio, tal y como había hecho Biden, incluso antes de que se le pidiera oficialmente que trabajara en Centroamérica. El entonces vicepresidente viajó a América Latina 16 veces a lo largo de ocho años.

Anuncio

“Estaba haciendo una diplomacia dura. ... No era ir a mostrar la bandera y comer la cocina local”, dijo Eric Farnsworth, que dirige la oficina en Washington del Consejo de las Américas y la Sociedad de las Américas, un centro de estudios centrado en la región. “Ese tipo de papel es el que muchos anticipamos que haría el actual vicepresidente”.

Farnsworth atribuye a Harris el mérito de haber atraído “la atención de alto nivel a algunas cuestiones realmente difíciles” en los tres países que se le encomendó mejorar. Pero también señaló que no ha habido mucho progreso.

"¿Hemos visto un cambio dramático en Centroamérica?”, añadió. “La respuesta es no”.

Anuncio

Un funcionario de la Casa Blanca que declinó ser nombrado dijo que Harris se ha metido de lleno en el trabajo, al menos como lo ha definido Biden. La vicepresidenta ha ayudado a dirigir 1.200 millones de dólares en inversión privada a los tres países, ha anunciado un grupo de trabajo contra la corrupción establecido por el Departamento de Justicia y un grupo de trabajo federal contra el tráfico de personas, junto con estrategias destinadas a gastar mejor los recursos estadounidenses para el desarrollo. La funcionaria dijo que también ha desempeñado un papel clave para instar a los países del Caribe a participar en la cumbre, donde tiene previsto presentar programas climáticos y energéticos destinados a ayudarlos.

Air Force Two arrives at La Aurora International Airport in Guatemala City last year.
La Fuerza Aérea Dos, que transporta a la vicepresidenta, llega al Aeropuerto Internacional La Aurora en Ciudad de Guatemala el año pasado.
(Kent Nishimura/Los Angeles Times)

El funcionario dijo que en la conferencia Harris se reunirá con líderes empresariales y cívicos y espera anunciar más inversiones privadas en la región. El funcionario señaló que la vicepresidenta ha pasado un día en cada uno de los países de Guatemala, Honduras y México, señalando que es raro que un funcionario de su nivel visite el mismo lugar dos veces en un período tan corto.

Anuncio

Los viajes de Harris se han visto limitados en parte por la pandemia y por una serie de jefes de estado poco fiables. Ella hizo su mayor apuesta en Guatemala, pasando un día allí en junio del año pasado para reunirse con el presidente Alejandro Giammattei. Le presionó públicamente para que apoyara los procesos contra la corrupción, pero el principal fiscal anticorrupción, Juan Francisco Sandoval, fue despedido sólo seis semanas después de que Harris y Giammattei intercambiaran sonrisas y apretones de manos.

El despido enfureció y avergonzó a los funcionarios estadounidenses que habían confiado en las garantías de Giammattei de que quería combatir la corrupción tanto como Harris.

También frustró profundamente a los activistas de derechos humanos y anticorrupción que se reunieron con Harris en Guatemala.

Anuncio

“El gobierno es la pieza central de la corrupción ahora”, dijo Montenegro de Justice Now. “Ellos son los que están atacando a los jueces. Son los que hacen negocios con los rusos”.

El viaje se convirtió rápidamente en un dolor de cabeza político interno también. Harris fue criticada por los liberales y los activistas por decir a los posibles migrantes que “no vinieran” al norte porque serían “devueltos” en la frontera de Estados Unidos. Los republicanos, por su parte, la criticaron duramente por no visitar la frontera cuando viajó a México después de Guatemala.

Desde entonces, Harris ha dirigido sus ojos hacia Honduras, realizando un breve viaje para asistir a la toma de posesión en enero de la presidenta Xiomara Castro con la esperanza de que ofreciera una asociación más estable. Pero los problemas de ese país también son profundos. El expresidente Juan Orlando Hernández fue extraditado a Estados Unidos en abril para enfrentarse a una serie de cargos federales relacionados con las armas y el narcotráfico, una señal de lo profundamente arraigado que está el narcotráfico en el gobierno.

Anuncio

Incluso si Castro demostrara estar en la misma página con Harris en la lucha contra esa corrupción, el compromiso de Harris parece tener límites. Un día después de que la vicepresidenta hablara con Castro por teléfono el mes pasado para discutir la cooperación en temas económicos y de migración, Castro tuiteó que no asistiría a la cumbre a menos que todos fueran invitados.

Vice President Kamala Harris sits at a table with others while Alejandro Giammattei appears on a TV screen nearby.
La vicepresidenta Kamala Harris mantiene una reunión bilateral virtual con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei en abril de 2021.
(Kent Nishimura/Los Angeles Times)

No está claro si Giammattei y Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, asistirán. Si se unen al boicot, es probable que la reputación de Harris en la zona se vea afectada.

Anuncio

Los activistas de los derechos humanos y de la lucha contra la corrupción en Centroamérica se han preguntado por qué se le asignó a Harris una tarea tan difícil. Algunos han especulado que fue para socavar sus perspectivas políticas. A otros les preocupa que la situación política en Estados Unidos y en estos países haya atenuado su entusiasmo por adentrarse en los intratables desafíos de la región. En cualquier caso, estos comentarios han erosionado la fe de algunos reformistas en que Harris tiene el poder o el tiempo para crear un cambio duradero.

Manfredo Marroquín, un defensor de los derechos humanos con sede en Guatemala, dijo que cree que Harris ha retrocedido desde su primer viaje a Guatemala porque “no quiere exponerse” a la posible vergüenza de que sus intentos de reforma sean socavados por los líderes antidemocráticos de la región.

“Ella conoce el riesgo de tener un revés”, dijo.

Carmen Rosa de León, una activista de los derechos humanos que ahora vive en España porque teme ser encarcelada por el gobierno de Giammattei, dijo que le gustan algunos de los cambios que ha visto bajo el mandato de Harris, incluyendo un mayor enfoque en el trabajo con grupos locales para distribuir ayuda humanitaria. Tales programas pueden tardar años en desarrollarse.

Anuncio

Los líderes de los países, mientras tanto, “esperan que los republicanos ganen” en las elecciones presidenciales de 2024, dijo Rosa de León. “Esperan que sólo tengan que esperar” a un cambio de administraciones.

Los escritores del Times Courtney Subramanian y Tracy Wilkinson y el investigador del personal Cary Schneider contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio