Anuncio
Share

El Tribunal Supremo dictamina que Biden puede acabar con la política de Trump de ‘Permanecer en México’

A tent camp of migrants in Matamoros, Mexico, in 2019.
Migrantes de Centroamérica y México esperan el resultado de sus casos en los tribunales de inmigración de Estados Unidos en un campamento de tiendas de campaña cerca de la frontera entre Estados Unidos y México en Matamoros, México, en 2019.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

La Corte Suprema ratificó el jueves el amplio poder del presidente Biden para hacer cumplir las leyes de inmigración, dictaminando que puede derogar la política de “Permanecer en México” de la era Trump, que prohibía a la mayoría de los migrantes centroamericanos entrar en Estados Unidos para pedir asilo.

La decisión de 5-4 en el caso Biden vs. Texas revirtió los fallos de tribunales inferiores que sostenían que la administración demócrata debe continuar con la estricta política en la frontera del presidente Trump.

El presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., escribió la opinión mayoritaria, a la que se sumaron su colega conservador Brett M. Kavanaugh y los tres liberales del tribunal, los jueces Stephen G. Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

Roberts dijo que la ley permitía a la administración devolver a los solicitantes de asilo a México, pero no la obligaba a hacerlo.

Ante la ola de migrantes en la frontera sur, Trump anunció en diciembre de 2018 una nueva política para disuadirlos. A los migrantes de Centroamérica se les dijo que ya no podían entrar en Estados Unidos por un paso fronterizo, solicitar asilo y pedir su liberación mientras sus solicitudes estaban pendientes, un proceso que puede alargarse varios años.

Anuncio

En cambio, se les dijo que debían esperar en México hasta que se fijara la audiencia ante un juez de inmigración.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes condenaron la política de Trump como insegura e inhumana. Biden señaló su intención de derogarla en sus primeros días en el cargo.

Pero la nueva administración se encontró con un fuerte desafío legal por parte de los fiscales generales republicanos de Texas y Missouri. Presentaron demandas argumentando que la derogación de la política de Trump por parte de Biden violaba la ley y las normas de procedimiento. Y ganaron sentencias de jueces nombrados por Trump que bloquearon la derogación.

El año pasado, el Tribunal Supremo rechazó las peticiones de la administración y se negó a intervenir. Pero los jueces aceptaron escuchar los argumentos completos en abril.

En cuestión estaban las disposiciones contradictorias de las leyes de inmigración. Los abogados de Texas señalaron que una de ellas dice que la mayoría de los solicitantes de asilo “serán detenidos” hasta que se escuchen sus casos, o el gobierno “puede devolverlos” al territorio por el que entraron.

Los abogados de Biden señalaron otras disposiciones que dicen que los solicitantes de asilo pueden ser puestos en libertad condicional por razones urgentes o humanitarias. También argumentaron que desde hace décadas se sabe que las autoridades de inmigración no tienen suficientes centros de detención para retener a todos los inmigrantes que tienen solicitudes de asilo pendientes.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio