Anuncio
Share

No es un signo normal del envejecimiento: El deterioro cognitivo leve pasa factura

una mujer con el pelo canoso, una camisa gris de manga larga y pantalones negros
Kathy Schubert, residente en Rancho Bernardo, de 73 años, ha sido diagnosticada con deterioro cognitivo leve. El deterioro cognitivo leve es una afección en la que la salud cognitiva disminuye más rápidamente de lo que se observa en el envejecimiento normal
(Adriana Heldiz / The San Diego Union-Tribune)

Alrededor del 60 por ciento de las personas con deterioro cognitivo leve (DCL) son diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer en un plazo de cinco años.

Kathy Schubert, residente en Rancho Bernardo, a veces entra en la cocina y se olvida de lo que tenía que hacer. Otras veces, extravía joyas preciosas, que luego se pierden durante meses.

Aunque esto es algo que mucha gente experimenta de vez en cuando, para Schubert no es algo raro.

La mujer, de 73 años, padece un deterioro cognitivo leve, una afección que le hace más difícil recordar dónde ha colocado los objetos o qué palabras quiere utilizar. A Schubert también le han diagnosticado fibromialgia y trastorno de temblor esencial, una enfermedad neurológica que provoca temblores involuntarios.

A veces, cuando escucha a su marido, Rick, hablar de una prueba deportiva como la natación, le resulta difícil seguir la pista de dónde está él en la historia.

“Incluso me ha pasado esta mañana”, dijo Schubert. “Había todas estas cosas de las que hablaba y no podía seguirlas. Era muy detallado, y yo no podía seguirlo”.

Anuncio

Schubert es una de los 2.4 millones de estadounidenses que padecen un deterioro cognitivo leve, según las conclusiones de un estudio de 2017 de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. Para 2060, se espera que esa cifra se duplique a 5.7 millones de personas, mientras que se prevé que otros 9.3 millones vivan con la enfermedad de Alzheimer.

El deterioro cognitivo leve —DCL para abreviar— es una condición en la que la salud cognitiva disminuye más rápida y gravemente de lo que se observa en el envejecimiento normal del cerebro, informa el Instituto Nacional del Envejecimiento.

En su informe anual de Hechos y Cifras, publicado en marzo, la Asociación de Alzheimer descubrió que solo el 18 por ciento de los estadounidenses conoce el DCL. Mientras tanto, entre el 12 y el 18 por ciento de las personas de 60 años o más lo padecen.

Y cuanto más envejece una persona, más probabilidades tiene de desarrollar la enfermedad.

La Asociación de Alzheimer informa de que una cuarta parte de las personas de 80 a 84 años padecen DCL, frente al 6.7 por ciento de las personas de 60 a 64 años.

Las personas diagnosticadas con esta enfermedad pueden perder objetos con frecuencia, olvidarse de acudir a las citas o tener más dificultades para recordar palabras que otras personas de su edad. También pueden tener dificultades con el movimiento o el sentido del olfato.

Por lo general, los síntomas del DCL no son tan graves como los que se observan en las personas diagnosticadas de demencia o enfermedad de Alzheimer, y no desarrollan los cambios de personalidad asociados con esta última.

“No han tenido ningún declive funcional importante, y son capaces de realizar todas las actividades habituales de la vida diaria, pero en lo que respecta a la memoria, son realmente olvidadizos, y se nota”, dijo el Dr. Michael S. Rafii.

Rafii es profesor de neurología en la Universidad del Sur de California, especializado en demencia y enfermedades neurodegenerativas. Es director médico del Instituto de Investigación Terapéutica del Alzheimer de la universidad.

Aunque puede ser una afección en sí misma, Rafii dijo que también puede ser un síntoma vinculado a otras afecciones no diagnosticadas ni tratadas, como la depresión, la apnea del sueño o una deficiencia de hormona tiroidea o de vitamina B12. En algunos casos, el tratamiento de la enfermedad subyacente puede resolver los síntomas del DCL.

Sin embargo, lo más frecuente es que sea un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson u otra forma de demencia. La Asociación de Alzheimer informa de que el 60 por ciento de las personas diagnosticadas de DCL desarrollan la enfermedad de Alzheimer en un plazo de cinco años.

Según la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, también existe una relación entre el deterioro cognitivo y la fibromialgia, una enfermedad que provoca dolor y sensibilidad muscular generalizados. Schubert tiene síntomas desde hace unos 34 años.

Debido a las diversas causas y a las posibles opciones de tratamiento del deterioro cognitivo leve, el diagnóstico precoz es importante para que las familias puedan explorar mejor sus opciones de tratamiento, dijo Rafii.

"(El diagnóstico precoz) permitiría a los familiares y a la propia persona saber más o menos qué esperar, permitiéndoles tener sus problemas médicos bajo control, sus medicamentos bajo control y planificar el futuro”, dijo Rafii.

Con un diagnóstico en la mano, los pacientes también pueden recibir servicios de apoyo de organizaciones como la sección local de la Asociación de Alzheimer y Alzheimer San Diego. Ambas organizaciones ofrecen grupos de apoyo y clases para las personas que viven con demencia y otras enfermedades cognitivas, y para sus familiares cuidadores.

En la Asociación de Alzheimer, el primer paso que abordan el paciente y su familia es aprender sobre el deterioro cognitivo leve a través de clases virtuales o presenciales, dijo Alejandra Pulido, consultora de cuidados y gerente de educación de la Asociación de Alzheimer.

A continuación, pueden tener reuniones individuales en las que el personal les ayuda a ponerse en contacto con recursos como abogados especializados en ancianos y gestores de cuidados geriátricos, o les ofrece orientación para hablar con el departamento de recursos humanos de su trabajo.

“En realidad, nos reunimos con ellos donde están, determinamos cuáles son sus necesidades y hacemos una lluvia de ideas sobre cosas en las que quizá no han pensado”, dijo Pulido.

Pulido añadió que si alguien empieza a experimentar síntomas de deterioro cognitivo leve, es importante tomar nota de ellos inmediatamente. Al hacerlo, los pacientes y sus médicos pueden seguir la evolución de los síntomas y comprender mejor los cambios que se producen.

“La gente cree que es una parte normal del envejecimiento, y no lo es, así que creo que la primera idea errónea que debemos sacar a la luz es que no es una parte normal del envejecimiento”, dijo. “Si notas síntomas leves que no son como los de siempre, acude a un médico y haz un seguimiento de ellos”.

Rick y Kathy Schubert se abrazan en el parque Webb Lake
Rick y Kathy Schubert se abrazan en el parque Webb Lake el lunes 4 de abril de 2022 en San Diego, California.
(Adriana Heldiz / The San Diego Union-Tribune)

Al principio, los médicos pensaron que Schubert podía tener Alzheimer, pero una punción lumbar para analizar su líquido cefalorraquídeo demostró que no tiene las placas de proteína beta amiloide en el cerebro que son su principal biomarcador. Teniendo en cuenta su edad y el hecho de que las proteínas amiloides tardan años en desarrollarse antes de la aparición del Alzheimer, sus médicos creen que es poco probable que desarrolle la enfermedad.

Para intentar determinar la causa subyacente de su deterioro cognitivo leve, Schubert sigue sometiéndose a pruebas con sus médicos.

Cuando recibió inicialmente el diagnóstico de DCL, Schubert dijo que estaba confundida, ya que la palabra “leve” no refleja el gran impacto que tiene en su vida diaria.

“Pensé que la terminología era errónea; no creo que se ajuste en absoluto a la enfermedad”, dijo. “Lo que pensé cuando lo oí por primera vez es que era algo mínimo cuando se dice ‘leve’, como un resfriado comparado con una neumonía”.

Una forma útil en la que Schubert ha podido hacer frente a su enfermedad es utilizando el dispositivo inteligente Amazon Alexa para hacer listas sobre dónde guarda los objetos.

Como lleva varios años viviendo con esta enfermedad, Schubert se ha dado cuenta de que no solo le afecta de una forma que no describiría como leve, sino que también piensa que algunas personas no se lo toman tan en serio como un diagnóstico de demencia o Alzheimer.

“Es una enfermedad grave, no es un padrastro inflamado o algo así, tiene consecuencias y no necesariamente agradables”, dijo.


Anuncio