Anuncio
Share
EEUU

En la escuela Immaculate Heart, de L.A., la misión es contarle al mundo quién es la verdadera Meghan Markle

Meghan Markle

La comunidad escolar de Meghan Markle quiere compartir historias sobre la duquesa con el resto del mundo (Ian Watson / USA Network).

(Ian Watson/USA Network)

Meghan Markle se destacó entre los estudiantes y maestros de su escuela católica de Los Feliz, mucho antes de que comenzara a destacarse en el mundo.

Desde su compromiso con el príncipe Harry, en noviembre de 2017, la escuela recibió muchas llamadas para saber más sobre ella. El tema podría volver locos a quienes están en el campus, pero en general eso no ocurre.

“Es una gran cantidad de trabajo”, afirmó su antigua asesora principal, Christine Knudsen, quien todavía enseña allí. “Solo queremos que el mundo sepa quién es la verdadera Meghan Markle”.

Markle se graduó en 1999 de la escuela para niñas, que busca que sus estudiantes “se conviertan en mujeres de gran corazón y buena conciencia a través del liderazgo, el servicio y un compromiso de por vida con los valores cristianos”.

Anuncio

Era una niña dedicada al teatro, que sobresalía no solo académicamente sino también como líder, alguien a quien otros escuchaban, recordó Knudsen, quien le enseñó a Markle espiritualidad y literatura.

“Tenía mucha profundidad, probablemente debido a sus propias experiencias y a los duros golpes de la vida mientras crecía”, admitió Knudsen, refiriéndose a la experiencia de Markle frente el divorcio de sus padres. “Ella llevaba las conversaciones a un nivel más profundo”.

María Pollia, que enseñó teología a Markle en su tercer año, la describió como una joven concentrada, que se desafiaba a reflexionar sobre los textos más difíciles. Pollia particularmente recordó el compromiso de la alumna para comprender el pensamiento de Thomas Merton.

En 2017, Markle apareció en un libro titulado “Las revolucionarias: secretos de éxito de 40 mujeres en la cima” (“The Game Changers: Success Secrets From 40 Women At The Top”), en el cual le atribuyó a Pollia el mérito de haber inspirado su activismo. Cuando la docente habló en clase sobre su propio trabajo voluntario, Markle le dijo que había trabajado con personas sin hogar y quería saber cómo involucrarse nuevamente.

Anuncio

Pollia envió a Markle a la cocina del Skid row donde ella trabajaba, y donde, además, la joven fue voluntaria durante un año y medio. “Las personas que conoció en la cocina me decían lo talentosa que era”, relató Pollia, quien también enseña en Immaculate Heart. “Skid row es un lugar espeluznante. Una vez que superó eso y comenzó a hablar con la gente, conoció los nombres de todos”.

En la escuela, Markle le contaba a Pollia sobre sus experiencias allí; cómo estaba Betty, si Ralph todavía tenía su perro…

Markle habló de algunas luchas que tuvo como hija birracial, de un padre blanco y una madre negra. Pero según Knudsen, cuando ella estaba en la preparatoria el tema de la raza no era relevante. “No era gran cosa, simplemente porque nuestra escuela es muy diversa”, consideró Knudsen. “No hay desprecio por alguien porque proviene de algo diferente a lo que tú perteneces”.

En 2017, el 35% de las estudiantes de la escuela eran blancas, el 20% latinas, el 17% multirraciales, otro 17% eran asiáticas y de las islas del Pacífico, el 5% negras y el 6% prefería no declararlo. Los datos demográficos de la escuela el año en que Markle se graduó eran similares, aunque había ligeramente más estudiantes negras, destacó la institución.

Markle, que pasó a ser actriz y logró un papel protagónico en el programa de televisión “Suits”, tuvo grandes roles en las obras de teatro de la escuela, incluyendo Lola en la producción “Damn Yankees” de Loyola High School.

Para el retiro Kairos, dirigido por estudiantes de la escuela, fue elegida como líder, un honor reservado para los más empáticos.

En Kairos, los alumnos de último año pasan cuatro días y tres noches en la naturaleza y se dividen en grupos para discutir sus luchas y experiencias. Markle fue la primera opción de Immaculate Heart para su año, relató Knudsen. “Era la clase de estudiante que, aunque tenía un círculo de amigas, era amigable y bienvenida con todas”, dijo la maestra. “A todas les gustaba, incluso si no eran sus mejores amigas”.

En el retiro, Markle dirigió a un grupo de estudiantes y dejó una impresión tal en una de ellas -una chica a la que Knudsen describió como introvertida- que, 19 años después, la joven todavía guardaba una nota que la líder adolescente le había escrito.

Anuncio

En letra cursiva y pulcra, Markle escribió: “Eres tan fuerte y tan maravillosa; tu valentía y fuerza en momentos de dificultades es tan admirable como tu optimismo y naturaleza amistosa... Nunca dejes de compartir tu hermoso espíritu y recuerda siempre lo especial que eres”. Finalmente, se despide con las palabras: “Estoy aquí si alguna vez me necesitas. Te quiere, Meghan”.

En la escuela Immaculate Heart, Markle ahora es la alumna más famos que se abrió camino en las clases: una maestra convirtió la cobertura de los medios en material del curso. Llevó una revista que mostraba a Markle llorando, donde se afirmaba que Harry no estaba seguro de la boda. La docente entonces habló con su clase sobre cómo las noticias sensacionalistas venden publicaciones.

Mucho antes del compromiso de Markle, Knudsen les mostró un discurso a los estudiantes en las Naciones Unidas. “Estábamos orgullosos de ella antes de que saliera con el Príncipe Harry”, dijo, y agregó: “Sabemos lo que ella aporta a la relación”.

Mia Speier, estudiante de último año de Immaculate Heart, está orgullosa de la joven que sus docentes le describieron. “Parece que está muy en sintonía con su identidad”, dijo Speier. “Eso es muy poderoso de ver”.

El baile de graduación de la escuela fue el viernes 18 de mayo por la noche. Pero la vocera de Immaculate Heart, Callie Webb, destacó que unos 150 padres indicaron hace algún tiempo que estarían felices de llevar a sus hijos a la escuela a las 3 a.m. del sábado para ver la ceremonia de la boda en vivo, como un grupo.

La escuela comenzó su celebración temprano. En días pasados, varios cientos de estudiantes se reunieron en el patio para una fiesta en honor a Meghan, donde cantaron, bailaron y brindaron por la pareja.

A los alumnos parece importarles más el activismo y el servicio de Markle que su estatus real, afirmó Pollia, la profesora de teología, quien comentó que un periodista de Europa visitó la institución y le preguntó a una estudiante: "¿Tú también sueñas con convertirte en princesa?”. La niña se puso de pie, lo miró y respondió: “Yo tengo mis propios sueños”.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio