Anuncio
Share

Comisión de Policía dice que el oficial violó las reglas de LAPD cuando disparó durante un enfrentamiento con adolescentes

Un agente de policía de Los Ángeles que no estaba de servicio violó las normas de su departamento cuando disparó su arma durante un enfrentamiento con un grupo de adolescentes el año pasado en Anaheim, determinó el martes la Comisión de Policía.

La comisión determinó que las tácticas del oficial Kevin Ferguson estaban fuera de las normas de esa institución, junto con su decisión de sacar su arma y dispararla.

La votación unánime del panel civil se produce casi un año después de que Ferguson, de 34 años, disparó su arma después de enfrentarse a un grupo de adolescentes frente a su casa en Anaheim, una disputa grabada en una cámara que rápidamente se viralizó y desencadenó días de protestas.

La investigación criminal de las acciones de Ferguson terminó hace dos semanas, cuando los fiscales del Condado de Orange anunciaron que no lo acusarían por el enfrentamiento del 21 de febrero de 2017. Los fiscales tuvieron palabras duras para sus acciones, calificándolas de “imprudentes, inmaduras y absolutamente horribles” en un memorando, pero dijeron que no podían probar que había infringido la ley.

Mientras tanto, el Departamento de Policía de Los Ángeles llevó a cabo su propia revisión para determinar si Ferguson violó alguna de las políticas de la agencia, el protocolo estándar cada vez que un oficial dispara su arma. La Comisión de Policía de cinco personas finalmente decide si los oficiales estaban justificados al hacerlo, y si siguieron las reglas del departamento antes de apretar el gatillo.

Anuncio

Ahora le corresponde a Beck decidir qué castigo, en caso de haberlo, le darán a Ferguson. El oficial no está trabajando actualmente en las calles, dijo el martes un portavoz del departamento.

El abogado del agente se negó a comentar el martes por la tarde sobre la decisión de la Comisión de Policía. Los abogados que representan a algunos de los adolescentes involucrados en la disputa no respondieron inmediatamente las llamadas en busca de comentarios.

En una declaración, los directores del sindicato que representa a los oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles defendieron las acciones de Ferguson, diciendo que estaba tratando de protegerse, y que tenía “el derecho y el deber” de hacerlo.

“Aunque no estamos de acuerdo con los hallazgos, esperamos que esta decisión ahora permita a todos los involucrados superar este incidente”, dijo la Liga Protectora de la Policía de Los Ángeles.

Lo que comenzó como una queja común en muchos vecindarios -un grupo de adolescentes caminando por el patio de un vecino en el camino a casa después de la escuela- se salió de control cuando las autoridades dijeron que Ferguson se enfrentó al grupo, agrediendo verbalmente a una niña de 13 años.

Eso se tradujo en una lucha de 16 minutos entre Ferguson y un niño de 13 años. Los fiscales analizaron casi una docena de videos capturados por cámaras de vigilancia y teléfonos celulares que muestran diferentes partes del encuentro.

En un momento, el chico acusa a Ferguson de sofocarlo mientras luchan.

"¿Por qué estás haciendo esto?” pregunta un espectador.

“Porque amenazó con dispararme”, responde Ferguson.

“No dije eso”, responde el joven de 13 años, insistiendo en que dijo que iba a “demandar” a Ferguson.

En un momento dado, otro adolescente empuja al oficial y lo hace caer sobre un arbusto.

Mientras el oficial intenta arrastrar al joven de 13 años sobre los arbustos, otro adolescente lo golpea. El oficial luego busca en sus pantalones vaqueros un arma y dispara un solo tiro.

Nadie resultó herido por los disparos, que según las autoridades apuntaban al suelo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio