Anuncio
Share
EEUU

Confusión y temor son factores por los que los beneficiarios de DACA no han renovado su estatus

dacas

Proinmigrantes realizan una manifestación en Capitol Hill en Washington en enero. Los jueces han bloqueado el intento de la administración Trump de terminar el programa DACA, pero la mayoría de los destinatarios elegibles aún no han solicitado la renovación. (Andrew Harnik / Associated Press)

(Associated Press)

Para miles de jóvenes, hombres y mujeres indocumentados, la orden de un juez en enero equivale a un aplazamiento, una oportunidad de renovar sus protección legal después de la decisión del presidente Trump, en 2017, de terminar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Pero muchos beneficiarios del programa han tardado en comenzar los trámites, según cifras del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos. El ritmo de las solicitudes y las renovaciones se ha incrementado dramáticamente en los últimos meses, pero muchos potenciales beneficiarios de DACA se han quedado rezagados.

Más de 9,000 personas anteriormente protegidas por DACA ya han perdido su estatus y ahora están en riesgo de ser deportadas.
Abogados, activistas y personas inscritas en DACA dicen que parte de la razón de la lentitud es la confusión generada por los litigios judiciales. Parte también es la ansiedad generada por las políticas de deportaciones de la administración Trump.

“Le decimos a la gente, ‘necesitas renovar’. El problema es que ya no confían en eso”, dijo Elias Rosenfeld, un estudiante y activista que pudo renovar su estatus. “La situación es realmente frágil en este momento”.

Anuncio

Los abogados dicen que algunos clientes tienen miedo de presentar solicitudes de renovación, preocupados por atraer la atención de los agentes de la ley.

“Creo que hay una gran ansiedad”, dijo David Leopold, un abogado de inmigración en Cleveland. “Mire al presidente. No sabe de un día para otro qué va a pasar en la Casa Blanca”.

Desde que el presidente Obama creó el programa DACA en 2012, luego del colapso de los esfuerzos de reforma migratoria en el Congreso, ha sido un punto de reunión para los defensores de los inmigrantes y un objetivo para el ala antiinmigrante de los republicanos.

Bajo DACA, las personas indocumentadas que tienen un historial limpio -a menudo referidos como Soñadores- pueden recibir un aplazamiento de dos años de la deportación. Cerca de 800,000 de ellos han tenido la oportunidad de trabajar legalmente y asistir a la escuela como receptores de DACA.

Anuncio

En septiembre de 2017, la administración anunció el fin del programa, con un límite inmediato en las nuevas aplicaciones y una ventana estrecha para renovar.

Pero el programa se reinició después de una decisión del Juez de Distrito de los Estados Unidos William Alsup en San Francisco, el 10 de enero, quien dijo que la administración se basó en un razonamiento jurídico defectuoso por parte del fiscal general Jeff Sessions para finalizar el programa. Posteriormente, los jueces federales en Brooklyn y Washington, DC, tomaron decisiones similares.

Las solicitudes de renovación tardaron en llegar. Después de que el proceso se reabrió el 10 de enero, solo se recibieron 11,000 hasta el 31 de enero. Al principio, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos no aprobaro ninguna de ellas, según las estadísticas.

Pero más de 59,000 solicitudes se presentaron durante febrero y marzo, y 32,000 fueron aprobadas, de acuerdo con las cifras. En total, al contar las aplicaciones que ya estaban en proceso antes de enero, la agencia aprobó más de 55,000 solicitudes en los primeros tres meses del 2018. Otras 51,000 estaban pendientes el 31 de marzo.

El futuro de DACA es un problema más grande en el sur de California que en cualquier otro lugar de EEUU. De las 694,000 personas que actualmente tienen protecciones DACA, casi 200,000 son de California, con un 62% viviendo en las regiones metropolitanas de Los Ángeles, Riverside y San Diego, de acuerdo con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración.

Rosenfeld, de 20 años, fue traído a Estados Unidos desde Venezuela cuando tenía 6 años. Ingresó con una visa legal, pero su madre murió cuando él tenía 10 años, lo que significaba que no podía renovar la visa y perdió su estatus legal. Ahora como estudiante en la Universidad de Brandeis, pasa gran parte de su tiempo en Washington, presionando a los miembros del Congreso para legislar sobre la protección de los Dreamers.

Con su permiso DACA que expira este agosto, Rosenfeld fue excluido por la orden del 2017 que finalizaba el programa. La decisión judicial que revirtió esa orden le permitió solicitar la renovación.

“Fue una bendición inmediata”, dijo. “Al menos amplía nuestra presencia en este país por dos años más”.

Anuncio

Las estadísticas federales cuentan una historia de miles de postergaciones por cálculos individuales y apuestas personales. Muchos beneficiarios de DACA aparentemente están optando por que los tribunales mantendrán abiertas las puertas de DACA, al menos durante este año. Hay un desincentivo a las solicitudes puestas demasiado temprano: las renovaciones son válidas durante dos años a partir del día en que se emiten, no dos años más en el período original.

Las decisiones de esperar podrían sumarse colectivamente a problemas más adelante en 2018, suponiendo que el programa siga en vigencia. De las 165,210 personas cuyas protecciones DACA vencen de junio a diciembre, solo alrededor del 12% han solicitado la renovación, según las cifras hasta el 31 de marzo, lo que sugiere que se avecina un aumento, junto con posibles retrasos por la lentitud del sistema de procesamiento.

Un vocero de USCIS dijo que la agencia maneja las aplicaciones de DACA a medida que llegan, con el objetivo de decidirlas dentro de 120 días, aunque los abogados dicen que la agencia a menudo toma más tiempo.

“Creo que es una decisión realmente difícil”, dijo Nicole Prchal Svajlenka, analista de política del Centro para el Progreso Estadounidense de izquierda, que ha estado siguiendo las estadísticas de DACA. "¿Solicitas ahora y tomas lo que puedes obtener o esperas y tienes esperanzas?”

Svajlenka también culpó a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración por no hacer más para publicitar la reactivación del programa, dejando que los grupos de defensa intenten resolver el embrollo creado por los complicados plazos de la agencia y las órdenes judiciales.

“Creo que hay un montón de confusión sobre lo que está pasando con DACA”, dijo.

La creciente hostilidad de Trump hacia el programa también tiene nerviosas a las personas. A principios de 2018, cuando estaba presionando por un acuerdo con el Congreso, Trump dijo que estaba buscando una “ley de amor” para proteger a Dreamers, pero ese afecto se evaporó rápidamente después de que las negociaciones se desmoronaran.

Ahora, indignado por los solicitantes de asilo y la lentitud de la construcción del muro fronterizo, Trump tuiteó el 1 de abril que “DACA está muerto” y "¡NO HAY MÁS DACA!”

Anuncio

El futuro legal de DACA también está lejos de ser seguro. En abril, siete estados que buscan finalizar el programa entablaron una demanda ante un tribunal federal en Texas, donde los jueces han sido más hostiles a las políticas de inmigración de la administración Obama. Si hay decisiones judiciales competentes, eso podría acelerar una revisión por parte de la Corte Suprema.

Sonia S. Figueroa, una abogada de inmigración en Los Ángeles, dijo que está aconsejando a los clientes que presenten su solicitud ahora, mientras que la ventana aún está abierta.

“Si van a engañarte, te van a engañar de todos modos, por lo que no importa si te inscribes o no”, dijo la abogada. Al mismo tiempo, aconseja a sus clientes que mantengan un perfil bajo, por las dudas, especialmente ahora que los agentes están analizando las cuentas de las redes sociales.

“Les decimos a nuestros clientes: no publiquen nada, punto”, dijo Figureroa.

Un receptor de DACA que no esperó es Bernard Pastor, de 25 años, quien llegó a Estados Unidos a la edad de 3 años durante la guerra civil en Guatemala. Pastor, ahora residente de  Finneytown, Ohio, cerca de Cincinnati, había permitido que sus protección de DACA caducara y se le permitió volver a presentar la solicitud solo después de la decisión del tribunal en enero. Su aplicación está pendiente.

“Es un suspiro de alivio”, dijo. Él sabe que la extensión, si llega, puede ser temporal. Pero Pastor, quien maneja una tienda de cambio de aceite en Valvoline, dijo que ya no está reteniendo su vida, pase lo que pase, y sigue adelante con los planes para construir una familia y una carrera.

“El tema de la inmigración siempre estará allí, he aceptado ese hecho”, dijo. “Pero he estado agradecido. Aprovecho al máximo lo que puedo, con lo que tengo. Tienes que empezar a mirar tu futuro ahora”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio