Advertisement

El asesinato de un policía despierta un temor familiar: Espero que el sospechoso no sea un inmigrante

El asesinato de un policía despierta un temor familiar: Espero que el sospechoso no sea un inmigrante
El ataúd de Ronil Singh en el funeral del oficial de policía de Newman QUE FUE asesinado. (Stephen Lam / Getty Images) (Getty Images)

La procesión de patrullas se abrió paso a través del Valle Central, escoltando el cadáver de Ronil Singh para su última guardia en este pequeño pueblo.

El coche fúnebre de color plateado pasó por alto los anuncios de equipo agrícola, los carteles de campaña de un congresista republicano que perdió por poco su candidatura a la reelección y las vacas en vastas granjas lecheras.

Advertisement

La noticia de la muerte del cabo Singh de la policía de Newman se había extendido rápidamente por esta pequeña ciudad de unos 11,000 habitantes. Muchos en la ciudad lo conocían personalmente y estaban afligidos por el oficial que, al igual que un gran número de personas a las que protegía, era un inmigrante.

El sheriff del condado de Stanislaus, Adam Christianson, que se retiró esta semana, llamó al sospechoso un "extranjero ilegal criminal" que no pertenecía aquí. Pronto, el presidente Trump declaró que era hora de ponerse firmes con la seguridad fronteriza, y construir el muro.

Advertisement

Días después del funeral de Singh, y en medio de un cierre parcial del gobierno por sus esfuerzos para obtener fondos para un muro fronterizo, Trump se dirigió a una audiencia en horario estelar desde la Oficina Oval.

Etiquetando a los inmigrantes indocumentados como generadores de crimen y angustia para los residentes del país, el presidente citó el asesinato de Newman.

"El corazón de Estados Unidos está roto desde el día en que un joven policía de California fue salvajemente asesinado a sangre fría por un extranjero ilegal", dijo Trump. "La vida de un héroe americano fue robada por alguien que no tenía derecho a estar en nuestro país".

Los habitantes en el pueblo, mayoritariamente latinos, saben que este asesinato puede tener un grave efecto en su contra.

Advertisement

Mayolo López, un empresario de Newman que ayuda a los inmigrantes a enviar dinero a sus familias en sus países de origen, dijo que los clientes repitieron una y otra vez: Por culpa de él, vamos a pagar todos nosotros.

"El enfoque negativo se centra en los hispanos, en los inmigrantes", dijo López, un viejo residente de Newman que emigró desde el estado de Zacatecas. "No creo que una persona deba representar a miles".

La ciudad de Newman es 68% latina y está ubicada en el condado de Stanislaus, que está dividida en partes iguales entre los votantes registrados republicanos y demócratas.

En el décimo distrito del Congreso, que abarca todo el condado de Stanislaus y la parte sur del condado de San Joaquín, el republicano Jeff Denham perdió por poco su candidatura a la reelección ante el demócrata Josh Harder después de apoyar fuertemente a los Dreamers, jóvenes inmigrantes traídos al país ilegalmente cuando eran niños.

Esta es una parte de California que rara vez recibe atención: la parte mayormente rural y, muy a menudo, conservadora.

El discurso del 8 de enero por la noche fue una pieza clásica de Trump, que ha hecho de la inmigración ilegal —e incluso del tipo legal— una pieza central de cómo se ha vendido a sí mismo como candidato y como presidente. El hecho de que exista una correlación abrumadora entre los inmigrantes y las bajas tasas de delincuencia no ha importado.

Repetidamente, en los últimos años, se ha centrado en los crímenes de los que se encuentran en el país ilegalmente y de sus víctimas. Kathryn Steinle, en San Francisco; Mollie Tibbetts, en Iowa. Y ahora, Ronil Singh.

"En los últimos años", dijo Trump, "me he reunido con docenas de familias cuyos seres queridos fueron afectados por la inmigración ilegal".

Advertisement

Singh era una cara familiar en la ciudad que patrullaba desde 2011. Estaba trabajando en un turno de noche en Navidad cuando alguien le avisó sobre un hombre intoxicado en una camioneta plateada.

Cerca de la 1 a.m. del 26 de diciembre, detuvo al hombre que conducía la camioneta. Minutos después, Singh gritó por la radio: "Me está disparando". El conductor, más tarde identificado como Gustavo Pérez Arriaga, huyó de la escena y Singh fue llevado a un hospital, donde murió.

El viernes pasado, su esposa observó en silencio cómo una guardia de honor llevaba el ataúd de Singh al West Side Theatre de Newman.

La gente se reúne frente al West Side Theatre para participar en los servicios funerales del cabo Ronil Singh, de la policía de Newman. (Deke Farrow / The Modesto Bee/Associated Press)
La gente se reúne frente al West Side Theatre para participar en los servicios funerales del cabo Ronil Singh, de la policía de Newman. (Deke Farrow / The Modesto Bee/Associated Press) (Los Angeles Times)

Cientos de residentes, muchos envueltos en cobijas, se amontonaron en la calle principal esa mañana para ser testigos de la guardia de honor. Lazos azules decoraban cada árbol y poste de luz a lo largo de la calle, y numerosas banderas con una delgada línea azul colgaban en las ventanas.

El frente del teatro decía: "Ronil Singh: Siempre serás recordado".

Yaneli Ledezma vigilaba de cerca a sus tres hijos, que sostenían banderas americanas en miniatura. Ledezma ha vivido en Newman durante 30 años, desde que su padre trajo a la familia de la Ciudad de México.

Su familia inmigró legalmente, aclaró, pero vino ese día porque quería que la comunidad se apoyara entre sí sin importar su estatus legal.

"Se ha mencionado que todos los extranjeros ilegales son delincuentes, pero solo quiero que la comunidad sepa que no se trata de raza", dijo Ledezma. "Sólo quiero que se den cuenta de que estamos todos juntos en esto".

Cuando Esteban López se enteró de que Singh había sido asesinado, llamó a su hijo, que ha sido policía de Newman durante 10 años. López había llegado a conocer a Singh a través de su hijo, y el cabo lo saludaba cada vez que se encontraban en la ciudad.

Singh era alguien que compraba comida para personas sin hogar en Newman, dijo López, y que se preocupaba por conocer a todos los que vivían en la ciudad.

Cuando surgieron los detalles sobre Arriaga, López tuvo un mal presentimiento.

"Que alguien de tu propia raza haga eso te hace sentir mal", dijo. "Lo que pasó no fue justo".

Pero López, que tenía una bandera dentro de su chaqueta, dejó claro que el hecho de que Arriaga no tuviera papeles era irrelevante para él. Arriaga era un individuo, y el terrible crimen que se le acusaba de cometer no era algo que otros latinos, independientemente de su estatus legal, deberían tener que soportar.

"Todos cruzamos la frontera... el presidente, el gobierno comenzó a concentrarse en eso, pero ese no es el punto", dijo López, quien ha vivido en Newman durante 24 años después de emigrar procedente del estado mexicano de Jalisco.

Trump ha vinculado con frecuencia la inmigración ilegal a la delincuencia, las drogas y el terrorismo. Ha descrito la caravana de inmigrantes centroamericanos que llegaron a la frontera EE.UU-México como una invasión.

Cuando Trump asumió el cargo, una orden ejecutiva de 2017 pidió informes semanales de las acciones criminales cometidas por inmigrantes en el país de manera ilegal y centrar la atención en las jurisdicciones que estaban liberando a los inmigrantes de la cárcel o después de su arresto. (Los informes fueron suspendidos después de dos semanas debido a numerosos errores.)

La orden también dio lugar a la creación de la Oficina de apoyo a víctimas de delitos de inmigración, que presta apoyo a las víctimas de delitos cometidos por inmigrantes en el país de forma ilegal.

Los datos sobre los crímenes cometidos por indocumentados no respaldan los dichos de Trump. Un estudio publicado en 2018 por el Instituto Cato, una organización de investigación de políticas públicas, examinó los datos de 2015 del Departamento de Seguridad Pública de Texas y encontró que los índices de condenas por homicidio para inmigrantes ilegales y legales eran 16% y 67% inferiores a los de los residentes nativos, respectivamente.

Advertisement

Pero independientemente de los datos, cuando los blancos no hispanos, tanto republicanos como demócratas, se enteran de que un inmigrante ha cometido un delito, tienden a asumir que esa persona es indocumentada, según un artículo publicado recientemente en la American Sociological Review.

"Hay una fuerte percepción de que los inmigrantes indocumentados son criminales", dijo Ariela Schachter, profesora asistente de sociología de la Universidad de Washington en St. Louis. "Cada vez que tenemos uno de estos incidentes aislados, tenemos mucha cobertura en las noticias, los políticos lo retoman, y se alimenta más esa mentira".

Es similar a cuando los extremistas islámicos violentos cometen ataques, y los musulmanes —e incluso las personas confundidas con ellos, como los sijs— se convierten en objetivos y chivos expiatorios.

"La realidad es que", aseveró Schachter, "hay un pequeño número de personas que son miembros de todos los grupos de la sociedad que cometen crímenes, y ninguno de nosotros quiere ser juzgado por su comportamiento".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement