Anuncio
Share
EEUU

El sospechoso de terrorismo fue expulsado del Ejército de EE.UU por delitos violentos

fiscal

El fiscal de Estados Unidos, Nick Hanna, junto a las fotos de Mark Steven Domingo. (Richard Vogel / Associated Press)

(Associated Press)

El veterano del ejército de EE.UU, acusado de planear un ataque terrorista en el sur de California fue expulsado del servicio hace varios años después de un enfrentamiento en Afganistán, informaron el pasado martes fuentes al Times.

Mark Steven Domingo, un hombre de Reseda de 26 años de edad, al que el FBI señaló el pasado lunes de planear detonar una bomba de cocción a presión en un mitin en Long Beach, fue dado de baja después de un incidente en 2013, según dos oficiales de la ley que hablaron en condición de anonimato porque la información de un soldado dado de baja no está sujeta a divulgación pública.

Un funcionario describió el incidente en Afganistán como “violento” y dijo que condujo a una acusación de que Domingo violó el Uniform Code of Military Justice. El ex soldado de infantería fue degradado y finalmente expulsado del ejército antes de completar su contrato de alistamiento, dijo el funcionario. No está claro si Domingo se enfrentó con un civil o un soldado. Múltiples fuentes han dicho al Times que Domingo no recibió una baja honorable del ejército.

Domingo sirvió en Afganistán desde septiembre de 2012 hasta enero de 2013, y anteriormente había estado asignado en Fort Campbell en Kentucky, según documentos judiciales hechos públicos el pasado lunes. Se unió al ejército en febrero de 2011 y dejó el servicio un mes después de su regreso de Afganistán, según el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Anuncio

La destitución militar de Domingo fue parte de un perfil más amplio, que surgió el pasado martes, de un hombre descrito por investigadores federales como “consumido por el odio” y representado en documentos judiciales como una persona errática y violenta que intentó asesinar a oficiales de policía y miembros de otras religiones en retribución por el asesinatos de musulmanes en otras partes del mundo.

Los fiscales dijeron que Domingo, un reciente converso al Islam, buscaba específicamente un ‘desquite’ por un tiroteo masivo llevado ha cabo por un supremacista blanco en Nueva Zelanda que dejó 50 musulmanes muertos el 15 de marzo pasado.

Domingo ha sido acusado de proporcionar apoyo material a terroristas y enfrenta hasta 15 años de prisión si es declarado culpable. No se ha declarado culpable y permanece bajo custodia federal.

Durante varias semanas de conversaciones grabadas con un informante del FBI, Domingo expresó su deseo de matar a judíos, cristianos y policías en tiroteos o atentados con explosivos que podrían tener lugar en el sur de California, incluso en objetivos históricos como el Santa Mónica Pier. Finalmente, se decidió por un mitin organizado por un grupo de extrema derecha, el Frente Nacional de los Patriotas Unidos (United Patriots National Front), programado para Bluff Park en Long Beach el 28 de abril pasado, según documentos judiciales.

Anuncio

Según el informe, Domingo compró ocho libras de clavos que creía que eran lo suficientemente largos “para penetrar el cuerpo humano y perforar los órganos internos” y planeaba trabajar junto con otros dos para crear una bomba de olla a presión similar al dispositivo utilizado durante el 2013 en el ataque en el maratón de Boston. Pero su co-conspirador era un informante del FBI, y el supuesto fabricante de bombas era un oficial encubierto de la ley, dijeron los fiscales.

Domingo fue arrestado el 26 de abril pasado luego de que se le diera un dispositivo inerte que, según los documentos de la corte, creía que era un explosivo improvisado.

Sin embargo, una mujer que conoce a Domingo dijo el pasado martes que nunca había expresado ninguna furia hacia otras religiones o personas y describió su reciente conversión al Islam como una forma de hacer frente a su tragedia personal.

“Este no es él”, dijo la mujer, que se identificó como la ex novia de Domingo durante una breve entrevista cerca de su hogar en Reseda.

Entre lágrimas, la mujer dijo que Domingo se había convertido al Islam sólo “dos meses atrás” después de que ella sufriera un aborto espontáneo.

“Era algo con lo que se conectaba, no era el lado de ISIS, pero lo estaba ayudando a sobrellevar la situación ", dijo la mujer, que se negó a dar su nombre.

La mujer dijo que habían salido como pareja durante aproximadamente un año, y ella describió a Domingo como un aficionado a la historia quien cuidaba a un gato callejero en el vecindario de su familia. Ella dijo que estaba frustrado con su trabajo como vendedor de un servicio de seguridad y “no estaba contento” con el tiempo que estuvo en el ejército, pero nunca expresó la furia homicida descrita en los documentos judiciales.

“Fue divertido, teníamos citas normales”, dijo. “Fuimos a los museos, a jugar, a la playa”.

Anuncio

La mujer dijo que Domingo había estado asistiendo a las oraciones cada viernes en una mezquita cercana.

La puerta que está afuera de la entrada a la casa de Reseda, donde Domingo vivía con su hermano y su abuela, estaba cerrada con llave el pasado martes por la mañana. En una declaración, su familia dijo que estaban sorprendidos por las acusaciones de los fiscales federales y pidió a los reporteros que los dejaran en paz.

“No sabemos qué está pasando en este momento”, se lee en el comunicado. “Estamos sorprendidos por todos estos eventos con respecto a Mark”.

Sin embargo, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dijeron que estaban cada vez más preocupados por el comportamiento errático de Domingo. Según los registros judiciales, el joven de 26 años tenía tres rifles, dos de ellos semiautomáticos y apareció con camuflaje y pistola al menos en una reunión con un informante del FBI. Dos oficiales de la ley dijeron al Times que algunos investigadores estaban preocupados de que Domingo pudiera usar los rifles para llevar a cabo un ataque separado del atentado.

Domingo permaneció bajo vigilancia constante desde el momento en que fue contactado por un informante del FBI a mediados de marzo pasado, luego de que publicara un informe acerca de querer cometer asesinatos en respuesta a los tiroteos del 14 de marzo en Nueva Zelanda. El subjefe Horace Frank, quien supervisa las investigaciones de contraterrorismo para el Departamento de Policía de Los Ángeles, dijo que la investigación requería recursos masivos con docenas de oficiales que vigilaran a Domingo.

“Tienes que estar preparado para lo inevitable, es un individuo que busca la violencia, así que debes estar en posición y con los recursos para contrarrestar eso”, dijo.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Anuncio


Anuncio