Advertisement

Escenas surrealistas como del Armagedón se despliegan mientras las llamas avanzan hacia West Hills

En la playa de Zuma, el Océano Pacífico estaba oculto por el humo. Los caballos, los perros y los residentes de la zona, desplazados por los furiosos incendios forestales, buscaron refugio en la playa el viernes. El código de vestimenta requería máscaras protectoras, no trajes de baño.

En Thousand Oaks, muchos de los que todavía se estaban recuperando del tiroteo masivo del 7 de noviembre en Borderline Bar and Grill, abandonaron sus hogares con todo lo que pudieron agarrar en su camino.

Advertisement

Los refugios al tope de su capacidad, rechazaron a los evacuados por falta de espacio. Las autopistas estaban cerradas. Los estudiantes de la Universidad de Pepperdine se despertaron con textos que les ordenaban refugiarse.

Personas como Shirley Hertel encendieron los televisores con horror y vieron cómo se incendiaban las casas de las que habían huido.

Advertisement

"Fue tan surrealista todo", dijo el residente de Thousand Oaks. "Me fui pensando que todo estaría bien, que nada iba a pasar. No crees que tu casa se va a quemar".

El furioso incendio de Woolsey se dirigió hacia el océano, con Malibu en su camino.

Los oficiales de bomberos dijeron que más de 150 casas habían sido destruidas en el sur de California. Las llamas de los incendios de Hill y Woolsey se dispararon en Malibú y y crearon un destructivo camino a través de Oak Park, Thousand Oaks, Bell Canyon y otras comunidades del Condado de Ventura.

El viernes 9 de noviembre por la noche, los incendios forestales corrían hacia West Hills, un vecindario en el extremo occidental del Valle de San Fernando. Un número desconocido de casas estaban en llamas.

Advertisement

Alrededor de un cuarto de millón de personas estaban bajo órdenes de evacuación el viernes, toda la ciudad de Malibú; Calabasas, Agoura y Hidden Hills; el área del cañón de Topanga y las tres cuartas partes de Thousand Oaks. Más de 40,000 acres se habían quemado. Se desplegaron dos mil bomberos junto con más de 600 agentes de la ley, para tratar de ayudar a la gente.

El fuego saltó la autopista 101 en tres lugares, dijo el jefe de bomberos del Condado de Los Ángeles, Daryl Osby, durante una conferencia de prensa en la tarde, mientras instaba a la gente a obedecer las órdenes de evacuación.

En ocasiones, a lo largo del día, el peligroso trabajo de combatir incendios se complicó aún más por los residentes que se negaban a abandonar sus hogares. "Solo puedo imaginar el impacto de que me pidan que abandone mi hogar. Pero lo estamos haciendo por su seguridad", dijo.

Arita Kronska durmió sin saber de las alertas de que su vecindario de Westlake Village había sido colocado bajo una orden de evacuación obligatoria. La mujer de 62 años se enteró cuando su hija llamó, preocupada, alrededor de las 5 a.m.

"He vivido aquí desde 1988", dijo ella mientras se encontraba en un refugio temporal en Thousand Oaks, con su perro, Yoda, a su lado. "Esta es la primera vez que veo un incendio como este".

Una casa es consumida por el incendio de Woolsey a lo largo de la autopista Pacific Coast en Malibu. (Genaro Molina / Los Angeles Times
Una casa es consumida por el incendio de Woolsey a lo largo de la autopista Pacific Coast en Malibu. (Genaro Molina / Los Angeles Times (Los Angeles Times)

Mientras reflexionaba sobre qué llevar al refugio el viernes por la mañana, finalmente decidió solo dos cosas sin las que no podía vivir: su pasaporte y su perro Yoda.

Conduciendo por su vecindario en la oscuridad antes del amanecer, las calles estaban inquietantemente tranquilas.

"Ya no había nadie allí", dijo. "Fue una sensación muy extraña…. era como si estuviera manejando en una de esas escenas del apocalipsis".

Advertisement

Kronska había buscado refugio en el Thousand Oaks Teen Center, donde un día antes, miembros de la familia se habían reunido para averiguar si sus seres queridos habían sido asesinados por un pistolero vestido de negro.

Tantas lágrimas se derramaron en un lapso de tiempo tan corto en el edificio de color canela.

Judy Goodman también entró al refugio en la oscuridad de la mañana del viernes. A la 1 de la madrugada, escuchó un fuerte ruido en la sala de estar de su hogar en Westlake Hills. Los vientos eran tan intensos que un árbol se había estrellado contra su techo, lanzando fragmentos de vidrios.

Luego vinieron los fuertes golpes en la puerta de su casa. Era la policía, diciéndole que se fuera. El fuego se acercaba. Cogió calcetines, fotos familiares y su perro, y se dirigió al refugio.

"Es solo una cosa tras otra", dijo. "Ayer estuve llorando todo el día por los disparos en el Borderline Bar and Grill, y ahora sucede esto".

Estaba agradecida por tener un lugar seguro para descansar, pero se angustió cuando escuchó que su refugio era el mismo lugar donde las familias de las víctimas de Borderline descubrieron que sus seres queridos estaban muertos.

"No puedo creerlo", dijo.

Debbie Sneed-Barnett y Mike Barnett viven a una salida de la autopista lejos de Borderline Bar and Grill. Al menos, pensaron que todavía tenían casa cuando salía el sol el viernes.

La pareja y sus tres hijos, de 4, 5 y 11 años, pasaron la noche en su minivan en el estacionamiento del centro de evacuación de incendios de Woolsey en el Pierce College. Sus dos perros y su gato hacinados junto con ellos.

Habían dejado su hogar en Thousand Oaks a las 3:30 a.m. y tomaron el desayuno en Denny's. Fue la primera evacuación de la familia. Antes de huir, Sneed-Barnett había agarrado la máquina de respiración de su hijo y las fotos de la boda de sus padres.

La mujer de 37 años todavía no había procesado el hecho de que podría perder su hogar.

"No he pensado en lo que vendrá después", dijo, apoyando su mano protectoramente en el hombro de Kaden, de 5 años. "Si hago eso, lloraré y tengo que mantenerme fuerte por ellos".

Los oficiales de bomberos habían establecido un puesto de comando no muy lejos del centro. Alrededor del mediodía del viernes el capitán de bomberos del condado de Ventura, Bob Schuett, regresó al puesto de comando, hambriento y cubierto de hollín.

Pasó las 12 horas anteriores luchando contra el incendio de Woolsey en un área residencial al norte de la carretera 101. Su equipo había sido responsable de proteger más de 60 casas en las unidades de Hillcrest y Almon en Thousand Oaks, donde las líneas eléctricas se habían estrellado contra el suelo y se habían roto. Las líneas de gas se encendieron.

Habían perdido siete casas. El resto estaban seguras, por el momento. Tantos hogares se incendiaron al mismo tiempo que el departamento de Schuett no pudo prestarle toda su atención. Los bomberos suprimirían parcialmente las llamas en una casa, solo lo suficiente para evitar que se propague el fuego, y luego seguirían adelante.

"Con todo ese viento y calor, fue como estar dentro de un horno", dijo mientras hacía cola para comprar algo de comida. "Podría haber estallidos en esas casas más tarde".

Pero a medida que avanzaba el día, el fuego de Woolsey empeoró. Había comenzado en unos 14,000 acres en la mañana. Por la tarde se había más que duplicado.

A lo largo de Pacific Highway, al menos media docena de casas ardían en el área de Point Dume. Podían verse llamas a ambos lados de la famosa vía. Un hombre en el lado sur de la carretera echaba agua valientemente en las zonas que se quemaban a su alrededor. El fuego incendió la ladera, lanzando estallidos violentos de fuego por el aire.

Advertisement

Muchos de los que se refugiaron en la playa de Zuma viven en Point Dume.

Charlie Dresser vive en el club Point Dume de Malibú con Teresa Andersen. Ambos querían proteger su hogar. No querían dejarlo, así que regaron el techo, rociaron las plantas y se abstuvieron de irse.

Pero Dresser vio las llamas. "Estaba en el techo, por todas partes". Entonces apagó el gas en su casa móvil y se fueron.

"Simplemente era el momento adecuado para irse", dijo. "No quería estar tan cerca del fuego".

Salieron de Point Dume a la 1:30 p.m. y buscaron refugio en la playa de Zuma. A las 7 de la tarde, todavía estaban allí. Trajeron carpas para pasar la noche.

Los estacionamientos estaban llenos de docenas de autos. La gente caminaba de la mano por el paseo marítimo, con máscaras. Antes, tres niños pequeños jugaban en la arena, uno se enterraba y los otros dos cavaban hoyos.

"Este fuego es como el Armagedón", dijo Dresser. "Está fuera de control".

Pero hubo un lado positivo en esta noche aterradora.

"Incluso si toda la ladera se incendia, estaremos a salvo aquí", dijo Dresser. "Tenemos el océano".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement