Anuncio
Share

La falla de East Bay es una ‘bomba de tiempo tectónica’, más peligrosa que la de San Andrés

La falla de San Andres es la más temida por los californianos porque desencadenó el gran terremoto de 1906 que destruyó, hoy hace 112 años, la ciudad de San Francisco.

Pero una nueva investigación muestra que una falla mucho menos conocida, que corre bajo el corazón de East Bay, representa un peligro mayor.

Un informe histórico del Servicio Geológico de los Estados Unidos estima que al menos 800 personas podrían morir y otras 18,000 resultar heridas en un hipotético terremoto de magnitud 7 en la falla de Hayward, ubicada debajo de Oakland.

Cientos más podrían morir por los incendios tras un terremoto a lo largo de la falla de 52 millas de longitud. Se podrían generar más de 400 incendios que potencialmente podrían quemar 52,000 viviendas unifamiliares, y la falta de agua para los bomberos causada por tuberías viejas que colapsan bajo tierra podría empeorar las cosas, dijo el geofísico Ken Hudnut, asesor científico del USGS para la reducción de riesgos.

"Esta falla es lo que llamamos una bomba de tiempo tectónica", dijo el geólogo de USGS, David Schwartz. "Simplemente estamos esperando que estalle".

La falla de Hayward es tan peligrosa porque atraviesa algunas de las partes más pobladas del Área de la Bahía, abarcando la longitud de East Bay desde San Pablo Bay a través de Berkeley, Oakland, Hayward, Fremont y hasta Milpitas.

De los 7 millones de habitantes que tiene la región, 2 millones viven sobre la falla, dijo Schwartz, y esa proximidad trae un peligro potencial. El terremoto de Loma Prieta en 1989, se concentró en las escasamente pobladas montañas de Santa Cruz. A pesar de toda la fuerza del terremoto de San Francisco en 1906, se centró en la costa en el Océano Pacífico.

 

Como los peligros potenciales de la falla se han vuelto más claros en los últimos años, las autoridades han comenzado a tomar medidas. Los viejos ayuntamientos de Hayward y Fremont han sido desalojados porque se encuentran sobre la falla. En el Memorial Stadium en UC Berkeley, los asientos se rompieron recientemente y se reconstruyeron para que la mitad oeste de la instalación se pueda mover 6 pies al noroeste hacia el otro lado. En el hipotético escenario de terremoto, la mitad del Memorial Stadium se movería 2 pies al noroeste durante el terremoto principal, otro pie en las próximas 24 horas y otro pie aproximadamente en las próximas semanas o meses, dijo Hudnut.

A pesar de tomar tales precauciones, gran parte de la región sigue siendo vulnerable, dijeron los expertos.

El llamado escenario HayWired prevé una escala de desastre que no se ve en la historia moderna de California: 2,500 personas necesitarían ser rescatadas de edificios colapsados y 22,000 quedarían atrapadas en los ascensores, dijo Hudnut. Más de 400,000 personas podrían ser desplazadas de sus hogares, y algunos residentes de East Bay podrían perder el acceso a agua potable por hasta seis meses.

El informe descubrió que un gran terremoto en East Bay también superaría los códigos mínimos de construcción de California, que están diseñados solo para mantener la mayoría de las estructuras lo suficientemente fuertes como para permitir a las personas evacuar de manera segura. Incluso, si los 2 millones de edificios en el área metropolitana de la Bahía de San Francisco cumplieran con el código de construcción de la era moderna, un terremoto de HayWired provocaría el colapso de 8,000 estructuras, 100,000 serían catalogados con etiquetas rojas, lo que significa que estarían demasiado dañadas para ingresar - y 390,000 serían etiquetados en amarillo, lo que significa que la ocupación es limitada debido a daños significativos, dijo Keith Porter, un profesor de investigación de la Universidad de Colorado en Boulder que coordinó la sección de ingeniería del informe HayWired.

En algunos aspectos, el escenario HayWired sería al menos 10 veces más malo para el Área de la Bahía que el terremoto de Loma Prieta de magnitud 6,9, a pesar de que esta sería una magnitud similar. El terremoto de 1989 provocó alrededor de 60 muertes y produjo $ 10 mil millones en daños; el escenario de HayWired prevé $ 82 mil millones en daños a la propiedad y pérdidas comerciales directas; el incendio posterior al terremoto podría agregar $ 30 mil millones más en pérdidas.

Un terremoto en la falla de Hayward podría provocar réplicas significativas en otras fallas durante medio año después del sismo principal. En el escenario de HayWired, una gran réplica se produciría casi seis meses después del terremoto principal, uno con magnitud de 6,4 cerca de Cupertino, sede de Apple, seguido en estrecha sucesión por un temblor de magnitud 6,2 cerca de Palo Alto, una ciudad clave en Silicon Valley, y otro de 5,4 en Oakland.

La falla de Hayward es una de las más activas de California, y en promedio produce un gran terremoto cada 150 a 160 años. El último gran terremoto en la falla de Hayward, de magnitud de 6.8, verá su 150 aniversario el 21 de octubre de 2018.

"Incluso, dadas las incertidumbres, definitivamente estamos más cerca del siguiente temblor", dijo Schwartz, mientras mostraba la grieta gigante en el piso del Fremont Community Center, construida sobre la falla Hayward, que lentamente ha crecido desde que fue construido en 1962.

Los fuertes temblores no afectarán solo a East Bay, sino que también se sentirán en San Francisco y en lugares como los valles de San Ramon y Livermore. "No se puede esconder, realmente habrá muy pocos lugares en el Área de la Bahía que no se verán afectados", dijo.

 

La ubicación de la falla de Hayward es tan bien conocida por los geólogos porque en ciertas partes de East Bay, se mueve lentamente. Eso libera algo de la tensión sísmica que se acumula en la falla cuando la placa del Pacífico se desliza hacia el noroeste en relación con la placa de América del Norte.

Aquellos puntos cercanos a la ruptura de la falla real en el escenario HayWired pueden experimentar temblores lo suficientemente fuertes como para voltear un piano de cola, dijo la sismóloga Lucy Jones. Es por eso que es un error para los californianos pensar que su hogar o negocio está bien si sobrevivieron al temblor de Loma Prieta, en 1989, o al terremoto de Northridge, en 1994; ninguno de los cuales estaba directamente debajo de un área densamente poblada, con muchos edificios antiguos.

"Si estás en la cima del terremoto, las cosas empeoran", dijo Jones. "Lo que tuviste en Oakland, en Loma Prieta, es mucho menos estremecedor que lo que se producirá en este terremoto".

El informe HayWired lleva más de cuatro años en desarrollo y los científicos federales dicen que esperan que al explicar los científicos lo que podría suceder en un terremoto, ayude a las personas a prepararse.

Pocas personas en el Área de la Bahía saben exactamente dónde se encuentra la falla, incluso en vecindarios concurridos como el centro de Hayward.

Una pared cae sobre un estacionamiento que se encuentra encima de la falla. (Wally Skalij / Los Angeles Times)
El gerente del programa de terremotos de FEMA, Forrest Lanning, a la izquierda, y Ken Hudnut, del USGS, inspeccionan una pared junto a una casa de retiro en Hayward. (Wally Skalij / Los Angeles Times)

En una mañana reciente, dos mujeres que dijeron que traían habitualmente a sus hijos a un parque al lado del Hayward City Hall, en Main Street, no tenían idea de que se había cerrado porque la falla de Hayward estaba destruyendo lentamente el inmueble. No hay marcas que muestren el camino de la falla, y los niños corren rutinariamente para tocar el edificio.

"Si se derrumbara, sería realmente aterrador", dijo Melanie Koloto, con sus hijos de 6 y 8 años. "Creo que ya deberían haber cerrado el acceso o derribarlo".

Las señales de la falla son evidentes, según Schwartz, quien recientemente llevó a un reportero a una gira. En el lado noreste de Mission Boulevard, entre las calles A y B, se puede ver un bordillo doblado y un muro doblado del edificio. En el estacionamiento detrás de Favorite Indian Restaurant, un bache largo en el asfalto muestra la línea límite de la falla de Hayward, ya que el lado oeste se mueve hacia el noroeste, y el otro se mueve hacia el sureste.

Schwartz dijo que la falla continúa en dirección noroeste, hasta el St. Regis Retirement Center. El dueño de toda la vida, Gene Rapp, de 80 años, dijo que no estaba convencido y agregó que cree que se debe cavar y estudiar una zanja para que haya una conclusión definitiva.

"No creo que un bache en el estacionamiento o una grieta en la acera signifique algo", dijo Rapp en una entrevista telefónica. "Solo hay una forma de saberlo con seguridad. Tienes que cavar una zanja. No puedes simplemente mirar el concreto roto y llegar a una conclusión".

To read the article in Spanish, click here

ron.lin@latimes.com

@ronlin


UPDATES:

7:30 p.m.: This article was updated throughout for context.

This article was originally published at 5 p.m.


Anuncio