Advertisement

La huelga de maestros de Los Ángeles: ¿Cómo llegamos aquí y cómo vamos a salir?

La huelga de maestros de Los Ángeles: ¿Cómo llegamos aquí y cómo vamos a salir?
Olivia Cali Gómez, de 5 años, pasa la mañana del lunes afuera de la escuela preparatoria Roosevelt, aprendiendo lo que significa ir a la huelga. (Marcus Yam)

Los “si” y “tal vez", después de meses de negociaciones fallidas, han quedado en el pasado. La huelga del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, o LAUSD, ha comenzado, y solo hay dos preguntas que considerar: ¿Qué se necesita para ponerle fin? ¿Y cuándo sucederá eso?

Tu suposición es tan buena como la mía, pero parece posible que tengamos una huelga larga. Podría ser una exageración sugerir que cualquiera de los dos bandos quería una huelga, pero cada lado claramente trazó una línea profunda.

Advertisement

Para el sindicato de maestros, la línea se refiere a las clases que son demasiado grandes y a los cheques de pago que son demasiado pequeños, y también a la lucha contra la lenta muerte de las escuelas tradicionales a medida que las escuelas charter se incrementan rápidamente.

Para el distrito, el problema es mayormente financiero: dice que no puede darse el lujo de dar a los maestros todo lo que quieren. Pero también hay que preguntarse si hay un cálculo de que un estancamiento prolongado podría ser utilizado para demonizar al sindicato y promocionar a las escuelas charter.

Advertisement

El 13 de enero, recibí un recordatorio de cuán profundos eran los resentimientos cuando un maestro tras otro me golpeaba los nudillos con una regla por una columna en la que sugerí que una huelga no ayudaría a los estudiantes y que ambos lados necesitaban dar un poco más.

"Sobre este tema no sabes de lo que estás hablando", escribió una maestra. "¿Cuántas clases has dado? Cero. No conoces las luchas cotidianas de los que están en las trincheras. ¿Quién eres tú para juzgar? ¿Cómo es tu cheque de pago?"

Mi respuesta:

Cierto, no estoy en las trincheras. Pero como padre y periodista, he aprendido una o dos cosas sobre las escuelas a lo largo de las décadas. No soy un maestro capacitado ni un maestro de tiempo completo, pero al enseñar en Cal State Los Ángeles durante varios años me ha dado una mayor apreciación de los desafíos que presentan los estudiantes y del valor de las clases más pequeñas, y las mías son la mitad del tamaño de algunas clases del LAUSD.

Otro maestro dijo:

"Las escuelas charter no deberían desviar fondos de [las escuelas] donde están los niños más pobres. Algunas escuelas charter son muy buenas, pero en general no rinden cuentas, no están sujetas a los mismos estándares y a menudo utilizan maestros que no tienen credenciales completas. ¡Hay una GRAN diferencia entre el aprendizaje que es posible en un salón de 19 estudiantes versus uno que tiene más de 35 o más!"

Mi respuesta:

No hay mucho con lo que no esté de acuerdo. Pero las escuelas charter no van a desaparecer y, en algunos casos, a los padres les gustan más que las alternativas tradicionales. En cuanto a la reducción del número de alumnos por clase, de nuevo, estoy de su lado. Pero si vamos a pasar de 35 estudiantes a 19, esta va a ser una huelga muy larga.

Advertisement

La profesora jubilada de Granada Hills, Julie Carson, escribió una poderosa reprimenda a mi sugerencia de que una huelga no haría avanzar la causa de nadie.

"Probablemente le habrías dicho a MLK (Martin Luther King Jr.) que se quedara en casa también, ¿no?", escribió. "¿Cómo cree que se produce el cambio, especialmente en este distrito, esta ciudad, este estado, donde, como usted ha señalado con tanta elocuencia en su serie sobre los efectos de la pobreza en las escuelas, las consecuencias del aumento de la desigualdad de ingresos se manifiestan en todas las aulas?"

Ojalá hubiera tenido a Carson como mi profesora de escritura. Es buena.

"¿Quién sino los maestros, que están en primera línea todos los días, experimentando de primera mano estos efectos, deberían levantarse y rebelarse? Porque lo que ven todos los días es realmente repugnante. Requiere una especie de 'revolución' en la forma de esta huelga. No pueden y no lo aguantarán más", continuó Carson.

"El cambio no proviene de un lugar de confort o de hablar bien el uno con el otro. En un mundo perfecto tal vez, pero no en este. Esto no se trata solo de lo que está sucediendo en el LAUSD, es un microcosmos de lo que está sucediendo en el país. Y son los profesores quienes están diciendo SUFICIENTE".

Realmente aprecio el idealismo de Carson, y ella tiene razón:

Mi conclusión después de dos meses del otoño pasado en un campus de primaria del LAUSD fue que esperábamos que las escuelas públicas compensaran todos los fracasos de la sociedad, y que lo hicieran sin los recursos que tenían cuando California se ubicaba en un lugar más alto en el gasto por alumno.

Pero el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles es tanto una víctima de esas realidades como su causa, y no veo que ninguno de los dos lados obtenga lo que quiere si continúan operando como enemigos y no como aliados. Cambiar eso podría ser difícil, sin embargo, porque, en todo Los Ángeles, no creo que haya dos personas más seguras e intransigentes que el líder del sindicato de maestros, Alex Caputo-Pearl, y el jefe del LAUSD, Austin Beutner.

Sí, maestros, estoy con ustedes en espíritu. Pero el distrito anticipa grandes disminuciones en la matriculación de estudiantes en los próximos años, y eso significa grandes recortes en los ingresos junto con el incremento de los costos de las pensiones y la atención médica de los jubilados.

Sí, maestros, creo que están y han estado mal pagados, y que muchos de ustedes hacen milagros diarios en el aula. Quiero que consigan grandes aumentos y clases más pequeñas, pero ambas son fabulosamente caras, así que tienen que dar un poco más para conseguir un poco más.

Mientras llamo a la gente, ¿han secuestrado, atado y amordazado a los miembros de la junta directiva del LAUSD durante este proceso? ¿Y el alcalde Eric Garcetti? No tiene jurisdicción, pero ciertamente tiene una oportunidad. Si realmente cree que debería ser presidente algún día, ¿qué mejor manera de reivindicarse que desempeñar un papel central para ayudar a resolver una huelga masiva, en su propia ciudad, que afecta a la raza, la clase, la educación, la desigualdad de ingresos y el futuro de la economía? Además, no olvidemos a Gavin Newsom. ¿Qué mejor oportunidad para que un nuevo gobernador deje su huella que venir al rescate de más de medio millón de estudiantes en la metrópoli más grande del estado?

Cuando la marcha haya terminado, si no antes, necesitamos que los maestros y administradores compartan un megáfono cuando se trata de revivir la idea del impuesto a las parcelas locales para la financiación de las escuelas, o de apoyar la medida de la boleta de votación para recaudar fondos para las escuelas cerrando la laguna legal de la Proposición 13 para las empresas, o de exigir una reforma de la atención de la salud que reduzca los costos de seguro del distrito escolar, o de solicitar al nuevo gobernador que se comprometa aún más de lo que ya lo ha hecho con la educación pública.

Todo eso, también, vale la pena marchar por ello.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement