Anuncio
Share
EEUU

Los clientes del Costco en Corona luchan con la secuela del mortal tiroteo 

costco

 

Los clientes fueron sacados de un Costco en Corona después de que en un tiroteo un oficial de LAPD fuera de servicio dejó un hombre muerto y a sus padres gravemente heridos. (Patrick Smith / Especial para el Times)

(Los Angeles Times)

En la tienda Costco de Corona había mucha actividad como de costumbre el jueves por la tarde. Las familias llevaban a casa grandes pizzas y pollos asados para la cena además de paquetes de papel higiénico y toallas de papel para todo el mes.

Había pocas señales de lo que ocurrió casi una semana antes cuando un oficial de policía de Los Ángeles que no estaba en servicio abrió fuego en una fila de degustación de alimentos, matando a un hombre e hiriendo gravemente a sus padres.

Pero el incidente del 14 de junio estuvo en la mente de algunos compradores, quienes se encontraron cuestionándose sobre el tiroteo, que ha sido descrito en términos completamente diferentes por el abogado del oficial y quienes han hablado en nombre de las víctimas del tiroteo.

Algunos dijeron que habían estado pensando en los niños y las familias que había en la atestada tienda durante el tiroteo. Querían saber si Salvador Sánchez, un oficial de patrulla de la División Suroeste, abrió fuego justificadamente, matando a Kenneth French, un hombre de 32 años de Riverside, al cual un miembro de la familia describió que tenía la capacidad mental de un adolescente y no hablaba.

Anuncio

“Si lo que dice fuera un argumento normal, ¿tenía derecho a sacar una pistola y dispararle?”, preguntó Griselda Marrufo, de 39 años, de Riverside. "¿Especialmente con sus hijos allí, sin pensar en todos los demás que están en la tienda?”.

Otros simpatizaron con Sánchez, y dijeron que estaba siendo criticado injustamente.

“Me siento muy mal de que [a la familia French] haya tenido que pasarles algo tan terrible. Realmente lo siento”, dijo Carol Nieblas, de 70 años, de Riverside. “Simplemente también siento que el policía está siendo muy atacado”.

Otros más habían escuchado sobre el tiroteo, que ha aparecido en los titulares de todo el país, pero dijeron que no había tenido mucho efecto en ellos, dado lo común que estos son.

Anuncio

“Podría suceder en cualquier lugar hoy en día, todos tienen acceso a las armas”, dijo Sergio Barrera, de 54 años, de Corona.

Un abogado de Sánchez dijo que su cliente estaba cargando a su hijo de 1½ años mientras estaba en la fila para obtener una muestra de comida cuando fue atacado brevemente por French.

La policía de Corona ha dicho que el asalto no fue provocado. El incidente fue capturado en las cámaras de seguridad de Costco, pero esos videos no se han hecho públicos.

El abogado Dale K. Galipo, quien representa a la familia de French, dijo que no está claro por qué French atacó al oficial. Pero el abogado dijo que la vida del oficial no estaba amenazada y que actuó por ira porque alguien lo había empujado.

Marrufo dijo que había escuchado las diferentes versiones y necesitaba más información para decidir si el tiroteo estaba justificado.

Ella y su esposo habían hablado de ir de compras a la tienda la noche del tiroteo, dijo.

En las secuelas, pensó en su hija de 10 años, a quien a veces deja haciendo fila para consumir las muestras en la tienda.

Ann Pena, de 58 años, de Riverside, dijo que también estaba siguiendo de cerca la historia y no estaba segura de qué creer.

Anuncio

“Si fue un tiroteo injustificado, es algo que nos gustaría saber”, dijo.

Nieblas, quien dijo que ha comprado en la tienda de Corona desde que abrió, mencionó que se había sentido en conflicto por el tiroteo hasta que el abogado de Sánchez dijo la semana pasada que el oficial había sido golpeado por French.

“Siento que el policía está recibiendo una mala reputación”, dijo. “Muy pronto nadie va a querer ser policía. ¿Qué vamos a hacer cuando nadie quiera ser policía? No pueden ser perfectos en cada situación”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio