Share
EEUU

Los ‘dreamers’ hicieron del control de la Casa de Representantes, una causa personal

dream1

Gabriela Cruz decora el árbol de Navidad de su familia en su casa en Santa Cruz. (Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Gabriela Cruz, quien fue traída ilegalmente a Estados Unidos cuando tenía un año, no podía votar, pero en las últimas horas antes de las elecciones del 6 de noviembre, estuvo haciendo un último esfuerzo para llevar a la gente a las urnas.

El sol se estaba poniendo en Modesto cuando encontró a Ronald Silva, de 41 años, fumando un cigarrillo en un viejo sofá hecho jirones detrás de una casa de huéspedes. Él educadamente trató de despedirla hasta que ella le recordó que él tenía un derecho que ella, como inmigrante sin ciudadanía, no tenía.

“Realmente podría hacer un cambio para nosotros”, le dijo Cruz, de 29 años.

Media hora más tarde, ella estaba ayudando a Silva a analizar a los candidatos mientras él llenaba su papeleta a la luz de su teléfono. “Me alegra que hayan venido”, dijo. “Iba a dejarlo en mi cajón.”

Anuncio

dreamers2

Gabriela Cruz, derecha, y su madre, Irma Cruz, hacen tamales en su casa en Santa Cruz. (Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Los jóvenes inmigrantes, conocidos como “soñadores”, se han convertido en una fuerza política en las últimas dos décadas al presionar al Congreso para que revise las leyes de inmigración de la nación.

Parte de una nueva ola de activistas inmigrantes que se movilizaron en 2018 para devolver el control de la Cámara de Representantes a los demócratas, a Cruz y otros miembros del movimiento, ven en el presidente Trump una amenaza latente para su futuro, y para sus amigos y familiares.

Hace menos de un año, Cruz tenía un trabajo estable en un banco hipotecario, con beneficios de salud y un plan de jubilación. Quería volver a la universidad y soñaba con comprar su propia casa.

Anuncio

Pero cuando Trump instituyó una prohibición de viajar, endureció la aplicación de la ley de inmigración y trató de poner fin a un programa que otorgaba protecciones temporales a los jóvenes que entraron al país ilegalmente cuando eran niños, se cansó de sentarse indefensa en su escritorio y renunció para convertirse en activista.

“Me di cuenta de que necesitaba compartir mi historia con la mayor cantidad de gente posible”, dijo. “No deberíamos vivir en un mundo lleno de miedo porque somos indocumentados”.

En California, dreamers como Cruz telefonearon a los votantes, caminaron por los precintos y protestaron frente a las oficinas de los legisladores republicanos, llegando a personas que no habían sido llamadas o visitadas por ninguno de los partidos.

Sus esfuerzos ayudaron a impulsar la participación de los latinos en las elecciones de mitad de período de este 2018 (29 millones de latinos en todo el país tenían derecho a votar, según el Pew Research Center), que se proyecta que superará los niveles más altos que en años anteriores de elecciones presidenciales, dijeron los analistas políticos.

Un análisis de datos de ocho estados, elaborado por la Iniciativa de Política y Política Latina de UCLA, encontró que el voto latino creció en un 96% entre 2014 y 2018, comparado con el 37% entre los no latinos.

El aumento, dijeron los investigadores, ayudó a mover 20 distritos de la Cámara de Representantes que estaban bajo el control de los republicanos en California, Arizona, Nevada, Texas, Nuevo México, Florida, Nueva Jersey y Nueva York.

En otro estudio, la firma de investigación política Latino Decisions encontró que un aumento en la participación de votantes latinos contribuyó a cambiar seis escaños en el Congreso en California: cuatro en el antiguo bastión conservador del Condado de Orange y dos en el Valle Central que por mucho tiempo habían eludido a los demócratas.

Los resultados “hablaron del poder dentro de la comunidad latina”, dijo Adrian Pantoja, analista senior de Latino Decisions y profesor de política en Pitzer College.

Anuncio

“Los latinos se hablaban entre ellos, y no hay duda de que los dreamers fueron fundamentales para el esfuerzo”, dijo. 

dreamers3

Gabriela Cruz sostiene una foto de sí misma y de su madre en su graduación de kindergarten en una escuela pública de Santa Cruz. (Jazmine Ulloa / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Fue la abuela de Cruz quien trajo a su familia a California hace casi 30 años. Manuela Cruz se dirigió a Santa Cruz desde el estado de Oaxaca en busca de uno de sus hijos, un surfista que, después de una temporada en prisión, se convirtió en un mentor juvenil en la ciudad, enclavada en los acantilados de la Bahía de Monterey.

Gabriela Cruz era una bebé cuando su madre, entonces de 21 años y embarazada de su hermana, la llevó a través de la frontera ilegalmente para unirse a ellos. Llegaron a Beach Flats, en ese entonces un barrio de inmigrantes que aún no estaba lleno de condominios, donde Gabriela aprendió inglés y jugó con sus hermanas pequeñas cerca del muelle.

Su abuela vendía platos de comida de su casa y su madre, Irma Cruz, empacaba piñas secas y trabajaba de cocinera en un café. Mantuvieron su estatus migratorio en secreto, luchando con él cada vez que Gabriela pedía ir a Disneylandia o necesitaba ver a un médico.

“No quería decírselo a[Gabriela] y afectar su futuro”, dijo Irma Cruz.

Para el octavo grado, no había forma de evitarlo. Gabriela rogó ir en un viaje de clase a Washington, D.C. Quería ver la capital de la nación y pasear por los pasillos del poder. Pero su madre se opuso, poniendo muchas excusas: los aviones son peligrosos. Hay demasiada delincuencia en esa ciudad.

Y finalmente: “No naciste aquí".

Anuncio

Gabriela luchó para enterrar su resentimiento.

Las sutiles diferencias que detectó en la forma en que había sido tratada de repente tenían sentido, dijo. No tenía un dentista normal como sus hermanas. Su madre siempre parecía hacer más reglas para ella. Y su futuro parecía limitado. No podría ir a la universidad o conseguir una licencia de conducir, mucho menos encontrar un trabajo.

“Sentía que cuando estaba en la escuela, podía fingir ser como todos los demás”, dijo Cruz. “Pero tan pronto como me hiciera adulta, iba a ser aún más evidente que no tenía la ciudadanía”. 

dreamers4

Gabriela Cruz lleva a Ronald Silva, de 41 años, a través de su papeleta de votación, ayudándolo a buscar candidatos y propuestas, horas antes de que las urnas cerraran el 6 de noviembre. (Jazmine Ulloa / Los Angeles Times) 

(Los Angeles Times)

Hace más de 16 años, la representante Lucille Roybal-Allard (D-Downey) ayudó a introducir legislación para allanar el camino a la ciudadanía a miles de inmigrantes que, como Cruz, fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños.

Desde entonces, los jóvenes activistas inmigrantes han estado luchando por lo que se convirtió en la Ley del Sueño, a pesar de que la propuesta federal y una reforma migratoria más amplia fracasaron cuatro veces en el Congreso, a partir de 2007.

Su difícil situación ha resonado en California, donde algunos líderes estatales lucharon contra la Proposición 187 de 1994, que buscaba cortar la escolaridad y los servicios de salud para los inmigrantes indocumentados.

Bajo el gobierno de Jerry Brown, el estado se convirtió en el primero en aprobar su propia versión de la Ley del Sueño en 2011, y ahora proporciona ayuda financiera y matrícula estatal para estudiantes sin estatus legal.

El programa de Acción Diferida para las Llegadas de Niños o DACA, un esfuerzo de la era de Obama, llegó un año después y proporcionó protección a unos 800,000 jóvenes inmigrantes en EE.UU.  —aproximadamente un cuarto de los cuales vivían en California— si no tenían antecedentes penales y trabajaban o iban a la escuela.

Mientras otros jóvenes inmigrantes se organizaban, Cruz tenía miedo de hablar con alguien sobre su situación. Pero las semillas de su educación política estaban germinando silenciosamente, dijo.

Los esfuerzos del estado le ayudaron a pagar la universidad, y hace seis años DACA le permitió dejar dos trabajos de camarera para trabajar en una cooperativa de crédito. Después de un doloroso divorcio, ella valoraba su independencia.

Pero Irma Cruz estaba siempre nerviosa por su hija. ¿La protegería realmente la DACA?

Gabriela Cruz compiló su solicitud en contra de los consejos de su madre, llenando un sobre manila con transcripciones escolares, fotos y direcciones, evidencia de una vida casi totalmente vivida en Estados Unidos.

“Ahora mismo, básicamente no existes en este país”, recuerda Cruz, las palabras de su madre. “‘Te vas a exponer al gobierno de EE.UU. y no sabes cómo esta información puede ser usada en tu contra”. 

dreamers5

Gabriela Cruz, en el centro, canta durante una posada que ayudó a organizar en un complejo de apartamentos en Santa Cruz. La abuela de Cruz comenzó las posadas aquí, pero se detuvieron cuando su abuela se mudó. Ahora Gaby Cruz está trabajando para revivir esa tradición. (Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Después de que Trump fuera elegido con la promesa de aumentar las deportaciones y construir un muro en la frontera México-Estados Unidos, a Cruz le preocupaba que los peores temores de su madre se materializaran. Así que se fue a unas vacaciones de ensueño a Maui con un novio —su primera vez en un avión— sin saber su destino en el país o si volvería a viajar. Trump rescindió DACA meses después.

Ese día, con los ojos hinchados por el llanto, se dirigió a una protesta a pocas cuadras del banco de Santa Cruz donde trabajaba. Cruz dijo que sintió miradas cuando cruzó la calle, y se dio cuenta de que podría ser la única soñadora entre la multitud de aproximadamente 40 personas. Alguien le dio un micrófono.

Ella no quería hablar, pero pensó que lo menos que podía hacer era agradecer al grupo por hacerla sentir amada, dijo.

“Les dije: No soy una mala persona. No tuve nada que decir cuando me trajeron aquí", recordó.

Fue la primera vez que compartió su historia en voz alta. Pero aun así se sentía sola.

Así que llamó a United We Dream, una organización de derechos de los inmigrantes con sede en Washington fundada por otros dreamers como ella, para iniciar su propio grupo local. Poco después, renunció a su trabajo y se dirigió a las oficinas de los miembros republicanos después de que el Congreso no aprobara de nuevo la Ley del Sueño.

Durante el verano, ella y otros activistas viajaron a Texas, donde dijo que se vio reflejada a sí misma en los niños migrantes que fueron transportados en autobús a un campamento de casas de campaña en Tornillo, Texas. Allí, los funcionarios federales de inmigración estaban separando a las familias de los migrantes en la frontera.

Y a medida que se acercaban las elecciones de mitad de período, ella estaba entre los 7,000 soñadores que hicieron llamadas, enviaron mensajes de texto y llamaron a las puertas de las casas para llegar a los votantes de California, Nuevo México, Texas y Florida. El esfuerzo fue el primero de United We Dream en apuntar a las contiendas en el Congreso, pero los voluntarios dijeron que pudieron aprovechar una red de funcionarios electos y activistas que habían alcanzado la mayoría de edad y se habían levantado a través de anteriores movimientos por los derechos de los inmigrantes.

Tal vez en ninguna parte estaba esa red más establecida que en California, donde los líderes demócratas estatales introdujeron medidas para oponerse a las políticas de la administración de Trump y el procurador general Xavier Becerra, hijo de inmigrantes, encabezó una demanda contra el gobierno federal por la terminación de DACA que permitió que el programa continuara temporalmente.

Sin embargo, incluso en un estado que se ha convertido en un contrapeso a Trump, Cruz dijo que experimentó odio. En una manifestación frente a la oficina del republicano Jeff Denham, en Modesto, un puñado de contramanifestantes gritaron insultos raciales.

Tres semanas antes del día de las elecciones, regresó a la ciudad, donde para entonces Denham y el demócrata Josh Harder se encontraban en una de las contiendas más disputadas del estado. En un distrito con una participación latina históricamente baja, el congresista Turlock había prometido apoyar el Dream Act y enfureció al liderazgo de su partido en un intento fallido de salvar alguna forma de DACA.

Pero Cruz instó a los residentes a oponerse a él, haciendo notar que había votado en favor de ampliar el muro fronterizo, hacer recortes significativos a la inmigración legal y penalizar a las llamadas ciudades santuario, que limitan la colaboración con las agencias federales de inmigración.

En Modesto, días antes de las elecciones, dijo a los votantes: “Jeff Denham ha tenido ocho años para hacer algo a nuestro favor, y no ha hecho nada”. 

Los encuestadores y analistas políticos atribuyen las victorias de mitad de período a una variedad de razones: una organización eficiente, un rechazo a Trump y preocupaciones sobre los impuestos y la atención médica. Los republicanos han criticado a grupos como United We Dream por enviar voluntarios a distritos donde no viven y por apuntar a los moderados. Pero los jóvenes activistas inmigrantes ven las victorias como una prueba de que los estadounidenses están cansados de la retórica antiinmigrante.

Mientras la conversación se centra en mantener el impulso durante las próximas elecciones presidenciales, cientos de miles de jóvenes como Cruz permanecen en el limbo de la deportación. Para muchos, las protecciones de la DACA expirarán en 2020 si el Congreso no aprueba una solución más permanente. Para muchos otros, ya ha caducado. Algunos nunca tuvieron la oportunidad de aplicar.

Irma Cruz dice que está orgullosa de su hija por todo lo que ha logrado, pero las dos todavía debaten sobre cuánto se está exponiendo Gabriela. Algunos amigos la elogian. Otros le piden que se quede callada.

Ella espera seguir siendo una activista, está buscando trabajo con una organización de derechos de los inmigrantes y planea ayudar a la campaña de nuevo en 2020.

“Alguien luchó por mí cuando yo no sabía que estaban luchando por mí", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio