Advertisement

Mientras la nación lloraba a un presidente, el condado de Los Ángeles honraba 1,467 muertos no reclamados

Mientras la nación lloraba a un presidente, el condado de Los Ángeles honraba 1,467 muertos no reclamados
Susan Rorke, quien pudo reclamar las cenizas de su hermana, llora cuando se une a los dolientes y a los empleados del Condado de Los Ángeles en honor y respeto por los restos de 1,467 personas no reclamados, la mayoría de las cuales murieron en el condado en 2015. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Unas 200 personas se reunieron bajo un cielo nublado para presentar sus respetos en un cementerio de Boyle Heights, el 5 de diciembre por la mañana.

Pocas personas en la multitud conocían a quienes habían sido enterrados en ese sitio, pero eso no les impedía honrar a los muertos.

Advertisement

El evento anual junto a las tumbas, honra a aquellos cuyos cuerpos no son reclamados luego de su muerte, una práctica que se remonta a la década de 1890, cuando el Condado de Los Ángeles comenzó a enterrar a indigentes y otros individuos no reclamados. La ceremonia de este 2018 honró a 1,467 personas, cuyas cenizas fueron enterradas a principios de semana.

La supervisora del condado, Janice Hahn, notó cómo el evento coincidió con el servicio funerario del presidente George H.W. Bush, quien fue recordado en una ceremonia de 2 horas y media en Washington, D.C.

Advertisement

"Es igual de apropiado que el mismo día en que lamentemos la pérdida de nuestro comandante en jefe, también lamentemos la pérdida de personas cuyas muertes no recibieron atención nacional o atención en absoluto, pero cuyas vidas no fueron menos dignas de nuestro reconocimiento", dijo. "Algunas de estas personas estaban sin hogar. Muchos eran pobres. Y trágicamente, muchos no tienen seres queridos que los lloren".

Un doliente coloca incienso el miércoles mientras se une a otras personas que mostraban su respeto a las personas que murieron en el condado de Los Ángeles y cuyos cuerpos no fueron reclamados. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
Un doliente coloca incienso el miércoles mientras se une a otras personas que mostraban su respeto a las personas que murieron en el condado de Los Ángeles y cuyos cuerpos no fueron reclamados. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)


Los cuerpos de cientos de hombres, mujeres y niños no son reclamados cada año en el condado de LA. Algunos son los últimos de sus familias y mueren pacíficamente en hogares de ancianos. Otros son de familias demasiado pobres para reclamarlos. Algunos son bebés que nacieron muertos.

Pero no son cuerpos sin nombre.

El condado tiene una lista de muertos no reclamados que se remonta a 2012. Si no se reclaman los cadáveres en la morgue y en la oficina del juez de instrucción, se les incinera a expensas del condado.

Advertisement

Los funcionarios retienen los cenizas por tres años, esperando que alguien los reclame y reembolsen al condado por sus servicios. Si las cenizas no son recogidas, el condado las entierra en una sola tumba.

El 5 de diciembre, el servicio interreligioso incorporó oraciones en inglés, coreano, español y fiyiano. Se leyó un texto musulmán. Un rabino leyó el Salmo 23 en hebreo e inglés. Una mujer cantó un himno nativo americano cuatro veces, girando 90 grados y cantando en cada punto cardinal.

Entre los reunidos había un hombre vestido de negro que tocaba con un oboe una melodía de Joan Sebastian Bach. Una mujer con un sombrero de Hello Kitty se aferraba a dos ramos justo al otro lado de la tumba. Un hombre mayor con barba blanca, bifocales de oro y un gorro rojo de Papá Noel deseó a la gente Feliz Navidad y repartió bastones de caramelo.

Llevando un sombrero negro y gafas de sol y con un puñado de flores amarillas, Irene Ng señaló el vecino cementerio Evergreen, donde las lápidas y los marcadores de las tumbas tenían varios pies de altura.

"La cosa es que, ahí afuera, todos están enterrados solos", dijo Ng, de Alhambra. "Aquí estás con otros 1,400. Estás enterrado, pero no estás solo".

Ng, que también acudió al servicio del 2017, dijo que la asistencia a la ceremonia es importante, "para hacerles saber que no han sido olvidados".

"No se debe ver de manera negativa y triste", dijo. Mientras se detenía para escuchar un pequeño coro, comenzó a cantar "Amazing Grace".

"Una vez estuve perdido pero ahora me encontré..."

Advertisement

La lluvia pronosticada para ese día se mantuvo, pero un viento frío acariciaba la multitud que rodeaba la tumba recién excavada. No se erigieron grandes monumentos. Solo una corona, algunas flores y una pequeña piedra con "2015" —el año en que murieron— marcaron el sitio.

El capellán Orlando Rubio bendice la tumba con incienso el pasado miércoles. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
El capellán Orlando Rubio bendice la tumba con incienso el pasado miércoles. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Susan Rorke de Reseda estaba entre los dolientes, envuelta en un abrigo rosa y llorando. Su hermana fue cremada por el condado hace unos años y no pudo pagar los servicios. El condado eventualmente eliminó los honorarios, y ella pudo obtener las cenizas de su hermana antes del entierro grupal hace tres años.

Entre lágrimas, Rorke dijo que cree que terminará sola y en una fosa común, como la gente aquí. "Las probabilidades son cada vez más altas a medida que envejezco", dijo.

"Me alegro de que el condado haga algo", dijo Rorke. "Estos eran seres humanos que importaban".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement