Advertisement

OPINIÓN: Nadie se convierte en un asesino masivo sin un arma que dispara masivamente

OPINIÓN: Nadie se convierte en un asesino masivo sin un arma que dispara masivamente
Miles de personas se reunieron para una velada en el Parque Pine Trails en Parkland, Florida, para recordar a aquellos en los que murieron y resultaron heridos en el tiroteo de Marjory Stoneman Douglas High School. (Carolyn Cole / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Mire, es realmente simple: los tiroteos masivos continuarán en este país hasta que finalmente prohibamos las armas de tiro masivo.

Cuantas más balas pueda disparar un arma rápidamente, más personas morirán.

Advertisement

Bastante básico. No necesitamos torcer la lógica elemental para llegar a una conclusión como esta.

Cualquiera que no entienda esto es probablemente un adicto en negación, a las armas de fuego.

Seamos claros: no soy anti-armas. Crecí disparando, he tenido armas de fuego toda mi vida y las disfruté. Soy pro-sentido común.

No hay absolutamente ninguna razón para poseer un rifle semiautomático de estilo militar con los cargadores de municiones de gran capacidad, excepto para matar a muchas personas en pocos minutos.

No es un buen arma de caza. Y para protección personal, es mejor con una escopeta calibre 12 o una pistola. Por supuesto, con esas armas en casa, también puedes dispararle a un miembro de tu familia o a ti mismo.

Lo siento, pero todos estos asesinatos de armas y la falta de acción de los políticos nacionales se vuelven viejos y repetitivos. Es como ver una película una y otra vez.

En cuanto a las películas, sí, demasiadas películas exaltan la violencia gratuita y siembran semillas en las mentes de los niños vulnerables. Los videojuegos son peores. Pero, de nuevo, nadie en la vida real se convierte en un tirador en masa sin un arma de disparos en masa.

Inmediatamente después de los disparos en la escuela de la semana pasada en el sur de la Florida que dejaron 17 muertos y 14 heridos, hubo la habitual señal de enojo por la falta de atención a la salud mental.

Claro, cualquiera que asesine es un loco. Pero eso no significa que sean clínicamente enfermos mentales. Según Garen Wintemute, directora del Centro de Investigación de Violencia de Armas de Fuego de UC, no más del 5% de toda la violencia es cometida por personas con enfermedades mentales.

Ciertamente debería haber una mejor atención a la salud mental. El sospechoso era un atribulado joven de 19 años listo para terapia.

Nikolas Cruz había sido expulsado de la escuela y su madre acababa de morir. Incluso antes de eso, según los informes, había atormentado a los vecinos: mordió la oreja de un niño, arrojó huevos a un automóvil y disparó a los pollos con una pistola de aire comprimido. Había posado con armas en Instagram y declaró en YouTube: "Voy a ser un tirador escolar profesional".

Probablemente no podría haber disparado a 31 víctimas con una pistola con nueve balas. Hubiera tenido que hacer una pausa para volver a cargar, dando a sus antiguos compañeros de clase unos segundos para huir o defenderse.

En cambio, Cruz fue a la escuela secundaria con un arma de elección para los asesinos en masa: un rifle semiautomático AR-15 - la imitación civil del arma del ejército M-4 - y varios cargadores. Había comprado el arma legalmente en Florida, que tiene leyes de armas poco estrictas.

Otros estados del país deberían estar siguiendo a California. Hemos prohibido la venta de tales armas de asalto desde hace muchos años.

Advertisement

En 2016, dimos otro gran paso. La Legislatura aprobó un proyecto de ley y los votantes aprobaron abrumadoramente una iniciativa separada que prohibía la posesión de cargadores con más de 10 rondas.

Pero los abogados de la National Rifle Assn. convencieron al Juez de Distrito de los Estados Unidos, Roger T. Benitez de San Diego,  para emitir una orden judicial preliminar que bloquea la prohibición de los grandes cargadores. La Asociación del Rifle de California argumentó que la prohibición violaba los derechos de la 2da Enmienda de portar armas y también las protecciones contra la incautación de propiedad por parte del gobierno sin el debido proceso o compensación.

Tonterías. El juez conservador de la Corte Suprema de los EE. UU., Antonin Scalia, escribió en una opinión de 2008 que afirmaba el derecho de los individuos a poseer armas de fuego: "El derecho garantizado por la Segunda Enmienda no es ilimitado... el derecho no era un derecho a guardar y portar cualquier arma en de cualquier manera y para cualquier propósito ".

California y cualquier otro estado deberían hacer un mejor trabajo para detectar posibles asesinos y apoderarse de sus armas. Cruz estaba ondeando banderas rojas, pero el FBI no las vio.

Alguien cercano a Cruz llamó a funcionarios del FBI el mes pasado para informar que había comprado un arma de fuego, había amenazado a un miembro de su familia y había publicado mensajes en las redes sociales. Pero no se siguieron los "protocolos adecuados", reconoció el director del FBI, Christopher Wray.

Una ley de California permite que los familiares inmediatos y las fuerzas del orden soliciten una orden de restricción por violencia con armas de fuego contra una persona sospechosa de ser peligrosa.

Eso podría haber ayudado en el sur de Florida. El miembro de la asamblea Phil Ting (D-San Francisco) sometió un proyecto de ley aprobado hace dos años, que también habría permitido al personal de la escuela, compañeros de trabajo y especialistas en salud mental, buscar una orden de restricción.

El gobernador Jerry Brown vetó el proyecto de ley, diciendo que era "prematuro" porque la ley original solo había estado vigente durante un corto tiempo. Ahora Ting dice que volverá a presentar la iniciativa. "Ha pasado más tiempo y hemos visto más y más tiroteos en escuelas y lugares de trabajo", dice el legislador.

Lo que el Congreso debería hacer -y no lo hará mientras los republicanos y la ANR controlen a Washington- es prohibir las armas de tiro masivo. . La senadora de California Dianne Feinstein intentó hacer eso con un proyecto de ley de 1994 que expiró 10 años después. Los políticos se negaron a renovarlo. "Ahora las armas son más poderosas. Los cargadores son de mayor capacidad. Incluso las balas son más destructivas", dice Feinstein. "Nos volvemos culpables cuando no hacemos nada para detenerlo... Estoy cansado de que a los niños les disparen". Pero muchos de sus colegas nunca se han cansado de complacer a los cabilderos de las armas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Videos en español
Advertisement