Anuncio
Share
EEUU

Trump nomina a un activista antiinmigrante para dirigir la agencia gubernamental para inmigrantes y refugiados

anti

Manifestantesfuera de Trump Tower en Nueva York en 2017, en oposición a los cambios propuestos por el gobierno de Trump al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. (Carolyn Cole / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

El presidente Trump nominó a un acérrimo activista antiinmigrante para dirigir la agencia del Departamento de Estado que supervisa los asuntos de refugiados e inmigración.

Ronald W. Mortensen, ex funcionario del servicio exterior y antiguo miembro del Centro de Estudios de Inmigración, que aboga contra la inmigración legal e indocumentada, es la elección de Trump para ser secretario de Estado adjunto de la Oficina de población, refugiados y migración. La Casa Blanca anunció la nominación a última hora del jueves 24 de mayo.

Cuando se conoció la noticia, los demócratas y los defensores de la inmigración rápidamente se opusieron. Pero Mortensen, que debe ser confirmado por el Senado controlado por los republicanos, también podría enfrentar problemas entre el ala conservadora: su larga lista de escritos y declaraciones controvertidas incluye ataques no solo contra inmigrantes, sino contra algunos senadores republicanos, incluyendo a Marco Rubio, de Florida, y John McCain, de Arizona.

En 2015 Mortensen, originario de Utah, llamó a Rubio “excepcionalmente crédulo o simplemente deshonesto” sobre asuntos de inmigración.

Anuncio

En 2014, dijo que McCain había hecho que Estados Unidos fuera vulnerable a la infiltración del grupo terrorista Estado Islámico a través de su “apoyo tenaz a los extranjeros ilegales y la apertura de las fronteras”.

En febrero de 2017, justo después de que Trump asumió el cargo, Mortensen elogió sus esfuerzos por intensificar las deportaciones de inmigrantes en el país y prohibir algunas llegadas legales. Escribió en un blog que Trump había tenido éxito en la destrucción de “el mito del extranjero ilegal que respeta la ley”.

Hasta que Trump fue elegido, escribió Mortensen, “los políticos de carrera a los que reemplazó, siempre pusieron en primer lugar a los ilegales y deliberadamente ignoraron el terrible daño causado a los hombres, mujeres y niños estadounidenses”.

El Centro de Estudios de Inmigración con sede en Washington, donde trabajó, ha sido incluido en la lista del Southern Poverty Law Center como un grupo de odio.

Anuncio

Se supone que la oficina del Departamento de Estado que dirigiría Mortensen tiene un objetivo diferente. Su propósito es “proporcionar protección, aliviar el sufrimiento y resolver la difícil situación de las personas perseguidas y desarraigadas en todo el mundo”, según su misión.

Uno de los objetivos favoritos de Mortensen, según sus publicaciones, ha sido el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que protegía temporalmente de la deportación a aproximadamente 800,000 inmigrantes que llegaron ilegalmente al país. Trump ha ordenado el fin del programa, aunque los tribunales federales lo han bloqueado por el momento.

En una publicación del 10 de marzo de 2017, Mortensen argumentó que DACA otorga amnistía a “extranjeros ilegales que son criminales” y que “la mayoría de los destinatarios de DACA han cometido” múltiples delitos para conseguir trabajo”.

El número de beneficiarios de DACA, conocidos como Dreamers, que han sido condenados por crímenes es muy bajo; todos han sido examinados para obtener sus permisos de dos años para vivir en los Estados Unidos, trabajar, asistir a la universidad y servir en el ejército. La tasa de criminalidad entre los inmigrantes en general es más baja que la de la población general de EE.UU., según datos del gobierno.

El representante Joe Crowley, de Nueva York, presidente del House Democratic Caucus, dijo que los “comentarios racistas, viles y despectivos contra los inmigrantes” de Mortensen lo descalifican para el puesto.

Jennifer Quigley, una defensora de los refugiados en Human Rights First, calificó las declaraciones de Mortensen como extremistas. “En un momento en que el mundo enfrenta la peor crisis de desplazamiento desde la Segunda Guerra Mundial, es asombroso que el presidente Trump designe a un individuo con una actitud hostil hacia los inmigrantes”, dijo Quigley.

“La nominación de Mortensen es como elegir al zorro para proteger el gallinero”, agregó.

Los esfuerzos para contactar a Mortensen el viernes no tuvieron éxito. Al anunciar la nominación, la Casa Blanca elogió los 15 años de trabajo en casos de desastre de Mortensen, diciendo que “trabajó en ayudas humanitarias que salvaron vidas y aliviaron el sufrimiento de millones de personas” en Medio Oriente, África y Haití.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio