Advertisement

TUS DERECHOS: automovilistas latinos describen su ira al ser detenidos por la unidad del sheriff en busca de drogas

TUS DERECHOS: automovilistas latinos describen su ira al ser detenidos por la unidad del sheriff en busca de drogas
Marcelino García fue detenido en junio por un agente del sheriff del condado de LA en la autopista 5 y fue citado por violaciones menores. Dijo que sentía que había sido víctima de la política de perfil racial. (Myung J. Chun / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Roni Salguero Casasola había escuchado a sus amigos en Bakersfield decir que los agentes del sheriff del condado de LA estaban deteniendo a los automovilistas latinos en la autopista 5 hacia Los Ángeles. Pero incluso esas advertencias no lo prepararon para lo que sucedió después.

Mientras él y un amigo conducían hacia un concesionario de automóviles en Glendale, dijo Salguero, un oficial del sheriff los detuvo en la autopista 5 y les preguntó si llevaban drogas.

Advertisement

El oficial los esposó, los colocó en el asiento trasero de la patrulla y registró a fondo su vehículo antes de liberarlos después de no encontrar nada.

Al regresar a casa el mismo día, Salguero conducía un auto diferente que acababa de comprar cuando un policía le indicó que se detuviera en la misma autopista 5.

Advertisement

Era el mismo agente del sheriff.

Salguero es uno de varios automovilistas que creen que fueron víctimas de la discriminación racial por parte de un equipo del Departamento del Sheriff que ha detenido a miles de conductores latinos inocentes en los últimos seis años, en un tramo de 40 millas de la autopista 5.

Un análisis del Times de más de 9,000 detenciones encontró que el 69% de los conductores que fueron interceptados por el Domestic Highway Enforcement Team desde 2012 hasta el final del 2017, eran latinos y a dos tercios de ellos les registraron sus vehículos, una tasa muy superior a la de los automovilistas de otros grupos étnicos.

"Podrían haber visto a un conductor blanco en el carril derecho, un latino en el medio y otro blanco en la izquierda, y detendrían al latino", dijo Salguero, de 48 años, sobre el equipo del Sheriff. "Eso es racismo".

Advertisement

Los oficiales han negado el uso de un perfil racial e insistieron en que basan las detenciones solo en la manera que conduce una persona y otros factores imparciales.

El sheriff Jim McDonnell, quien rechazó las solicitudes de entrevistas con el Times antes y después de que el periódico publicara sus conclusiones, dijo en una entrevista de radio que su departamento colaboraría con el inspector general del condado, que comenzó a investigar el trabajo del equipo en respuesta a la historia publicada.

"No toleramos el perfil racial en nuestra organización", dijo McDonnell a KPCC. "Hablamos de lo importante que es para nosotros ser objetivos. La credibilidad es nuestra moneda y si perdiéramos eso no podríamos proteger al público".

Los agentes del Sheriff dijeron que el equipo comenzó sus operaciones en respuesta a una serie de sobredosis de drogas en el área de Santa Clarita. Ahora, compuesto por cuatro oficiales, el equipo cubre un tramo de la autopista 5 que se extiende desde la frontera con el condado de Kern hasta el sur de Santa Clarita.

Aunque los oficiales están buscando algún acto criminal, casi todos los arrestos del equipo son por delitos relacionados con las drogas.

La autopista 5, dicen, es un conducto para que los cárteles transporten drogas a la costa oeste y regresen a México con dinero en efectivo de las ventas de drogas y armas compradas en Estados Unidos.

El trabajo del equipo ha logrado la confiscación de más de una tonelada de metanfetaminas, 2 toneladas de marihuana, 600 libras de cocaína y millones de dólares en dinero de las presuntas drogas.

Pero Thomas A. Saenz, presidente y consejero general del Fondo Mexicoamericano Legal y Educacional, dijo que ese éxito tiene un alto precio si los oficiales están apuntando a los conductores latinos.

Advertisement

"La gente pierde la confianza en el Departamento del Sheriff y en la aplicación de la ley en general", dijo. "Todo eso se desencadena por la injusticia de sentirse atacado por tu origen racial".

"No soy una amenaza"

Marcelino García recuerda que se puso tenso de inmediato cuando notó que la patrulla del Sheriff lo seguía.

El maestro de preparatoria comprobó su velocidad para asegurarse de que estaba conduciendo legalmente mientras llevaba a su hijo de 11 años a su casa, en Sylmar, después de la práctica de motocross del niño cerca de Gorman.

El agente lo siguió en la autopista 5 durante aproximadamente 10 minutos antes de emparejarse junto a su camioneta Ford y hacer contacto visual, dijo García. El oficial luego lo dejó avanzar y encendió sus luces para que se detuviera.

Después de verificar la licencia y el registro de García, el agente le preguntó: ¿A dónde vas? ¿Tienes alguna droga en el vehículo o grandes cantidades de efectivo?

García dijo que respondió que no y le preguntó por qué lo detuvieron. El agente dijo que era porque su camioneta tenía ventanas obscurecidas ilegalmente y multó a García. La detención de tráfico duró unos 15 minutos.

"Lo sentí como un hostigamiento", dijo García. "El agente ve que mis papeles son validos y ve a mi hijo. Es claro que no soy una amenaza. Reconozco que su trabajo es encontrar drogas, pero los medios no justifican el resultado".

García, de 43 años, le proporcionó al Times una copia de su multa del 14 de junio, identificando a Adam Halloran como el agente que lo detuvo.

Halloran declinó hacer comentarios.

García dijo que estaba tan molesto por lo ocurrido que de inmediato se dirigió a la comisaría del Sheriff de Santa Clarita para quejarse con un supervisor. Su denuncia fue desestimada, dijo García.

"Mi hijo está sentado allí con su equipo de motocross y su casco mientras esto sucedía. Estaba aterrorizado", dijo García. "Más tarde me preguntó: ¿Por qué nos detuvo? No tenía una respuesta para él. No quiero que mi hijo tenga una visión negativa de las autoridades".

"Nada sospechoso"

Edwin Díaz recuerda claramente el día de agosto de 2013 cuando fue arrestado por un agente del Sheriff de LA.

Él y su esposa, Kenia Mancia, regresaban a Los Ángeles después de un viaje al Parque Nacional de Yosemite cuando un oficial detuvo su Honda Civic negro por exceso de velocidad. Díaz dijo que el agente preguntó de dónde venían y si tenían armas o drogas antes de pedirles que salieran del auto.

Díaz le dijo al agente que su esposa, quien había llegado de su país natal El Salvador tres meses antes, no hablaba inglés. Pero él continuó haciéndole preguntas en inglés.

Mancia dijo que le preguntó si ella tenía una gran cantidad de dinero en efectivo. Ella dijo que no entendía la pregunta, pero respondió con un "sí".

El oficial retiró todo del auto y pidió un perro detector de drogas. La búsqueda solo encontró algunos cientos de dólares que sobraban del viaje antes de que les permitiera irse.

Aunque a dos tercios de los conductores latinos que fueron detenidos les inspeccionaron sus vehículos, los autos pertenecientes a todos los demás conductores fueron registrados en menos de la mitad del tiempo, según el análisis de los datos de detención del equipo especial del Sheriff.

Los agentes encontraron drogas u otros artículos ilegales en los vehículos de los automovilistas latinos a una tasa que no fue significativamente mayor que la de los conductores blancos o negros, según el análisis del Times.

Díaz, de 35 años, dijo que el agente se mantuvo respetuoso durante el encuentro, pero que quedó desconcertado por la razón por la cual él y su esposa serían el blanco de un equipo en busca de narcotraficantes.

Advertisement

"Era un carro normal, nada de sospechoso," dijo Díaz. "Tenía todos mis documentos en regla. Sólo es un carro que trae una persona latina".

Lo detuvieron dos veces el mismo día

Salguero dijo que sigue enfadado años después del día en que fue detenido dos veces.

El trabajador de la construcción dijo que recuerda que el agente le preguntó durante la primera parada: ¿Dónde están las drogas?
Él respondió que no tenía ninguna. Varios patrulleros llegaron rápidamente y un perro detector de drogas revisó a Salguero y a su amigo.

El oficial los esposó y los llevó a la parte trasera de su patrulla mientras registraban el Honda Accord de Salguero. La detención duró unos 15 minutos, dijo.

Al regresar a casa más tarde, Salguero conducía un Toyota Camry usado que acababa de comprar cuando el mismo agente lo detuvo.
Dijo que el oficial le hizo la misma pregunta: ¿Dónde están las drogas?

"Me detuviste esta mañana", recordó respondiendo Salguero. "¿Te acuerdas? Este es el carro que fui a comprar".

Salguero le mostró el título y el registro, y el oficial le dijo que lo recordaba.

Los datos del Sheriff muestran que el equipo detuvo y registró el vehículo de Salguero mientras se dirigía hacia el sur en la autopista aproximadamente a las 10:30 am del 11 de septiembre de 2013.

Alrededor de la 1 pm, un hombre con la misma fecha de nacimiento fue detenido por el mismo agente, Ethan Marquez, en dirección norte cerca de la misma salida de Lake Hughes Road.

Márquez se negó a comentar.

De acuerdo con los datos, se realizó una búsqueda consensual del vehículo durante la primera parada y no se realizó ninguna búsqueda durante la segunda.

Salguero dijo que el oficial no solicitó el consentimiento para registrar el vehículo y que lo colocaron esposado durante la segunda parada, mientras que el oficial inspeccionó rápidamente el Camry recién comprado.

La experiencia sigue irritándolo.

"Si pareces hispano, serás detenido", dijo Salguero. "Eso realmente me molesta".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement