Advertisement

La única ventaja real que tienen los ricos para ingresar a la universidad es biológica

La única ventaja real que tienen los ricos para ingresar a la universidad es biológica
Una vista de la Torre Hoover en el campus de la Universidad de Stanford en California, el 12 de marzo. (Justin Sullivan / Getty Images). (Getty Images)

El escándalo de la admisión de hijos de ricos y famosos a la universidad es terrible; algunos líderes de la industria, empresarios y actores acusados ​​de pagar 25 millones de dólares en pagos para manipular el sistema y asegurar la entrada de sus hijos a las universidades más prestigiosas del país, ha salido a la luz. (Mi detalle favorito: usar el programa de Photoshop para colocar fotos de la cabeza de un joven sobre el cuerpo de un atleta para demostrar su aptitud para ser "reclutado" en un programa atlético de la universidad.)

Es sorprendente que las personas puedan usar su riqueza y poder para ingresar en lo que se supone que es un proceso basado en el mérito. Pero la indignación real, es el estado de un sistema que no se manipula. No hay delito que cargar, ni redadas al amanecer para arrestar a los malhechores, la desigualdad básica aquí es estrictamente legal.

Advertisement

Todos podemos identificar las ventajas obvias: música y clases de patinaje sobre hielo, clases de preparación para el examen de ingreso, viajes de vacaciones que fomentan la sofisticación, un profesor en esa escuela privada que te inspira y despierta tu interés obsesivo en las sagas nórdicas, tiempo libre para hacer un encomiable trabajo voluntario en lugar de tener que trabajar preparando hamburguesas por un salario mínimo. Estas cosas, sin duda, adornan las solicitudes universitarias en las instituciones 'contaminadas', USC, UCLA o Stanford, donde yo doy clases.

Sin embargo, las personas solventes pueden darles a sus hijos una ventaja decisiva de maneras que no podrían darse cuenta: el dinero compra una mejor química cerebral, una biología más inteligente.

Advertisement

Para empezar, la mayoría de las madres acomodadas reciben una buena atención prenatal. Entre las madres que fueron acusadas el pasado martes, pocas probablemente bebieron en exceso cuando estaban embarazadas, evitando así el síndrome del alcoholismo fetal, que produce niños con discapacidad intelectual, mala memoria, razonamiento, y problemas de atención e hiperactividad. Todo lo cual serían desvíos para las instituciones elite.

Es poco probable que las madres en cuestión hayan sido sometidas a un estrés mayor durante el embarazo. Por "estrés" no me refiero al mercado de valores que se está hundiendo, sino a algo como quedarse sin hogar o preocupadas de cómo obtendrán alimento para ese día. Los niveles de hormonas del estrés crónicamente elevados, en una mujer embarazada, se traducen en el cerebro del feto que está siendo marinado en esas mismas hormonas, lo que a su vez se traduce en una amígdala más grande de lo normal en los estudiantes de la escuela preparatoria. ¿Resultados? Problemas de atención y una tendencia a la ansiedad, ninguno de los cuales es un buen augurio para obtener altas calificaciones en los exámenes.

Una vez fuera del útero, las ventajas del cerebro de los niños ricos sólo aumentan. Tales jóvenes no tienen problemas de nutrición. Onza por onza el cerebro es la parte más exigente del cuerpo en cuanto a metabólismo, especialmente cuando se está desarrollando durante la infancia. Una mejor nutrición significa más neuronas cuando llega el momento de una exigente entrevista de admisión.

Si crece en la pobreza, en lugar de la comodidad del jardín de niños, es probable que se quede rezagado en el promedio de desarrollo de la corteza frontal -lo que crea déficits en la toma de decisiones- control de impulsos, regulación emocional, planificación a largo plazo . La función frontal deficiente en los niños, en edad preescolar, predice el bajo rendimiento académico en toda la escuela (entre otros problemas).

Advertisement

Otros factores predictivos de una trayectoria académica deficiente es la pobreza paralela: es más probable que los pobres sean testigos o experimenten abusos físicos, psicológicos o sexuales en el hogar (estas cosas obviamente ocurren entre los ricos pero a una tasa estadísticamente más baja). Lo mismo ocurre con tener un miembro de la familia que está encarcelado (bueno, hasta esta semana), o luchando con el abuso de sustancias, y por tener exceso de plomo en su agua potable, respirar contaminantes por la cercanía de una refinería de petróleo, vivir en una comunidad de escasos recursos, y por lo tanto, contar con escuelas pésimas.

Aunque los padres involucrados en las acusaciones federales pueden haber sufrido ansiedad para encontrar a sus hijos una escuela adecuada, no tenían que preocuparse por cosas esenciales como el dinero de la hipoteca. Ese nivel de seguridad es otra ventaja académica comprobada: cuando los investigadores inducen dificultades económicas en sujetos ricos, pidiéndoles que imaginen una reparación de auto costosa, por ejemplo, nada cambia en sus habilidades cognitivas. Pero haga el mismo experimento con los menos afortunados económicamente y causa una "descompensación temporal abrupta", lo que, en gran medida, significa un estilo de vida más dañina. Como si el futuro fuera sólo hipotético.

Los investigadores federales han acusado a 50 personas en la estafa del proceso para ingresar a la universidad. Algunos son los líderes del servicio de asesoramiento que orquestaron el esquema de fraude. La mayoría son padres, que supuestamente, estaban decididos a no correr riesgos cuando se trataba de que sus hijos fueran a la universidad. Es una pena que no se hayan dado cuenta de cuánta ventaja tenían.

El neurocientífico de la Universidad de Stanford, Robert M. Sapolsky, es el autor del libro "Behave: The Biology of Humans at Our Best and Worst."

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement