Anuncio
Share
Entretenimiento

Alejandro Lanes se infiltra en la carrera por el Oscar de la mano de ‘Monos’, desde hoy en salas de L.A.

Alejandro Lanes.jpg
El director Alejandro Landes en el set de “Monos”.
(Cortesía)

Aunque vive en Nueva York desde hace dos años porque se enamoró de una mujer radicada por allá, Alejandro Landes viaja frecuentemente a Colombia, su país de origen; y es allí donde filmó “Monos”, una impactante cinta que se estrena hoy en L.A. y que llega antecedida por el hecho de haberse convertido en la apuesta de dicha nación sudamericana para la nominación del Oscar correspondiente a la Mejor Película Extranjera.

“Monos” cuenta la historia de unos muchachitos que se refugian en las montañas y en la selva como parte de un grupo insurrecto armado, y que se encuentran de pronto en una situación apremiante luego de separarse de su supervisor adulto mientras tienen como rehén a una mujer estadounidense.

Pese a que este mismo supervisor es interpretado por un exintegrante de las FARC (pertenecientes a las filas de la izquierda), el filme intenta siempre alejarse de la discusión ideológica, hasta el punto de que los chicos podrían pertenecer tanto a la guerrilla como a la facción de los paramilitares. Esa simple ambigüedad ha despertado polémica en Colombia, como lo reconoce el realizador.

“Esa fue la propuesta desde el inicio, porque se me ocurrió escribir el guion luego de ver una obra en la que participaban chicos que habían militado justamente en las dos filas”, le dijo Landes a Los Angeles Times En Español durante una reciente visita a nuestra ciudad. “Son dos facciones muy diferentes en el plano ideológico, pero eso no era obvio en estos chicos. Los altos mandos pueden estar leyendo los manifiestos que siguen, pero los mandos bajos no lo ven del mismo modo”.

“Yo quería rechazar cualquier etiqueta binaria, y eso ha chocado en Colombia, lo que es raro, porque esa guerra ha tenido muchos frentes, y algunos de ellos -supuestamente semejantes- han terminado peleándose entre sí”, prosiguió el cineasta, quien dirigió anteriormente el documental “Cocalero” (sobre la campaña que llevó inicialmente al poder al presidente boliviano Evo Morales) y el drama de ficción “Porfirio” (sobre un hombre colombiano que quedó en estado parapléjico tras ser baleado por la policía). “Los polos opuestos pueden llegar a ser mucho más parecidos de lo que uno se imagina”.

Anuncio

Lo interesante es que, a pesar de quitarle el sesgo ideológico a los protagonistas, “Monos” sí posee un aire cuestionador en muchos otros aspectos, como lo demuestran momentos contundentes de la trama que no revelaremos pero que ponen en duda la moral de personajes que se encuentran fuera del contexto de estos combatientes.

“A eso apuntaba, porque al ver la película, no sabes realmente si el ejército está ahí para ayudar o todo lo contrario, o si la víctima puede pasar a ser victimario”, retomó Landes. “Son líneas delgadas que me llaman mucho la atención, porque todos tenemos esas dos cosas dentro”.

El único actor realmente profesional en lo que respecta a los muchachitos, que van desde los 12 hasta los 18 años, era Moisés Arias, quien se dio a conocer por su participación en la recordada serie televisiva “Hannah Montana”. “Fue muy interesante trabajar con ellos, porque al principio me recomendaron que usara psicólogos y terapistas y que los tratara con guante blanco, pero a ellos les encantó la responsabilidad que implicaba lo que tenían que hacer y se metieron de lleno en sus papeles”, comentó nuestro entrevistado.

“Si hay un razón para ver esta película, es el espíritu indomable que ellos plasman en la pantalla”, prosiguió. “Fuera de las dificultades del rodaje, lo que vivieron fue una experiencia demasiada enriquecedora, y algunos de ellos están empezando a hacer cosas distintas [en la actuación] con mucha seguridad”.

Finalmente, Landes reconoce sin problema alguno las influencias evidentes de dos obras literarias de gran magnitud en “Monos”: “Lord of the Flies”, la célebre novela británica sobre un grupo de preadolescentes a la deriva en una isla remota, y “Heart of Darkness”, el clásico que sirvió de base para la monumental cinta “Apocalypse Now”.

“Yo leí esos dos libros cuando tenía la edad de los protagonistas de mi película”, recordó. “Y obviamente, al tener elementos de género, te metes en el canon, por lo que al ser esta una película de guerra, tenía que haber alusiones a ‘Apocalypse Now’. Son influencias que asumo y de las que me alimento, pero que se emplearon aquí para lograr algo completamente nuevo”.


Anuncio