Anuncio
Share
Entretenimiento

Almodóvar recuerda otros momentos de dolor y de gloria

Almodovar 1.jpg
El cineasta español Pedro Almodóvar agradece a la audiencia presente en el Aero Theatre de Santa Mónica, California.
(Sergio Burstein)

Hasta donde tengo entendido, durante mucho tiempo, Pedro Almodóvar se mostró completamente desinteresado en la idea de visitar los Estados Unidos; pero todo eso parece haber cambiado, ya que el cineasta manchego ha estado visitándonos con regularidad en los últimos años, y parece estar disfrutando en especial del aprecio que le tienen sus numerosos seguidores en el Sur de California.

Este cariño mutuo volvió a manifestarse el jueves pasado, cuando el legendario realizador aprovechó la presentación de una muestra retrospectiva de su filmografía en el Aero Theatre de Santa Mónica (titulada “All About Almodóvar”) para participar en un extenso conversatorio que, de modo similar al que ofreció en el Teatro Chino de Hollywood con motivo de la edición del 2011 del AFI Fest, lo encontró hablando tanto en inglés (un idioma que no domina pero en el que hace sus mejores esfuerzos) como en español (ya que contó con la asistencia de una traductora).

Al llegar al estrado donde se llevó a cabo la charla, el español fue calurosamente recibido por los presentes en un evento cuyas localidades estuvieron completamente vendidas, y al término del conversatorio, se quedó parado durante más tiempo de lo esperado para saborear los aplausos y los gritos de reconocimiento (tanto en español como en inglés) que se le brindaban.

La actividad estuvo relacionada al lanzamiento en formatos caseros de “Dolor y gloria”, su más reciente película, que podría tener una presencia importante en la próxima ceremonia del Óscar; pero si bien los organizadores del asunto entero sacaron a relucir dos carteles alusivos a dicha cinta y sortearon tres copias del Blu-ray entre el público, la conversación que se produjo más adelante se centró en “Mujeres al bordo de un ataque de nervios”, la recordada comedia de 1988, que abrió la muestra durante una noche coronada con la proyección del drama “Todo sobre mi madre” (1999).

Influencias y estilos

Anuncio

Se trató de una charla especialmente instructiva para cualquier admirador de la carrera de Almodóvar y para quienes se interesan en sus mecanismos de trabajo, porque él mismo, que es ciertamente locuaz, habló en profundidad de la manera en que escribió y filmó “Mujeres”, empezando por las influencias que tuvo de la obra teatral de Jean Cocteau “La voz humana”, en vista de que la protagonista de la película (interpretada por Carmen Maura) trabaja como actriz en un estudio de ‘voice-over’, donde se enamora de un hombre mayor que ha decidido cortar la relación que en algún momento tuvieron.

“Me interesaba explorar el modo en que el personaje se enfrenta a esta ruptura, porque cuando pasa algo así, tanto los hombres como las mujeres nos volvemos locos, pero las mujeres lo hacen de manera más espectacular”, comentó el director, desatando la risa de los espectadores. “Se obsesionan en saber quién es la otra, en tomar realmente cartas en el asunto, y esa es una excusa perfecta para desarrollar una historia cinematográfica; después, al agregar otros elementos, me di cuenta de que el tema se prestaba perfectamente para una comedia”.

En lo que respecta al guion, Almodóvar recordó que este es el que ha escrito de manera más rápida en toda su carrera. “Una vez que me senté a hacerlo, tenía la historia completa dentro de mí; lo terminé en tres meses, mientras que algunos de los otros me han tomado varios años”, precisó. “Cuando me di cuenta de que iba a ser una comedia, asumí las influencias de las comedias de enredos estadounidenses de los ’30 y ’40, que se desarrollaban normalmente en pocas locaciones o en una sola, como si se tratara de obras teatrales”.

También habló sobre el peculiar estilo visual de la cinta, que tiene bases realistas pero incorpora permanentemente detalles extravagantes. “En este tipo de comedias, el artificio es parte del alma”, precisó. “Necesito que el espectador reconozca las situaciones, pero no que sepa si el lugar que se presenta es real o no. En realidad, siento que, estrictamente hablando, ‘Mujeres’ es la única comedia que he hecho, y ya se sabe que en mis películas recientes no he empleado tanto el humor”

Caso cerrado

Anuncio

Luego de su estreno inicial en España, el filme se convirtió en un verdadero éxito comercial alrededor del mundo y fue incluso nominado a un Oscar, lo que resultó realmente sorpresivo en vista de que incluía elementos sexuales y referencias al mundo de las drogas.

“Otro aspecto interesante es que, además de incluir esos temas, filmé conscientemente de manera distinta a las comedias habituales, que se hacen con planos abiertos para mostrar las reacciones de todos los personajes cuando algo sucede”, detalló. “Yo, en cambio, empleé a veces esa clase de tomas muy cerradas que tienen una intención muy dramática y que están prohibidas en la comedia clásica”.

Almodóvar admite que aprendió a hacer cine sobre la marcha, porque no estudió de manera académica la disciplina. “Mi única escuela fue comprar una cámara de Super 8 y empezar a hacer películas en los ’70, siempre con mis propios guiones”, recordó. “Me gustaban mucho los trabajos experimentales de Andy Warhol y la obra de John Waters, pero cuando hice ‘Mujeres’, quedé fascinado con las posibilidades que me daba el uso el escenografías”.

En ese sentido, a pesar de que la impecable copia restaurada que vimos en el Aero provino de El Deseo-la compañía que preside al lado de su hermano menor Agustín-, el cineasta descartó ante los reclamos de los fans presentes que vaya a haber un relanzamiento semejante de su primer largometraje “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón” (1980), el mismo que no ha sido nunca lanzado en DVD en Estados Unidos y que él mismo considera irremediablemente imperfecto tanto en términos artísticos como en lo que respecta al formato en que fue filmado.


Anuncio