Chiquis se despega del apellido Rivera mientras pide que la reconozcan por sus esfuerzos

Chiquis ahora ha decidido volar sola en su carrera musical y sin la sombra de su fallecida madre, la recordada Jenni Rivera.
(Francis Bertrand/The Nieman Group)
Share

La joven cantante del regional mexicano lanza su nuevo sencillo musical ‘Mi problema’

MIAMI.- Para nadie es un secreto que 2020 y 2021 han sido años de extremos para Janney Marín y para Chiquis. Mientras que la mujer, a la que identifica con su nombre de pila, pasó por una dolorosa y pública separación, la artista vivió grandes momentos, que incluyeron el ganarse su primer Latin Grammy. Como si eso fuera poco, su familia nuclear, la que forma con sus hermanos, tuvo también sus sacudidas y la extendida aun más. Tanto que los negocios de su madre, la fallecida estrella mexico-americana Jenni Rivera, han pasado por una auditoría y están cambiando de liderazgo. En medio han abundado las opiniones de muchos de los Rivera. A propósito y por accidente, pero abuelos, tíos, primos y hermanos han aportado sus dimes y diretes. Muchos, pero Chiquis se ha mantenido al margen.

“Yo quiero que me reconozcan por mis esfuerzos, por mi trabajo”, afirmó la artista en una entrevista con Los Angeles Times en Español, en la que presentó “Mi problema”, su nuevo sencillo y el primero de su próximo disco. En esa nueva producción, que saldrá el año que viene, hay pedazos de su vida y de las tres personalidades que asegura que viven dentro de ella: Janney, Chiquis y Valentina. Y nótese que ninguna tiene el apellido Rivera.

“La presión viene de querer superar lo que me dio ese Latin Grammy, pero no de las comparaciones”.

— Chiquis/Cantante

“Ese es el apellido de mi mamá y de su familia, pero no es el mío”, explicó. “No me molesta que me llamen Chiquis Rivera, pero ese no es mi nombre y no lo necesito como mucha gente ha dicho para destacarme”, agregó.

Anuncio

Como prueba menciona su Latin Grammy. Ganó el año pasado por su disco “Playlist”, en la categoría de Mejor Álbum de Banda. Todavía se le iluminan los ojos cuando piensa en ese día que no pudo disfrutar con sus colegas por la pandemia. Sus amigos y colaboradores la acompañaron en casa. “Yo de verdad me sentía ganadora por la nominación. Por eso hasta mandé a poner una especie de alfombra roja”, contó. Sin embargo, el triunfo le dejó un gusto tan “sabroso” en la boca que quiere volverlo a ganar y no solo en esa categoría.

“Yo siempre quiero más”, afirmó.

Bajo la sombra de Jenni
El primer sencillo de Chiquis fue “Paloma blanca”, una clara referencia a su madre, quien en el concierto que dio en Monterrey justo antes de subirse a la avioneta donde pasó sus últimos minutos con vida le cantó “Paloma negra”, un tema sobre una traición. En aquel entonces madre e hija estaban distanciadas.

Hasta ahora, uno de los momentos más llamativos de la Premiere del Latin Grammy, que se lleva a cabo en estos momentos de manera virtual, se dio tras el triunfo de Chiquis Rivera en la categoría de Mejor Álbum de Música Banda por su trabajo “Playlist”.

Lo sacó en enero de 2014, poco después de cumplirse el segundo aniversario del fallecimiento de Jenni Rivera. El primer disco de Chiquis, donde también había su propia versión de “Paloma negra” salió en junio de 2015. Las comparaciones fueron inevitables en ese y siguieron en los otros dos álbumes que siguieron, pero cada vez menos.

“Yo he estudiado mucho, he entrenado mi voz, he trabajado mucho para mejorar. He escuchado críticas. Sigo haciéndolo. Pero ahora me siento más libre de entregarle al público quién soy como artista”, manifestó. “La presión viene de querer superar lo que me dio ese Latin Grammy, pero no de las comparaciones”.

Aunque no mencionó a nadie cuando habló de críticas y comparaciones basta con dar una mirada a las redes sociales para notar que hay fans de Jenni Rivera que están muy pendientes de lo que ella hace. Asegura que “sigue siendo un honor que me pongan al lado de la gran Diva de la Banda”. No le molesta. A estas alturas siente que ha emitido suficiente luz para eliminar cualquier sombra que le hicieran los que se empeñen en minimizar su carrera. Cuando se siente insegura, “de esos momentos tenemos todos”, se acuerda que se ganó un Latin Grammy y se le pasa.

Anuncio

Chiquis prefiere hacer caso omiso a las criticas que le hacen en las redes sociales
Chiquis prefiere hacer caso omiso a las criticas que le hacen en las redes sociales y se enfoca en el lanzamiento de sus nuevas propuestas.
(Francis Bertrand/The Nieman Group )

Una buena etapa
“Estoy muy satisfecha con mi vida en este momento. Me siento muy orgullosa de mi nuevo disco. Tanto que lo oigo completo a menudo y me encanta. No me he aburrido de escucharlo”, reveló con entusiasmo. Eso, aunque faltan meses para que el público tenga acceso a todas las canciones.

Lo que sí adelantó es que es una especie de radiografía “de cómo estaba emocionalmente el año pasado, que fue un año muy duro. Tiene canciones nostálgicas, en la que se refleja Janney la mujer, tiene otras muy de banda que es la esencia de Chiquis y tiene otras muy peleonas en la que sale Valentina”. Ese último nombre es un alter ego que se creó la artista para decir lo que no se atreve en ninguna de sus otras dos facetas. “Valentina es de armas tomar. Es la que defiende a Janney y empuja a Chiquis”, explica entre risas.

“Mi problema”, el sencillo que sacó el pasado viernes y que ya lleva casi medio millón de visitas en YouTube, representa el espacio en el que se encuentran las tres, pues mientras que la versión original lanzada por Marisela en 1985 era una balada muy dolida, esta tiene la fuerza de Chiquis al tener arreglos e instrumentos de banda, los sentimientos de Janney y el empoderamiento de Valentina. Y es que aunque no todas las mujeres le ponen nombres, todas tenemos algo de las tres que viven dentro de esta artista.

Janney Rivera, mejor conocida como “Chiquis” anunció que se retirará temporalmente de las redes sociales, pues necesita un descanso.

Aunque prefiere no tocar los temas del corazón a menos que “esté hablando con mis fans” en las redes, se nota que está tranquila. Su relación con el fotógrafo y empresario Emilio Sánchez no parece ser de extremos, al menos no de índole público.

En su futuro parece haber música urbana. “Me encanta y estoy con un proyecto increíble con tres mujeres, al menos una de ellas es de ese género”. También un rol como conductora, que revelará en octubre. Un champú y otros productos en su línea de cosméticos. Pero lo que más desea es volver a ganar un Latin Grammy. No lo dice, pero con cada éxito pequeño y grande se aleja de aquella época en la que era únicamente “la hija de Jenni Rivera”.