Anuncio
Share

Twitter no bloqueó la cuenta de Nicki Minaj en medio de una reacción violenta a sus tuits sobre vacunas

Pictures of an older man speaking at a microphone and a woman in a floral outfit and bejeweled shades.
El Dr. Anthony Fauci ha desacreditado las afirmaciones de la rapera Nicki Minaj que vinculan a las vacunas contra COVID-19 con efectos secundarios anecdóticos.
(J. Scott Applewhite / Pool / Getty Images, left; Gilbert Carrasquillo / Getty Images)

Diga lo que quiera sobre Nicki Minaj, pero la rapera sabe avivar las llamas de la controversia.

Simplemente llámela Barbie Miss Information (en español, “desinformación”) cuando se trata de vacunas contra el COVID-19.

Los tuits virales sobre los antígenos de Minaj esta semana, principalmente su referencia digna de vergüenza de una experiencia anecdótica del amigo de un primo con testículos inflamados, la convirtieron en el tema de los programas de noticias por cable y los memes de Twitter, así como el remate de muchas bromas nocturnas.

Incluso la televisión de Trinidad lo cubrió, y una presentadora de noticias ridiculizó la historia sobre la “llanta ponchada” del amigo de su primo.

Anuncio

Los tuits también le ganaron muchas críticas, llamando la atención del primer ministro británico, Boris Johnson, y del Dr. Anthony Fauci, el principal experto en coronavirus de Estados Unidos que desmintió rápidamente la idea de que la vacuna afectara el sistema reproductivo.

Minaj afirmó que la reacción violenta que se estaba gestando también llevó a Twitter a bloquear su cuenta el miércoles por la tarde, por lo que continuó sus pensamientos en sus historias de Instagram, escribiendo que ya no podía tuitear y que estaba en la “cárcel de Twitter” porque “no les gustó lo que yo digo”.

La plataforma de redes sociales, sin embargo, lo niega.

“Twitter no tomó ninguna medida coercitiva en la cuenta a la que se hace referencia”, indicó un portavoz de la compañía en un correo electrónico al Times, el miércoles.

Cabe señalar que Minaj comentó que probablemente se vacunaría para ir de gira, y recomendó los antígenos a cualquiera que necesitara inocularse para mantener su trabajo.

De hecho, su vacilación aparentemente tuvo poco que ver con los supuestos efectos secundarios del amigo de su primo de Trinidad, sino más bien con su propia experiencia con el COVID-19. Explicó que contrajo la enfermedad, misma que la obligó a mantenerse alejada de su hijo pequeño, y no quiere repetir esa experiencia brutal.

A pesar de su presunta inmunidad natural, argumentó que quería hacer su investigación antes de inocularse.

Desafortunadamente, eso no ha sido el elemento que trascendió su hilo viral de Twitter; en cambio, fue su postura de ciudadana-investigadora y su extraña anécdota del amigo de un primo.

El tuit del lunes a sus más de 22 millones de seguidores ha llevado a los expertos médicos a opinar sobre la teoría de la conspiración que involucra a las vacunas, para desacreditar la desinformación de personas con un gran número de seguidores en las redes sociales.

Un representante de Minaj no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios del Times.

Respondiendo el martes a una pregunta de Jake Tapper de CNN sobre si existía un vínculo entre las tres vacunas aprobadas en Estados Unidos, Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson, y problemas reproductivos en hombres o mujeres, Fauci mencionó: “La respuesta a eso, Jake, es un rotundo no”.

“No hay evidencia de que suceda, ni existe ninguna razón mecánica para imaginar que sucedería”, agregó el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“No la culpo por nada”, continuó Fauci después de lamentar los datos erróneos sobre el COVID-19 en las redes sociales, “pero debería pensar dos veces antes de propagar información que realmente no tiene bases”.

El Dr. Sanjay Gupta de CNN señaló que muchas personas tienen “problemas concomitantes”, problemas de salud que pueden surgir casi al mismo tiempo que una inoculación, pero que no tienen nada que ver con la vacunación. “Los antígenos causando inflamación de los testículos, eso no es real”, señaló.

“Nicki Minaj comenta que quiere hacer su investigación; ya hay muchas investigaciones. La revista de la Asociación Médica Estadounidense examinó específicamente los problemas de fertilidad y no encontró problemas”, señaló Gupta, quien indicó que la impotencia y la infertilidad han sido temores infundados desde que se comenzaron a aplicar las vacunas. “Aprecio que ella quiera hacer la investigación. Le deseo lo mejor al amigo de su primo, pero eso no está relacionado con el antígeno [contra el COVID-19]”.

De vuelta en Twitter, Minaj siguió comentando. Ella proporcionó una actualización irónica el martes sobre el primo que inesperadamente se encontró en el centro de atención.

“Mi #primo, quien tiene #ElAmigo, me acaba de enviar un mensaje de texto diciéndome que lo llame. *Se muerde las uñas*”, escribió. “¡Ugh! ¡Idiotas! ¡Si ve esto en las noticias es su culpa! Se supone que es un secreto... Si alguno de ellos pregunta, no lo escucharon de mí. ¿Está bien? *mira @ mensaje de texto”.

La estrella del rap nominada al Grammy también atacó a Joy Reid, de MSNBC, con un insulto racial por regañarla por su escepticismo sobre las vacunas. Reid estaba decepcionada de que Minaj estuviera usando su plataforma “para alentar a nuestra comunidad a no protegerse y salvar sus vidas”.

“Dios mío, hermana, puedes hacerlo mejor que eso. Tienes esa plataforma, es una bendición que la hayas obtenido”, comentó Reid en su programa, ‘The ReidOut’. “La gente te escucha, y más de lo que me escuchan a mí”.

La rapera respondió con el insulto y llamó a Reid una mentirosa homofóbica, sacando el tema del escándalo sobre blogs de Reid en 2018. “Supongo que también puedo unirme a los juegos, ¿verdad? Las personas pueden ir a la televisión y mentir sobre mí, yo también puedo informar sobre ellos, ¿cierto?”, tuiteó Minaj. “No tienen por qué ser verdades. Pueden ser verdades a medias”.

Luego, los presentadores del influyente programa de radio matutino ‘The Breakfast Club’ llamaron a Reid y le recordaron que Minaj finalmente indicó que se vacunaría. (Pero recuerde, esa no ha sido la conclusión de todo esto).

Minaj también encontró aliados poco probables entre los conservadores: Tucker Carlson de Fox News salió en su defensa, al igual que la experta Candace Owens.

Pero cuando los seguidores de la rapera se dirigieron a ella por agradecer su apoyo al retuitear el segmento de Carlson, Minaj no estaba de acuerdo.

Mientras tanto, al otro lado del charco, el polarizado periodista británico, Piers Morgan, dio la bienvenida a la narrativa de las últimas noticias de Minaj, tal como fue abordada por el director médico de Inglaterra, Chris Whitty.

“El profesor Whitty peleando con la espantosa @NICKIMINAJ (una de las señoras más groseras que he conocido) no es la noticia de última hora que esperaba hoy, pero es muy bienvenida. Está vendiendo mentiras que costarán vidas”, tuiteó Morgan.

“Señor, nunca lo conocí. Lo sé... todos nos parecemos”, tuiteó Minaj en respuesta. “‘Señora más grosera’. Me gusta. Tiene un tono especial. Gracias Pierce. Amo el acento. Me encantaría ir a charlar. Bollos. Té. Nariz de payaso y grandes zapatos rojos para ti. Me avisas, nene”, escribió. Luego se dirigió a él y corrigió su propia información errónea sobre su historia con un tuit lleno de improperios. (Desde entonces, Minaj ha actualizado su biografía de Twitter para llamarse a sí misma “La señora más grosera”).

Pero Morgan la detuvo, tuiteando que efectivamente se habían conocido, en “America’s Got Talent”, y que todos los nombres británicos deben sonar igual porque ella se equivocó al escribir el nombre de él.

No es de extrañar que las declaraciones de Minaj fueran un forraje sensacional para el circuito nocturno. Stephen Colbert parodió su éxito “Super Bass” con “Super Balls”, de “The Late Show”, y Jimmy Kimmel indicó que quería entrevistar a su primo en “Jimmy Kimmel Live”.

La rapera retuiteó las partes del programa nocturno y señaló que ama a Colbert, pero explicó que “nunca citó” la anécdota de los testículos hinchados como una razón por la que no se inoculó.

“La mentira es tan divertida/entretenida. Le diría algo malo a esta dama, pero me gusta mucho Stephen Colbert”, mencionó sobre la parodia, que comenzó con Brianna Keilar de CNN preguntándole a Gupta sobre la controversia.

En cuanto a la solicitud de entrevista de Kimmel, tuiteó que su primo estaba “dispuesto a hablar por el precio correcto”.

El miércoles por la tarde, o lo que Minaj llamó “#BallGate día 3”, la rapera afirmó que había sido invitada a la Casa Blanca para discutir su postura.

“Creo que es un paso en la dirección correcta. Sí, iré. Estaré vestida de rosa como ‘Legally Blonde’ para que sepan que hablo en serio. Haré preguntas en nombre de las personas de las que se han burlado simplemente por ser humanos”, tuiteó, y agregó: “Lo estoy haciendo, cariño. Si tienen preguntas que les gustaría que les hiciera, déjenlas en los comentarios. Lo verán en tiempo real con total transparencia”.

No estaba claro si bromeaba sobre la invitación a la Casa Blanca, pero aparentemente mantuvo correspondencia con la administración de Biden.

“Como lo hemos hecho con otros, ofrecimos una llamada a Nicki Minaj con uno de nuestros médicos para responder las preguntas que tiene sobre la seguridad y eficacia de la vacuna”, señaló un funcionario de la Casa Blanca en un correo electrónico al Times el miércoles.

El redactor del Times, Chris Megerian, contribuyó al artículo.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio