Un fuerte abrazo selló el cierre de la gira ‘Perrísimas’ de Paulina Rubio y Alejandra Guzmán en Los Ángeles

Alejandra Guzman, left, and Paulina Rubio
Alejandra Guzmán y Paulina Rubio cerraron con broche dorado y plateado su “Perrisimas Tour 2022", en el Microsoft Theater de Los Ángeles, su segunda casa.
(Raul Roa/Los Angeles Times En Español)
Share

‘La Guzmán’ y ‘La Chica Dorada’ culminaron su tour de 22 fechas con un concierto en su segunda casa y rodeado de sus fans en común y hasta la presencia de Ana Bárbara como un fan más entre el público

Asistir al último concierto de una gira de 22 fechas tiene sus ventajas y sus desventajas. Una de las desventajas es que puedes pensar que ya todo el mundo sabe qué es lo que trae el show y de eso se han encargado las redes sociales. Otra de ellas es que puedes pensar que verás un show en el que las protagonistas ya se muestran cansadas de haber recorrido decenas de ciudades ofreciendo un mismo espectáculo cada noche.

Pero la gran ventaja de ser testigo de un último concierto es que podrías disfrutar de un espectáculo en el que las protagonistas ofrecen un cierre magistral con una presentación repleta de la mejor actitud y entrega. Y eso fue precisamente es lo que ofrecieron Paulina Rubio y Alejandra Guzmán en el cierre de “Perrísimas”, la gira que sirvió para dejar atrás las rivalidades y para convivir como “hermanas” una experiencia como ninguna, mientras ambas enfrentaban situaciones familiares que fueron padeciendo en medio de este tour musical que recorrió las más importantes plazas de los Estados Unidos.

En este concepto de compartir escena, tanto Paulina como Alejandra tuvieron su espacio propio para llevar a sus fans a un viaje musical sin necesidad de pasaportes ni cruces de líneas fronterizas, donde cada una hizo de las suyas en su momento, pero también tuvieron la oportunidad de compartir duetos que, de seguro, quedarán en la memoria de los fans de ambas y eso se evidenció desde este lado del escenario.

Un fraternal abrazo al final del show dejó en claro que la misión se había cumplido y eso dio a entender que el público es el que salió ganando. Fue un show perrísimo el de las “Perrísimas” y de eso no cabe la menor duda.

Anuncio

Paulina Rubio, left, and Alejandra Guzman
Paulina Rubio y Alejandra Guzmán ofrecieron un cierre de gira por todo lo alto con un Microsoft Theater a reventar.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

Este domingo se completaron las 22 fechas del recorrido y el lugar de encuentro fue el Microsoft Theater de Los Ángeles, donde hasta vimos entre el público a la cantante Ana Bárbara bailando cada una de las interpretaciones de sus colegas.

La intérprete de “Bandido” bailó como una fan más entre las primeras filas y en un momento le dijo a Los Ángeles Times en Español que lamentaba el no haber podido asistir al show de Roberto Carlos o el de Emmanuel que ofrecieron la noche anterior en la ciudad de Inglewood. “Ya no me alcanza la vida para poder asistir a todos los lugares que quisiera ir”, dijo la cantante regiomontana, amante de los espectáculos en vivo que se ofrecen en la ciudad.

Pero lo importante es que este domingo sí pudo ir para apoyar a Paulina y Alejandra en medio de una velada cargada de pop y rock como solo la “Chica Dorada” y “La Guzmán” lo pudieron ofrecer.

Alejandra Guzman, left, performs with Paulina
Alejandra Guzmán llevaba escrito en la cabeza la palabra “Fin” en señal al cierre de la gira junto a Paulina Rubio por ciudades de los Estados Unidos.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

La noche arrancó a dueto en medio de un ambiente de algarabía con ambas divas trepadas en el escenario para recibir a sus fans al ritmo de “Ni tú ni nadie”, en el que Alejandra lucía un gorro muy ceñido a la cabeza que le daba una apariencia de calvicie con la inscripción de la palabra “Fin” en referencia al cierre de la gira.

Anuncio

La energía estaba a mil y el público las recibió de pie y desde ese momento ya nadie se sentó, pues la butacas más bien estorbaban en el Microsoft, porque, al parecer, todos habían llegado dispuestos a bailar y sentarse no era una opción.

“Los Angeleesss”, gritó Paulina al quedarse sola en el escenario junto a su banda para inaugurar su presentación en solitario con “Te quise tanto”.

Solamente cinco músicos la acompañaban en su reencuentro con los fans de este lado de país y que habitan en una de las ciudades que la Pau considera como su segunda casa. “Porque aquí está mucha de mi gente mexicana y eso me hace sentir más cerca de casa”, dijo en una oportunidad Paulina a Los Angeles Times en Español.

¿Estamos listos? Preguntó la chica de la cabellera dorada antes de continuar con “Nada fue un error”.

Paulina Rubio performs
Paulina Rubio lució en excelente condición fisica para sus fans y sus interpretaciones estuvieron a la altura.
(Raul Roa/Los Angeles Times En Espanol)

Vestida de dorado y fucsia con incrustaciones de lentejuelas y botas de lentejuelas negras arriba de las rodillas y parada frente a un pedestal y un micrófono adornado de bling bling, Paulina se dejó acompañar de dos bailarines para darle voz a “Lo haré por tí”.

“Que lujo, que honor, que privilegio tenerlos en mi vida”, dijo antes de continuar con “Yo No Soy esa mujer”, uno de sus grandes clásicos de siempre.

Luego fue cayendo un medley de “Baila Casanova”, “Don’t Say Good Bye” y hasta canto en inglés al son de “Boys will be boys”.

“Vamos a ponernos un poco romanticos”, dijo y hasta pidió “un poco menos de luz” en el recinto.

Paulina Rubio performs before
Paulina Rubio mostró que sigue teniendo la fuerza que mostró desde sus inicios en este final del Perrísimas Tour.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)
Anuncio

“Ésta canción es exactamente cómo me sentía antes de que terminara todo esto de la pandemia”, señaló antes de interpretar “Tal vez, quizás”. “Esto fue para todos Los Ángeles con todo mi amor”, dijo al concluir su interpretación.

Luego elevó la temperatura con “Ni una sola palabra”. “Los quierooo”, le gritó al público que la ovacionaba en cada tema que iba cayendo como “Causa y efecto” y algunos retro hits.

Y llegó La Guzmán

Sin pausa alguna, el sonido de las cuerdas de una guitarra eléctrica le dio entrada a la otra diva de la noche, Alejandra Guzmán, quien abrió fuego con “Míralo, Mírala” y vestida con sombrero de copa y chaqueta de piel negra, traje de falda negra de brillantes con hombreras y faja de piel. Botas de plataforma hasta las rodillas con lengüetas, así hizo aparición la hija de Enrique Guzmán y la primera actriz Sylvia Pinal.

Luego dejó entrever su cabellera corta hasta los hombros y bailó para sus fans con sus acostumbrados pasos de ballet que tanto le gusta mostrar en los escenarios. “Este es el sonido más hermoso en mi vía y quiero decirles que no puedo vivir sin ti. Felicidades porque estamos sanos, porque estamos bien, porque estamos vivos. Pero sigo siendo una Mala Hierba”, dijo antes de continuar con sus interpretaciones la llamada “Reina del Rock en español”.

Alejandra Guzman performs
Alejandra Guzmán entonó con fuerza sus grandes éxitos y aprovechó para desahogarse en varias de sus intervenciones verbales con sus fans.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

La verdad, Alejandra luce muy bien físicamente y sus movimientos son muy flexibles, se nota que las constantes visitas al gimnasio han dado sus resultados y eso salta a la vista.“Energía, luz y fortaleza que es lo que nos hace falta, gracias por este día de suerte. Prendan su celular para iluminar este lugar”, le dijo a sus seguidores quienes siguieron al pie de la letra su solicitud.

“Así le dio voz a su éxito “Un día de Suerte” y lo hizo sentada en las escalinatas del escenario.

Mezcló con “Ten cuidado con el corazón” mientras regresaba con sus movimientos de bailarina de ballet.

“A esta hora me salen las alitas de diablillo. En la noche me sale el chamuco”, comentó con picardía antes de tocar un tambor y darle voz a “Diablo en mi”.

Luego de su clase magistral de tambor, Alejandra dijo que “no todo en mi repertorio es viejo, esta es una canción nueva y gracias por permitirme estrenarla aquí. Es un ‘rocanrrolito’”, señaló como preámbulo a la interpretación de cuyo tema no compartió el nombre, pero aun así hizo vibrar a sus seguidores con su pegajoso estreno.

Anuncio

Alejandra Guzman performs
Alejandra Guzmán habló de cómo nos cambió la pandemia y lo bendecidos que somos al “estar sanos y vivos”.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

Luego se quitó la parte posterior de su vestido dejando ver las cicatrices de sus operaciones en los glúteos sin importar el qué dirán. Qué más da… así es La Guzmán, frentera y sin filtros.

“Lo más bonito que aprendí en la pandemia es quererme, pero no puedo vivir sin ustedes”, dijo y agradeció a su equipo que la apoyó en esta gira “Gracias por aguantarme”, agregó con visible sinceridad.

Luego le dio la bienvendida a su éxito “Loca” y con eso puso a vibrar a las féminas en el recinto que al parecer se identificaban con su estrella, al menos en este tema.

Nunca supe por qué llevaba en la mano derecha una pelota azul de goma. Parecía como un amuleto al cual se aferraba para evitar los nervios o la ansiedad.

A fan waves a Mexican
Banderas mexicanas ondeaban entre el público misntras La Guzmán y La Pau deleitaban con sus hits desde el escenario del Microsoft.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

“Cómo se nota que tenían ganas de salir no. Ya nos levantaron el castigo”, dijo Alejandra al oír los gritos de sus fans.

“A veces uno ama al que no debe”, señaló antes de entonar su clásico “ Volverte amar”. “Los amo de todo corazón”, dijo a los que la acompañaron en los coros.

“Creo que llegan las canciones en su momento justo. Esta canción tiene 20 años y quiero cantarla con ustedes”, dijo al entonar “Sexo, pudor y lágrimas”, un tema de Aleks Syntek que hioz para la película Mexicana del mismo nombre, el cual interpretó elevada en una tarima frente a un fondo azul de columnas blancas.

Luego apareció un video en que aparecían las madres de ambas: Sylvia Pinal y Susana Dosamantes, quienes las han acompañado espiritualmente en este recorrido y a las que deben mucho de su éxito. Ambas se encuentran en delicado estado de salud y el público lo sabe, por eso las ovaciones no se hicieron esperar al verlas en ese emotivo homenaje visual.

Anuncio

De regreso con la Pau

De esta manera se marcó el regreso al escenario de Paulina para arrancar gritos con “Es por amor” al lado de su colega. Paulina regresó luciendo una capa dorada, mientras Alejandra la acompañaba con una caperuza de color negro y gafas de brillantes. Al culminar su dueto, chocaron los puños en señal de buena onda.

Acto seguido, uno de los coristas sorprendió con su interpretación de “Nena”, el éxito de Miguel Bosé que grabó en una oportunidad para su album de duetos y en el que participó Paulina. La sorpresa es que la cantante reapareció cantando entre el público. Fue un momento excitante para los que la tuvieron de cerca en la parte posterior del recinto.

Paulina Rubio regresó al escenario con su segundo set de canciones entre aplausos y ovaciones de sus fans.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

La noche continuó con “Dame otro tequila”, luciendo un sombrero tejano y chaqueta con brillantes plateados. Para ello, la ex Timbiriche llevaba un botella de tequila “Get Hot”. “¿Quién quiere tequilita?”, preguntó con la botella en alto. “Esto es para la gente que no tiene filtro como yo y hoy es un día spectacular. Primero arriba México y arriba los latinos de Estados Unidos”, exclamó y luego repitió “¿Quién quiere tequila”.

Y mientras compartía “shots” con el público del frente dijo “Angelina soy porque me gusta estar en California”. Y de la nada gritó “Mamá te amooo. Y los amo más ustedes porque la queremos”, dijo la hija de la reconocido actriz Susana Dosamantes, quien hace poco fue dignosticada con cancer de pancreas, padecimiento que lo mantiene en control.

Pero lugo de esas muestras de amor y apoyo a su madre, Paulina quiso dedicar “esta canción a unos Tigres”. Se trataba del éxito “Golpes en el corazón”, el clásico tema que la “Chica Dorada” grabó ccomo invitada de “Los jefes de jefes” para su producción MTV unplugged que fue grabada en vivo en el Hollywood Paladium en Los Ángeles en febrero de 2011.

Alejandra Guzman
Alejandra Guzmán no tuvo problemas para mostrar sus imperfecciones en el escenario. Ella es La Guzmán y así la quiere su público.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

“Soy muy afortunada, muy afortunada, gracias”, dijo al finalizar su set para darle la bienvenida nuevamente a La Guzmán, quien apareció interpretando su éxito “Eternamente bella”. Lo hizo vestida con sombrero rojo y traje de Cowgirl y una chamarra que la compró cuando comenzó su carrera. Misma, que al quitarsela tuvo un poco de dificultad. Los años no pasan en vano mi querida Ale.

La velada continuó con “Un grito en la noche”, el cual acompañó con pandereta en mano. Al finalizer regaló su gargantilla de cadenas a la gente de la primera fila. Al final de cuentas se trataba del final de la gira y ya no la necesitaría, pero sí serviría para hacer inolvidable el detalle para aquella fan que recibió el obsequio de su estrella.

“Para los que no creían que esto iba pasar… pasó”, dijo La Guzmán en referencia a esta gira entre dos artistas queridas por el público y que en el pasado tuvieron rivalidades por un hombre, quien al final no se quedó con ninguna de las dos y hoy es el marido de la actriz y presentadora Andrea Legarreta.

Anuncio

El momundo cumbre llegó cuando “Hacer el amor con otro”, su “canción más importante” en su carrera dijo la misma Alejandra antes de cantarla junto a las miles de almas que la acompañaban en el Microsoft.

“Yo escogí el rock porque te acuestas tarde, te levantas tarde, a veces no duermes y sigo viva. Sigamos la fiesta”, dijo antes de cantar a viva voz y cargada de sentimiento su clásico “Ángeles Caídos”, el cual mezcló con “Llama por favor” en lo más alto de la tarima.

Alejandra Guzman performs
Alejandra Guzmán dijo que el concierto de cierre en el Microsoft fue el mejor de la gira, deb haber sido por la nostalgia que sintió al ser el último en el recorrido por Estados Unidos.
(Raúl Roa/Los Angeles Times En Español)

“Creo que es el mejor de todos. Vamos a hacer un desmadre. Vamos a rockerar”, dijo en referencia a esta velada de cierre en Los Angeles y de inmediato entonó el clásico que popularize su padre Enrique Guzmán, “La plaga”.

El cierre de su presentación en solitario se marcó con el tema “Reina de corazones”, pero la cereza del pastel fue la interpretación de “Ese hombre es mío” y “Hey Güera” casi a dueto y frente a frente.

La despedida se selló, como mencionamos, con un fuerte abrazo, siendo éste el último que se darían en un escenario del Perrísimas Tour.