CRÍTICAS. Un Lightyear destacable, un encuentro hilarante entre Banderas y Cruz y más estrenos de cine

Buzz Lightyear (voz de Chris Evans) en una escena de la cinta animada "Lightyear".
(Pixar)
Share

La llegada inminente del verano empieza a calentar las cosas en la cartelera presencial y en la virtual, mediante una combinación de propuestas de tinte familiar e historias de tendencia adulta que provienen de distintos países y que analizamos en las líneas que vienen.

LIGHTYEAR

Director: Angus MacLane

Voces: Chris Evan, Keke Palmer, Peter Sohn

Género: Animación / Ciencia ficción

Es probable que nadie esperara que “Lightyear”, disponible ya en salas de Estados Unidos, fuera una obra maestra, o siquiera una de esas producciones de Pixar -su compañía productora- que dejan huella y merecen ser visitadas una y otra vez. Pero es un trabajo convincente, de grandes cualidades técnicas y, sobre todo, una aventura espacial de alto vuelo que se disfrutará especialmente ante una pantalla gigante, se tenga la edad que se tenga.

Anuncio

En teoría, había muchos motivos para disgustarse frente a una entrega que aprovecha descaradamente la popularidad de la saga de “Toy Story” para seguir sacándole dinero a la audiencia, y en la que, además, se prescinde de la voz de Tim Allen, quien interpretó al astronauta de juguete en cuatro películas y que es ahora reemplazado por Chris “Captain America” Evans (lo que no afectará de modo alguno a quienes se encuentren en Latinoamérica y/o solo puedan ver la nueva cinta doblada al español).

Para ser claros, en el filme dirigido y coescrito por Angus MacLane (“Finding Dory”), no aparecen Jessie, Mr. Potato Head, Rex ni ninguno de los demás personajes de la saga, porque la historia se centra no solamente en Buzz Lightyear, sino que nos traslada al mundo ‘ficticio dentro de la ficción’ planteado por la franquicia al fingir que es una película real de los ’90 en la que el guardián espacial se ve forzado a escapar de un planeta hostil en el que tanto él como sus compañeros han quedado confinados tras los desperfectos sufridos por su nave.

Obligado a experimentar una y otra vez con vuelos que intentan llegar al hiperespacio, en los que cuatro minutos de viaje individual se traducen en cuatro años dentro del mundo ‘real’, Buzz atraviesa una serie de experiencias emotivas cuya originalidad merece ser puesta en duda por sus evidentes semejanzas con la trama de “Interstellar”, pero que le otorgan un llamativo aspecto trágico a una historia en la que no faltan momentos tiernos, secuencias vibrantes de acción, detalles inclusivos que han generado ya que la cinta sea censurada en más de una docena de países asiáticos y del Medio Oriente y, lo que es más interesante en lo que respecta a su lanzamiento exclusivo en salas, escenas de animación absolutamente deslumbrantes.

COMPETENCIA OFICIAL / OFFICIAL COMPETITION

Directores: Gastón Duprat y Mariano Cohn

Reparto: Antonio Banderas, Penélope Cruz, Óscar Martínez

Género: Comedia

De antemano, “Competencia Oficial”, que se estrena este viernes en salas selectas bajo el nombre de “Official Competition”, llama la atención por otorgarle por primera vez a Antonio Banderas y Penélope Cruz -las mayores estrellas del cine español actual- la posibilidad de compartir pantalla como protagonistas, y no en ‘cameos’ (como el de “Los amantes pasajeros” de Almodóvar) o encuentros de una sola toma sin diálogo (como el de “Dolor y gloria”, del mismo director).

Anuncio

Poder ver a actores de tanto talento y carisma de manera extensa en una misma producción hecha en español (esta es una colaboración entre España y Argentina) resulta ya sumamente prometedor; pero lo más importante aquí es que la cinta, dirigida y escrita por los realizadores de origen gaucho Gastón Duprat y Mariano Cohn (“El ciudadano ilustre”, “Mi obra maestra”), es una delicia completa, con muchas más inclinaciones intelectuales de lo que podría parecer, un sentido del humor muchas veces hilarante y un interés genuino en el desarrollo de sus personajes que nos permite gozar no solo de los mejores esfuerzos de Banderas y Cruz, sino también de los de Óscar Martínez, el actor de origen argentino que protagonizó “El ciudadano ilustre” y que logra en todo momento estar a la altura de sus compañeros ibéricos en el plano interpretativo.

Banderas se pone en la piel de Félix Rivero, un actor de fama internacional y de mucho éxito en Hollywood, y Martínez hace de Iván Torres, un actor reconocido pero mucho menos famoso; las referencias a las carreras de los respectivos intérpretes son más que evidentes. Ambos son convocados por la controvertida directora independiente Lola Cuevas (en manos de Cruz) para estelarizar una cinta sobre dos hermanos en discordia que, para la cineasta, solo logrará la excelencia buscada si los preparativos para ella resultan incómodos y arriesgados.

Pero Cuevas no es la única mala del cuento, por supuesto; ferozmente enfrentados por sus aproximaciones diametralmente opuestas al oficio que desempeñan, Rivero y Torres pondrán todo de su parte para que los ensayos (que conforman la mayor parte de la historia) sean insufribles. Lo positivo de todo esto para el espectador es que, en lugar de inclinarse por el drama opresivo, Duprat y Cohn eligen la ruta de la comedia negra y evitan convertir a sus personajes en villanos, dándole con ello vida a una propuesta que podrá no ser excepcional, pero que se aprecia con muchísimo gusto.

SPIDERHEAD

Director: Joseph Kosinski

Reparto: Chris Hemsworth, Miles Teller, Jurnee Smollett

Género: Ciencia ficción / Thriller

Netflix vuelve a apostar a la rentable oferta de “cine hollywoodense en casa” al estrenar mañana de manera exclusiva en su plataforma “Spiderhead”, una producción de gran presupuesto que se encuentra encabezada por Chris “Thor” Hemsworth y que incluye también en sus filas al efectivo Miles Teller (“Whiplash”, “Top Gun: Maverick”), además de contar con la presencia de un director en boga: Joseph Kosinski, quien viene llamando la atención por los méritos visuales de la ya citada “Top Gun: Maverick”.

La cinta nos ubica en un futuro distópico donde las personas que han sido condenadas a prisión por crímenes considerables tienen la opción de ser voluntariamente internadas en un modernísimo y confortable edificio, instalado en una isla remota, en el que no existen las rejas y se sirven constantemente bocaditos. La contraparte de todas estas ventajas es que, si no desean ser expulsadas del aparente paraíso, tienen que someterse a los experimentos cada vez más malévolos del ‘supervisor’ Steve Abnesti (Hemsworth), destinados supuestamente a probar la eficacia de medicamentos que mejorarán la vida de los seres humanos.

Bajo estas condiciones, la historia es particularmente predecible y resulta incluso incómoda en tiempos como los que vivimos debido a sus connotaciones ‘conspiranoicas’, aunque lo que presenta responde a una temática ya habitual en la ciencia ficción distópica.

Tampoco hay imágenes que deslumbren de modo particular, pese a la participación de Kosinski. Pero el proceso entero es sumamente entretenido, el duelo histriónico entre Hemsworth y Teller (quien interpreta a Jeff, el ‘paciente’ favorito de Abnesti) es siempre intrigante, y el primero -al que a veces se subestima- ofrece una de las mejores actuaciones de su carrera.

CHA CHA REAL SMOOTH

Anuncio

Director: Cooper Raiff

Reparto: Cooper Raiff, Dakota Johnson

Género: Comedia dramática

Para que quede claro: “Cha Cha Real Smooth”, que se lanza este viernes en Apple TV+ y en salas limitadas (como la Alamo Drafthouse del Centro de Los Ángeles), es una las cintas más originales y emotivas del cine independiente producido en el 2022.

La bienvenida ‘rareza’ de la cinta comienza con la presentación de un joven protagonista -se llama Andrew, y es interpretado por Cooper Raiff- cuyo aspecto físico no responde necesariamente a los más altos estándares estéticos pero que, en contraparte, tiene una personalidad particularmente extrovertida, resulta sumamente carismático y posee un gran corazón, lo que le abre puertas inesperadas y, eventualmente, despierta el interés de Domino (Dakota Johnson), una atractiva madre soltera considerablemente mayor que él.

Para más señas, Raiff, cuyo estilo de actuación es particularmente refrescante, es no solo la estrella de la cinta, sino también su director y guionista, como lo fue también en su ópera prima “Shithouse”, igualmente aclamada por la crítica. Además de emplear un estilo naturalista con el que evita juzgar a sus personajes -el mismo Andrew está lejos de ser perfecto- y una sensibilidad que convence sin caer en la banalidad, el realizador/intérprete/escritor logra también actuaciones sobresalientes del resto de su reparto, incluyendo a Leslie Mann (quien hace de su madre, y que nunca nos había convencido del todo), a Vanessa Burghardt (la muchacha autista que interpreta a Lola, la hija autista de Domino) y, por supuesto, a Johnson (“Fifty Shades”, “The Lost Daughter”), con quien establece una química irrefutable.

LOST ILLUSIONS

Director: Xavier Giannoli

Reparto: Benjamin Voisin, Xavier Dolan, Vincent Lacoste

Género: Drama

Si eres un cinéfilo de corazón que extraña con amargura las virtudes de esas grandes obras cinematográficas que se hacen cada vez con menor frecuencia, no te puedes perder “Lost Illusions”, una excelente cinta francesa -su título original es “Illusions perdues”- que se estrena este viernes en el Laemmle Royal de L.A., que se basa en la novela del mismo nombre del eminente autor Honoré de Balzac y que, pese a extenderse por 2 horas y 20 minutos, mantiene constantemente la atención del espectador debido a sus brillantes actuaciones, su notable puesta en escena y el interés de la historia que cuenta.

Al principio, sobre todo si no se ha leído el original de Balzac, todo parece indicar que el ambicioso filme de Xavier Giannoli (“Marguerite”) será un relato romántico y melancólico sobre un jovencito de mediados del siglo XIX que se enamora de una aristócrata bastante mayor que él y que, tras sufrir una decepción amorosa, luchará por reconquistarla mientras desarrolla esforzada y modestamente su carrera como poeta.

No habría nada de malo con eso, por supuesto; pero la idea de Giannoli (y la de Balzac, por cierto) tiene mucho más filo que eso, ya que, tras abandonar la provincia para trasladarse a París en busca de una mejor suerte, Lucien de Rubempré -el muchachito de marras- se encuentra cara a cara con un ambiente cultural a la vez fascinante, caótico y corrupto ante cuyas tentaciones no podrá resistirse.

Cualquier persona interesada en los tejes y manejes perpetrados por los medios de comunicación a través de la Historia encontrará interés en la recreación que se hace de una era y de un lugar donde los textos de los periodistas eran literalmente comprados, y donde el éxito o el fracaso de los literatos y los actores de teatro dependía de influencias y sobornos, más allá de sus méritos o carencias. Pero “Lost Illusions” deslumbra también con su magnífica recreación de época, su diseño de producción, sus fastuosos vestuarios y una serie de interpretaciones formidables que incluyen la del protagonista Benjamin Voisin (“Summer of 85”), la del también cineasta Xavier Dolan (“Mommy”) y la del legendario Gérard Depardieu (“Novecento”, “Cyrano de Bergerac”).