En este nuevo y emotivo documental, Los Tigres del Norte tienen mucho que contar

La formación actual de la agrupación Los Tigres del Norte.
(Prime Video)
Share

“Los Tigres del Norte: Historias que contar”, el vistoso documental que se puede ver ya en Prime Video, no muestra una sola cara de la aclamada agrupación norteña a la que le presta su nombre.

Además de revisar la historia completa del conjunto con el uso de material de archivo y numerosas entrevistas, el trabajo muestra tanto momentos emotivos en su carrera como detalles relacionados al estilo musical que ellos mismos popularizaron para diferenciarse de sus compañeros de género.

“Nos gustó mucho el modo en que se trabajó todo, y es importante ser protagonistas de nuestro propio documental, lo que nos permite decir exactamente cómo se dieron los hechos”, fue lo primero que nos dijo el líder Jorge Hernández, encargado del acordeón y de la voz principal, durante una entrevista por Zoom en la que solo faltó el bajista y vocalista Hernán Hernández, quien se encontraba afectado por un resfrío. “Tiene muchas cosas llamativas, porque muestra el pasaje musical que atravesamos, aspectos de nuestras vidas personales, la unión que existe en nuestra familia, la manera en que cada uno de los integrantes se fue desenvolviendo a lo largo del tiempo y qué es lo que piensa cada uno de nosotros”.

Gracias a esta película, el multi instrumentista Eduardo Hernández, que se integró al grupo en 1988, tuvo la oportunidad de descubrir a profundidad hechos de los que solo había oído hablar brevemente. “Hay momentos muy bonitos, especialmente el que se grabó hace poco y que nos muestra cenando en un restaurante [de San José, la ciudad en la que radica el grupo], algo que hemos hecho muy pocas veces sin estar rodeados de mucha gente”, indicó. “Y hay otros tristes, que nos traen muchos recuerdos o que, en mi caso, presentan incluso detalles que desconocía, como situaciones que mis hermanos cuentan y que se dieron la primera vez que tuvieron que salir de nuestro rancho [en Rosa Morada, Sinaloa] para trabajar, cuando yo era todavía muy pequeño y Luis [Hernández, encargado del bajo sexto desde 1995] ni siquiera había nacido”.

Anuncio

Los cinco integrantes actuales de lo que es ya toda una institución tienen momentos propios de lucimiento en el filme, incluyendo al miembro fundador y baterista Óscar Lara, cuyo peculiar estilo en el instrumento es destacado y explicado.

Cambios esenciales

“Como se muestra allí, en cierto momento, ya en los Estados Unidos [y con varios álbumes grabados], tuvimos que cambiar de instrumentos por recomendación [del promotor] Arthur Walker”, explicó el percusionista. “Yo tocaba la redova, una cajita que te cuelgas del cuello y que se usaba mucho en la música norteña más tradicional, y Hernán tocaba el contrabajo, al que llamamos tololoche. Tuvimos que aprender a tocar lo nuevo: yo la batería y él el bajo eléctrico”.

“Fue una experiencia muy dura, porque ni siquiera conocía ese instrumento”, reconoció el mismo Lara antes de contar que tanto él como Hernán tuvieron que acudir a una casa de empeño para poder conseguir lo que buscaban a precios accesibles. “Pero aprendimos sin dejar nuestro propio estilo, que es único”.

En una entrevista separada, Carlos Pérez Osorio, director del filme, destacó la labor de Walker, un británico procedente de Manchester que no hablaba casi español y que, a pesar de amar los sonidos procedentes de tierras aztecas, llevaba encima el bagaje musical inglés.

Anuncio

“En esa época, Los Tigres eran muy jóvenes, y los ajustes que hizo Walker revolucionaron la música regional mexicana, porque las agrupaciones que salieron después adoptaron la misma modalidad”, enfatizó el realizador.

Para Luis Hernández, la experiencia de participar en el filme fue también interesante. “Este es un documental muy nostálgico; nos sentimos muy relajados al momento de contar nuestras historias, porque lo hicimos de manera individual, lo que nos dio la oportunidad de revivir muchos momentos de una manera especial y lograr con eso que llegaran al público con un toque muy humano”, nos comentó.

“Debo confesarte que, cuando vimos el ‘preview’ [la copia no final], que duraba casi 2 horas, lloramos; nos mirábamos, y estábamos con lágrimas en los ojos”, reveló. “Yo, siendo el menor, he visto el modo en que se han sacrificado mis hermanos, la manera en que han apoyado a los más chicos, primero en el rancho y después en Mexicali; y luego, al integrarme al grupo, me he dado cuenta de las razones por las que ellos estaban tan ausentes, del modo en que los envolvía el trabajo”.

Figuras consagradas en la música latina reconocen la trayectoria de Los Tigres del Norte en el regional mexicano y les han dado un nuevo título: “Los Rolling Stones de América Latina”.

El descubrimiento

Pérez Osorio (reconocido ampliamente por su labor en “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, una obra documental de Netflix sobre una activista mexicana asesinada tras denunciar el feminicidio de su hija) admitió que no estaba plenamente familiarizado con Los Tigres del Norte cuando se lo invitó a comandar este proyecto, pero que los admiraba ya y que gustaba de su música.

Anuncio

“Me interesa mucho el documental social, pero antes de hacer esto, sabía que esta era también una historia muy potente, porque ellos habían visibilizado la migración, un fenómeno que yo he desarrollado mucho en los trabajos que he hecho en México, Centroamérica y el Medio Oriente”, detalló. “Me llamaba mucho la atención saber por qué significaban tanto para la gente que los escuchaba en México, en Estados Unidos y -como enteré después- en el mundo entero”.

Pérez Osorio entrevistó a los integrantes del grupo incluso antes de realizar las entrevistas que figuran en la película, con la finalidad de encontrar el ángulo desde el que iba a contar la historia. “Me di cuenta de que su vínculo como familia, su relación desde niños y el modo en que se han mantenido juntos a lo largo de cincuenta años son circunstancias fascinantes”, precisó.

Sin escándalos

Actualmente, Los Tigres son aclamados por piezas que se han convertido en himnos absolutos de los inmigrantes latinoamericanos. Pero no hay que olvidar que, en cierto momento, se los conocía también por la interpretación de narcocorridos, un polémico género que le ha causado incluso problemas de censura a quienes lo practican.

Sin embargo, el documental evita por completo ese lado controvertido, aunque le brinda un espacio generoso al éxito inmenso que les trajo “Contrabando y traición”, una de las creaciones más populares de dicha escuela (suele ser llamada “Camelia la tejana”).

El director Carlos Pérez Osorio en plena grabación.
(Prime Video)
Anuncio

“Fue algo que se dio naturalmente a través de las pláticas que tuvimos con Carlitos”, retomó Jorge. “Las canciones juegan un papel importante en el documental, porque son ellas las que han hecho que el público nos conozca. Nosotros nunca llamamos ‘narcocorrido’ a ‘Camelia la tejana’; ese término vino después. Es una historia sobre un amor muy profundo, y al igual que las otras canciones, refleja el momento en que la grabamos”.

“Lo que Carlos hizo fue tratar de mostrar del mejor modo posible lo que es la esencia musical de Los Tigres del Norte, sin relegar nada, porque el trabajo que hemos desarrollado está ahí, y hay que decírselo al público, porque hay muchas personas todavía que saben de nosotros pero que nos conocen”, agregó el cantante.

Luego de reconocer que Los Tigres del Norte han sido los padres de estas historias sobre el contrabando procedente del país vecino, Pérez Osorio dejó en claro que eso no significa que se les pueda relacionar con el narcotráfico.

“Esa es una falta de percepción”, puntualizó. “En todo este tiempo, los integrantes del grupo han mantenido su vida pública sin escándalos, sin ninguna asociación directa con eso, por lo que ni la investigación, ni las entrevistas que hicimos apuntaban a que fuera un tema interesante”.

“Para mí, la personalidad que mostraban, la convivencia, tenían mucho más peso que cualquier otra pregunta que la gente se hiciera en base a ese tema”, añadió el director. “Se les ha preguntado mucho sobre eso, y la verdad es que no tienen mucho que decir al respecto, porque son personajes que se dedican a trabajar”.

Jorge Hernández, vocalista y acordeonista del grupo.
(Prime Video)
Anuncio

Autores y emisarios

Otro aspecto de Los Tigres que no es del todo conocido es que ellos no son los autores de las letras que cantan, un asunto que no es analizado en profundidad en la película pero que queda claro ante cualquier espectador que miren con detalle el documental, porque, cada vez que los músicos aparecen en la pantalla interpretando una canción, se incluye el nombre de su respectivo compositor.

“Los Tigres han resaltado siempre a sus compositores, a estas personas súper talentosas que los han ayudado a construir su carrera”, dijo Pérez Osorio. “Para mí, Enrique Franco [autor de ‘Jaula de oro’, ‘Ni parientes somos’ y ‘Tres veces mojado’, entre otras piezas] es el mejor. Por lo tanto, había que dar a estos creadores el lugar que se merecen”.

Finalmente, y más allá de cualquier apreciación técnica y estilística, lo que más destaca en el trabajo es el factor sentimental, lo que tiene sentido cuando se considera que, en medio de los cambios de alineación sufridos, este es un conjunto legendario que sigue manteniendo no solo a tres de sus integrantes originales, sino que conserva también su profunda raigambre familiar, como lo resaltó Pérez Osorio más arriba.

“He sido muy afortunado, porque en realidad, Los Tigres del Norte somos todos: mis hermanos y mi primo hermano [Óscar], al que vemos como un hermano”, manifestó. “Como lo decimos al final del documental, lo más importante es el grupo; Los Tigres del Norte es un nombre, pero nosotros somos los que lo hacemos este grupo, en el que hay una disciplina, una fuerza y un amor por hacer las cosas”.

Los Jefes de Jefes dan su espaldarazo a las marchas con motivo del Día Internacional de la Mujer

Anuncio

“Si estamos aquí, es porque queremos figurar”, prosiguió. “Después de que el público nos dio la oportunidad con ‘la Camelia’, quisimos que cada grabación nueva fuera mejor que la anterior, y seguimos buscando siempre canciones, páginas sobre personajes de la vida, porque todo lo que cantamos son cosas reales, que nuestro pueblo experimenta en diversas partes del mundo”.

En ese sentido, Jorge puso énfasis en el desarrollo de problemáticas sociales y políticas que afectan a los latinos de distintas partes del mundo, lo que les ha permitido trascender fronteras y ser aceptados en territorios insospechados. “Y eso incluye a la cuestión migratoria, que empezamos a atender ya en los ’70 con nuestro disco ‘Vivan los mojados’”, recordó.

“Ahí nos dimos cuenta de que el público estaba interesado en saber sobre estos temas, porque nos llamaban para trabajar debido a esas composiciones; yo mismo recibía las llamadas”, dijo. “Eso nos mostró dónde debíamos estar y lo que nos correspondía hacer. Pero también ha sido esencial tener entre nosotros una relación madura, sólida y honesta”.