El centenario de la legendaria cantante peruano-estadounidense Yma Sumac será celebrado a lo grande

Una imagen de Yma Sumac en el apogeo de su carrera.
(Damon Devine / Official Yma Sumac Archives)
Share

Ya no se encuentra de manera física entre nosotros, pero, a partir del viernes de esta semana, Yma Sumac (1922-2008) volverá a hacerse presente en el Sur de California a través de tres actividades de distinta envergadura que incluyen la develación de un busto, la proyección de una película y la realización de un concierto en diferentes puntos de Los Ángeles, California.

El evento más grande para la conmemoración de lo que hubieran sido 100 años de vida de la excepcional soprano de origen peruano -que alcanzó fama mundial desde esta ciudad, en la que se instaló a partir de 1950, en la que obtuvo una Estrella de la Fama en 1960 y en la que falleció el 1ro de noviembre de 2008- es el que se producirá en el cementerio Hollywood Forever, donde se encuentra enterrada y donde se colocará un busto traído especialmente desde tierras europeas por el escultor peruano-francés Martín Espinoza Grajeda.

El homenaje de acceso gratuito, que se iniciará a las 5 p.m., contará además con la presentación de varios artistas musicales vinculados a la cultura peruana y la venta de platillos procedentes de la afamada gastronomía de la nación andina. Pero la colocación de la estatua tiene un significado muy particular, porque se trata de la primera efigie correspondiente a un personaje latinoamericano que formará parte de las instalaciones de un lugar que es constantemente visitado por turistas de distintas procedencias debido a que, además de ser el destino final de varias celebridades, se presta para la realización de eventos culturales y conciertos.

Pese a estar radicado desde hace casi tres décadas en Misson, una comunidad emplazada en el sur galo, Espinoza Grajeda es un artista profundamente conectado con sus raíces, porque uno de sus abuelos, Martín Espinoza Navarro, fue un reconocido tallador de madera; el hermano de este, Faustino Espinoza Navarro, creó el guion que se emplea desde mediados de los ’40 en la representación contemporánea del Inti Raymi -una vistosa ceremonia de origen inca en honor al sol- que atrae cada año a multitudes de turistas; y uno de sus tíos, Fausto Espinoza Farfán, es un celebrado cineasta, pintor y escultor.

Anuncio

El proyecto Punku de los músicos peruanos Sylvia Falcón y Grimaldo del Solar fusiona música electrónica con instrumentos tradicionales andinos y letras en quechua

Aunque nació en Lima, Espinoza Grajeda pasó varios años en Cusco, la ciudad de origen de todos los mencionados, y trabajó directamente con Espinoza Farfán en la “ciudad imperial” hasta que conoció a una francesa y decidió mudarse al país de su novia, donde se mantuvo en las labores propias de la escultura, el dibujo y la pintura, enfrentado al talento incuestionable de los artistas europeos que ahora lo rodeaban.

Tras obtener diferentes premios y participar tanto en numerosas exposiciones al lado de colegas de renombre mundial como en concursos de comprobado nivel, recibió un llamado de Perú Village -una asociación angelina dedicada a promover la cultura peruana en el Sur de California que se encuentra dirigida por Milagros Lizárraga- en el que se le propuso la elaboración del busto de Yma Sumac, que se encuentra hecho de bronce.

“Pese a que yo tenía muchos trabajos pendientes, acepté con mucho gusto, porque se trata de nuestra propia diva, de alguien que merece esto y mucho más”, nos dijo Espinoza Grajeda, recién llegado desde Masson para participar en el evento de la próxima semana.

El artista inició el trabajo con la ayuda de Damon Devine, representante, asistente personal y maquillista de Yma Sumac durante los últimos 11 años de su vida, quien le proporcionó una amplia serie de fotografías para guiarlo en una labor que acompañó constantemente con las melodías grabadas por la cantante.

En esta imagen, Martín Espinoza Grajeda aparece trabajando en el busto de la artista.
(Cortesía de Martín Espinoza Grajeda)
Anuncio

“Me quedaba a veces trabajando hasta las 4 de la mañana, porque tenía que traerla realmente de regreso”, precisó. “En ese sentido, lo que más me ayudó fue escuchar [su tema musical] ‘Montana’, que contiene unas palabras en quechua muy conmovedoras. Al final, decidí retratarla cantando, basándome en el video de esa canción”.

Para Espinoza Grajeda, es sumamente significativo que él, como artista peruano-francés que es, haya hecho una escultura sobre una artista peruano-estadounidense que será instalada en un recinto de Los Ángeles, mostrando de ese modo una suerte de colaboración cultural entre tres países. Su país adoptivo también lo ha asumido así, porque, antes de partir, el escultor fue homenajeado con una ceremonia especial en la municipalidad de Mosson, con la presencia del alcalde y otros funcionarios.

“A fin de cuentas, esta es una donación hecha en el nombre de Francia, y debería servir también para que las nuevas generaciones conozcan a una cantante que tenía un talento incuestionable”, enfatizó Espinoza Grajeda. “En el país donde vivo, ella sí es conocida, porque cantó con Edith Piaf y es nombrada en una canción de Vanessa Paradis [llamada ‘Joe le Taxi’]”.

Mambo Diabólico durante un reciente ensayo.
(Vahe Manoukian)

Una aproximación distinta

La intervención musical más llamativa del evento en el Hollywood Forever será la de Ego Plum, un multi instrumentalista y compositor mexicoamericano -su nombre real es Ernesto Guerrero- que es mayormente conocido por su trabajo en la composición de fragmentos musicales para la exitosa serie animada “SpongeBob SquarePants” y que, en esta ocasión, aparecerá ante nosotros al mando de su reciente proyecto Mambo Diabólico, dedicado a interpretar versiones novedosas de la música de Yma Sumac.

Anuncio

En realidad, el tributo de Mambo Diabólico no será una exclusividad del cementerio, porque, días antes (más precisamente, el viernes 9), después de las 10 p.m., hará su debut en el club El Cid (4212 Sunset Blvd., Los Ángeles) como parte de otro homenaje a Yma Sumac en el que aparecerá bajo un formato mucho más amplio -con cerca de 10 integrantes- y que incluirá también composiciones propias en español de Plum, quien no había hecho nada relacionado a la música latina en el pasado.

Y es que, tal y como sucede con muchos latinos nacidos en los Estados Unidos, Plum no fue inicialmente un devoto de los sonidos procedentes de nuestras tierras. “Recuerdo que, en nuestra casa, mis padres -él era de Ciudad de México y ella de Zacatecas- ponían música de Yma Sumac y de [Dámaso] Pérez Prado; pero a mí me gustaba el punk rock, el heavy metal y otros estilos muy locos, hasta el punto de que estaba tratando de rebelarme contra lo que ellos escuchaban”, nos contó el artista a través de una llamada telefónica.

“Tuvieron que pasar varios años para que me diera cuenta de que eso era también parte de mí, y lo más interesante de todo es que lo estoy reinterpretando a mi manera, porque no puedo negar mis propias influencias de música experimental y avant garde, lo que hace que mi manera de hacer música latina sea muy particular”, dijo Plum, para precisar que, hace algunos años, tras la muerte de su padre, se encargó de llevar las cenizas de este a Cuba y esparcirlas en una playa de La Habana, debido a la devoción que el fallecido sentía por los músicos de la isla.

Hay que considerar además que Yma Sumac no fue precisamente una intérprete convencional, como lo demuestra su emblemático álbum “Mambo!” (1954), que fue incorporado más tarde al discutido género de la ‘World Music’ y que, es su momento, se relacionó con otro estilo de origen controvertido, el “Exotica”. “Ella hizo cosas tan diferentes a las que estaban haciendo los demás; con su rango vocal, pudo haber sido una cantante tradicional de ópera, pero decidió hacer algo completamente único”, resaltó Plum. “Lo que más me impresiona de ella no es tanto la altura de las notas que alcanzaba, sino sus elecciones creativas”.

Para poder cumplir con las demandas interpretativas que requiere el repertorio elegido, Plum y su Mambo Diabólico recurrirán a la ayuda de Lena Marie Cardinale, una cantante con un rango prodigioso a la que el primero conoció hace 20 años, pero con la que no había colaborado hasta ahora. “Lo suyo es lo más cercano que he escuchado al estilo de Yma Sumac, que era tan inspirado, tan único”, insistió nuestro entrevistado.

Más allá de la presentación de piezas ya conocidas de la vocalista de origen andino, el set de Mambo Diabólico tendrá un agregado muy especial. “Damon Devine [el asistente de Yma Sumac que ya hemos citado] me trajo un caset en el que ella aparece en su sala desarrollando a capella la idea de una canción inédita que llamó ‘Exotic Sounds’”, detalló Plum. “Esa versión tiene una melodía y un ritmo que ella misma hizo; pero nunca la terminó. Tuve el honor de terminarla, y la presentaremos en vivo, lo que quiere decir que vamos a estrenar un tema original de ella que nadie ha escuchado”.

Anuncio

Una presentación reciente de Inca, The Peruvian Ensemble.
(Joyce Gonzalez Bordarampe)

Con sabor andino

Otro de los actos musicales de la velada presentada en el Hollywood Forever será Inca, The Peruvian Ensemble, una agrupación fundada en 1982 que se dedica a interpretar folklore latinoamericano bajo la dirección de Guillermo Bordarampé, el ilustre músico argentino que, a fines de los ’60, fundó con Gustavo Santaolalla el influyente grupo de rock y fusión Arco Iris, presente en la popular serie documental de Netflix “Rompan Todo”.

“El interés por la música andina estaba ya claro en Arco Iris, que se creó en Buenos Aires y se trasladó luego a Los Ángeles”, nos dijo Bordarampé. “Cuando salí del grupo, a inicios de los ’80, formé un nuevo proyecto con la idea de representar todos los estilos de música y baile que hay en Perú, incluyendo lo nativo, lo de influencia española, lo afroperuano y lo amazónico”.

En el Hollywood Forever, Inca, The Peruvian Ensemble presentará versiones instrumentales de canciones que fueron popularizadas por Yma Sumac (como “Vírgenes del sol” y “La pampa y la puna”), pero dedicará la mayor parte de su repertorio a los festejos, los valses, los tonderos, la marinera norteña y los huaynos.

Sea como sea, tiene sentido que alguien como Bordarampé se anime a interpretar temas de una artista cuyos esfuerzos más destacados apuntaban a la fusión, aunque nuestro entrevistado separa la aproximación que él mismo tiene a la música de lo que sucedía durante los años de gloria de Yma Sumac.

Anuncio

“En su caso, todo eso de la fusión venía de su esposo Moisés Vivanco, que era el que le arreglaba y le orquestaba todo”, explicó el ex Arco Iris, en alusión al compositor y músico ayacuchano que escribió además la mayoría de las canciones interpretadas por la diva peruana. “En aquella época, lo que hicieron fue algo que pudiera tener resonancia con lo que estaba pasando en Hollywood, de manera semejante a lo que sucedió con Rita Moreno, que también fue encasillada. Pero lo que ella hizo tuvo mucho impacto, porque es la artista peruana que más ha destacado a nivel mundial”.

En lo que se refiere a este artículo, la participación de Bordarampé también llama la atención porque él mismo tuvo la oportunidad de tocar al lado de Yma Suma a inicios de los ’90, cuando formaba parte de una versión reducida del grupo Inca -en formato de trío-. “Nos presentábamos normalmente en restaurantes, porque en esos momentos había muchas ‘peñas’; pero en varias ocasiones, la acompañamos en fiestas privadas y en un club de Hollywood”, recordó nuestro interlocutor. “Para mí, fue un honor poder acompañar a una figura tan histórica”.

Otra imagen de la diva.
Otra imagen de la diva.
(Damon Devine / Official Yma Sumac Archives)

En la gran pantalla

Hablar con los artistas que participarán en estos homenajes a Yma Sumac (tanto el de este viernes en El Cid como el del martes que viene en el Hollywood Forever) nos permitió descubrir la relevancia de Damon Devine, quien, como hemos señalado más arriba, fue asistente personal de la cantante a lo largo de más de una década y se encargó de cuidarla en sus días finales.

Si leíste todas las líneas anteriores, sabrás ya que Devine se encuentra involucrado de diversas maneras en las actividades del 9 y del 13 de septiembre; pero él mismo ofrecerá también por cuenta propia un evento dedicado a recordar a su inolvidable amiga.

Anuncio

Este, que se llevará a cabo el sábado 10 a las 11.30 a.m. en el Hollywood Heritage Museum (2100 N Highland Ave., Los Ángeles), consistirá en una proyección especial de “Secret of the Incas”, una superproducción hollywoodense de 1954 en la que Yma Sumac tuvo una breve pero memorable intervención. “Ella hizo dos películas para [el estudio] Paramount, y esta fue una de ellas; también hizo dos en México y una en Chile”, nos dijo Devine. “En el caso de esta película, el reparto principal fue a Perú para filmar algunas cosas, pero Yma Sumac hizo todas sus escenas -en las que canta y actúa un poco- en Los Ángeles, justamente en [el estudio de] Paramount”.

Según Devine, a semejanza de lo que sucedió poco después con la puertorriqueña Rita Moreno en “West Side Story”, la vocalista fue sometida a sesiones especiales de maquillaje para oscurecer su piel porque los ejecutivos de Hollywood consideraban que no lucía “suficientemente étnica”. “Ella tenía la piel clara y los ojos verdes, aunque pocos lo saben”, apuntó el asesor.

Lo curioso de todo esto es que nadie parece ponerse de acuerdo en el lugar de nacimiento de Yma Sumac: algunas fuentes dicen que fue Cajarma, la ciudad de origen de su padre -su madre era de Ancash-, mientras que la página oficial asegura que fue Callao, una provincia de Lima. Esta falta de certeza se extiende a otros aspectos de su vida, como la afirmación de que era una descendiente de Atahualpa, el último soberano inca.

Yma Sumac en otra etapa de su carrera.
(Damon Devine / Official Yma Sumac Archives)

“La película no ha sido nunca lanzada en VHS, DVD o Blu-ray, y no tenemos idea del porqué, ya que [su protagonista] Charlton Heston es un gran estrella, pese a que mí no me cae bien”, agregó Devine. “Además, fue supuestamente la inspiración principal de [la aclamada cinta de Steven Spielberg] ‘Raiders of the Lost Ark’. Lo que presentaremos es una versión remasterizada que nadie ha visto”.

Devine, que es también el encargado principal de la única página oficial de internet de Yma Sumac y el diseñador de la cripta de la misma vocalista en Hollywood Forever, siente que la conmemoración del centenario le dará de algún modo la oportunidad de cerrar un círculo que se inició hace un cuarto de siglo. “Yo era un chico cuando conocí a Yma Sumac; tenía 18 y ella 75, creo”, recordó.

Anuncio

“Pero lo más importante que puedes escribir es esto: Yma Sumac dijo que era una artista internacional, y en ese sentido, no presentaba exclusivamente cosas peruanas en el escenario, porque hacía también [arias de] ópera y cantaba en italiano, en ruso, en inglés y en español”, describió. “Aprendió el quechua para su música; no lo hablaba. Fue una de las primeras artistas internacionales en viajar por todo el mundo”.

“La recuerdo como una mujer de carácter muy fuerte que ponía siempre por delante su dignidad; su dignidad era más importante para ella que su música y su belleza, que eran las otras dos cosas que más le interesaban”, comentó. “No compartía detalles de su vida privada ni socializaba. Cuando hizo ‘Secret of the Incas’, estaba siempre muy ocupada; ese mismo año, lanzó el álbum ‘Mambo’ y emprendió su primera gira mundial. Creo que fue eso lo que le impidió hacer más películas”.

Los últimos años han sido testigos de una revalorización de Yma Sumac que se ha extendido a su país de nacimiento, porque, como lo señala bien Devine, ella no fue necesariamente aceptada por allá en el apogeo de su carrera. “Pensaban que estaba mostrando una versión ‘glamorizada’ y fantasiosa de Perú; que el modo en que lucía, se vestía y cantaba no representaba a Perú”, enfatizó. “Cuando se hizo ciudadana estadounidense, se pusieron incluso hostiles”.

Nuestro entrevistado señala que, en los ’70, cuando fue a visitar a su madre y ofrecer algunas presentaciones por allá, la cantante fue agredida por una muchedumbre que tiró vegetales al automóvil donde se encontraba y que la insultó. “No volvió en más de 30 años, y cuando lo hizo, en 2006, fue a través de lo que yo llamo ‘La Gira de la Disculpa’, cuando se trató de reparar el modo en que se la había tratado”, relató Devine. “Pero ella no quiso morir en Perú, y es por eso que sigue aquí”.