Anuncio
Share

MoviePass, el servicio de suscripción de cine de $ 9.95 al mes, podría sacudir la industria, si sobrevive

Andrew Woloz, residente de West Hollywood, de 28 años, solía ir al cine una vez al mes. Sin embargo, últimamente ha visitado los cines cercanos AMC Dine-In Sunset 5 o Pacific Theatres casi todas las semanas.

La razón detrás de su explosiva asistencia al cine es MoviePass, un popular servicio de suscripción que permite a sus usuarios ver una película al día por $ 9.95 al mes, un trato tan bueno que Woloz lo usó para ver dos veces “Lady Bird”.

“Me ahorra dinero y me hace ir más al cine”, dijo Woloz, que trabaja en el sello discográfico Concord Music de Beverly Hills. “Me dije a mí mismo: ‘Esto es increíble. Parece demasiado bueno para ser cierto’”.

El trato ha resultado atractivo para los cinéfilos que se han inscrito en masa desde que MoviePass redujo su precio de $ 30 al mes el verano pasado. El servicio, que permite a los suscriptores ver hasta 31 películas por mes con su aplicación y tarjeta de débito roja, actualmente cuenta con más de 2 millones de suscriptores, frente a los 20,000 que tenía en 2017. Los ejecutivos de la compañía anticipan superar los 5 millones de suscriptores para fines de este 2018.

MoviePass permite a los cinéfilos ver películas prácticamente ilimitadas en cines por solo $ 9.95 por mes. Además, está expandiendo su alcance. En abril, su empresa matriz compró el servicio de cotización Showtime Moviefone por $ 8,6 millones en efectivo y acciones. MoviePass, con sede en Nueva York, incluso se ha ramificado en el negocio de la adquisición y distribución de películas.

Anuncio

Pero el rápido ascenso de la empresa de 7 años, de relativa oscuridad a la prominencia entre los cinéfilos, también lo ha convertido en el protagonista más controvertido en el negocio de la exhibición de películas. A veces considerado como el Netflix de los cines debido a su estrategia de bajo costo y gran volumen, el servicio podría cambiar drásticamente la forma en que los estadounidenses van al cine y aumentar las admisiones, si es que sobrevive el tiempo suficiente.

Los partidarios ven el modelo MoviePass como una respuesta muy necesaria a dos tendencias a largo plazo en el negocio de las películas: la disminución de la asistencia y el aumento de los precios. El número de entradas vendidas en los Estados Unidos y Canadá cayó un 6% a 1,240 millones en 1027, el nivel más bajo desde 1995, según los datos de la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros.

Mientras tanto, los precios de los boletos han seguido aumentando a medida que los cines mejoran los auditorios para competir mejor con opciones hogareñas baratas y prácticas como Netflix. El precio promedio de la entrada al cine aumentó a un récord de $ 8.97 en 2017, según la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros. En ciudades como Los Ángeles y Nueva York, los precios son significativamente más altos.

Algunos analistas le dan la bienvenida al modelo como una forma innovadora de llenar los asientos vacíos.

“Si MoviePass está ayudando a impulsar visitas teatrales a precio de boleto completo, no veo ninguna razón por la que sea negativo”, dijo Eric Wold, analista de B. Riley FBR Inc., quien sigue la industria del cine.

Mientras que muchos usuarios lo ven como un regalo del cielo, algunos propietarios de teatros y ejecutivos de estudio se preocupan de que MoviePass perjudique a la industria. Algunos ejecutivos que han lidiado con MoviePass se quejan de que la compañía ha utilizado tácticas de mano dura, incluido el bloqueo de teatros desde su aplicación para presionar a los expositores a compartir un recorte de sus ventas.

AMC Theaters, el operador de cine más grande del mundo, criticó duramente a MoviePass señalándolo como “jugador marginal”, en 2017. AMC ha calificado repetidamente el precio de $ 9.95 como “insostenible” y también ha arremetido contra MoviePass por hacer lo que llamó “declaraciones falsas”, exagerando las contribuciones del servicio a las ganancias de la cadena de teatro.

Una de las mayores preocupaciones de la industria es que la oferta económica de MoviePass podría devaluar la experiencia cinematográfica haciendo que millones de personas acostumbradas a ir al cine paguen muy poco. Y si MoviePass cierra, esos clientes pueden no volver.

“Si un proveedor de servicios de suscripción llega muy lejos y deja el negocio, dejará a muchos espectadores inconformes”, dijo John Fithian, presidente y director ejecutivo de la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros. “Entonces, la sostenibilidad es un gran problema”.

MoviePass se negó a hacer comentarios.

Los propietarios de los teatros no se oponen completamente a la idea de las suscripciones, y algunos han probado sus propias versiones. La cadena europea Cineworld, que recientemente compró Regal Entertainment, tiene un programa de suscripción que cobra alrededor de $ 25 por mes por películas ilimitadas en 2D. Cinemark Theatres, con sede en Plano, Texas, anunció recientemente un nuevo programa de $ 8,99 al mes llamado Movie Club, que ofrece un boleto de crédito cada mes en sus cines, más descuentos en refrigerios. El acuerdo de Cinemark atrajo 120,000 inscripciones en sus primeras 12 semanas, dijo el CEO Mark Zoradi.

El costo de un boleto individual en Los Ángeles o Nueva York a menudo es mucho más alto que la tarifa mensual. Cuando hay una avalancha de compras de boletos para un éxito de taquilla masivo, como “Black Panther” de Marvel, las pérdidas de MoviePass se aceleran, dijeron los analistas.

“Van a lograr que la gente que ama el cine, vea tantas películas como sea posible”, dijo el analista de Wedbush Securities, Michael Pachter. “Simplemente no puede funcionar”.

Como reflejo de esas preocupaciones, las acciones de Helios & Matheson con sede en Nueva York se han desplomado un 50% a alrededor de $ 3 por acción, en 2018.

MoviePass está dirigido por el CEO Mitch Lowe, quien una vez chocó con los estudios como ejecutivo en la compañía de alquiler de películas de quiosco Redbox. Él y el presidente y CEO de Helios & Matheson, Ted Farnsworth, están apostando a que la mayoría de la gente usará el servicio como una membresía de un gimnasio, usándolo con frecuencia al principio antes de volver a los hábitos habituales del cine.

“Para fines de este año, tendremos un flujo de caja positivo, lo cual es increíble para un servicio de suscripción tan joven”, dijo Farnsworth a The Times en abril.

La compañía tendrá que aumentar sus ingresos de fuentes distintas de las suscripciones para ser rentable. En marzo, Lowe dijo que los 5 millones de suscriptores proyectados para MoviePass representarían el 20% de las ventas de boletos en Estados Unidos. Para que eso suceda, cada suscriptor de MoviePass tendría que comprar aproximadamente cuatro boletos por mes, a un costo de $ 36 por mes para cada suscriptor, basado en el precio promedio actual de los boletos.

Para mejorar sus finanzas, MoviePass también tiene la intención de negociar acuerdos de reparto de ingresos con cines. Una vez que MoviePass alcance cierto tamaño, podría convencer a las cadenas de cine de que le otorguen un descuento de $ 2 o $ 3 en los boletos que compra.

Algunos pequeños expositores han mostrado signos de apoyo. Flix Brewhouse, una cadena de cines con sede en Austin, Texas, con cinco ubicaciones y 41 pantallas, tiene un acuerdo con MoviePass que le da a la nueva empresa un pequeño descuento en boletos. MoviePass en marzo firmó un acuerdo con Landmark Theatres, una cadena de casas de arte con 53 ubicaciones, para permitir que las personas usen MoviePass para reservar asientos en línea.

“Hasta ahora, creemos que ha sido positivo generando nuevos negocios”, dijo el propietario e inversionista tecnológico de Landmark Theatres, Mark Cuban, en un correo electrónico a The Times.

Algunos expositores más pequeños dicen que el servicio alienta a las personas a ver películas menos populares que de lo contrario tendrían dificultades para competir con los éxitos de taquilla de Hollywood en los cines. El CEO de Studio Movie Grill, Brian Schultz, quien es un inversor en MoviePass, dijo que más del 70% de los suscriptores de MoviePass que llegan a sus cines son millenials, un grupo demográfico muy desafiante para la industria.

"¿Cuál es el riesgo de... experimentar?” dijo Schultz. “Al final del día, ¿no quieres aumentar la asistencia?”

No obstante, las tácticas de negociación de MoviePass han enojado a muchos de los principales actores de la industria. En enero, MoviePass eliminó 10 de los cines más populares y más caros de AMC de su aplicación en ciertos lugares, incluidos Los Ángeles y Nueva York, y escalaron una larga disputa con la compañía Leawood, Kansas. AMC ya había rechazado la idea de compartir los ingresos con el servicio.

“AMC no tiene ninguna intención, repito, ninguna intención de compartir nada, repito, cualquiera de nuestros ingresos de admisión o nuestros ingresos de concesiones, con MoviePass”, dijo en noviembre de 2017 el jefe de AMC, Adam Aron.

La compañía también espera que los distribuidores de películas paguen por promocionar nuevas películas en la aplicación, incluyendo lanzamientos de bajo perfil que la gente no vería de otra manera. La start-up espera que los datos que recopila sobre sus usuarios resulten atractivos para los estudios y distribuidores.

El distribuidor independiente The Orchard, por ejemplo, recientemente se asoció con MoviePass para promocionar el próximo drama sobre robos “American Animals”, que las dos compañías adquirieron después del Sundance Film Festival. Para los distribuidores más pequeños, una notificación a más de 2 millones de usuarios de teléfonos inteligentes podría marcar la diferencia en la taquilla.

Sin embargo, varios ejecutivos de estudio, que hablaron con The Times bajo condición de anonimato porque sus relaciones con MoviePass son privadas, cuestionaron la efectividad de la aplicación como una herramienta de marketing para las principales películas, señalando que los estudios ya obtienen datos de una variedad de fuentes.

“Han llegado con este modelo de negocio insostenible, y están usando tácticas amenazantes para hacer que la gente juegue a la pelota con ellos”, dijo un ejecutivo del estudio que no estaba autorizado a comentar.

Luego está el tema de la privacidad en línea, que ha ocupado un lugar central en medio del testimonio del CEO de Facebook ,Mark Zuckerberg, en Capitol Hill, sobre cómo el gigante de las redes sociales maneja y rastrea los datos de los usuarios.

El CEO de MoviePass, Lowe, provocó comentarios en línea en marzo cuando habló con franqueza sobre la cantidad de datos de usuario que recopila la empresa.

“Observamos cómo conduce desde su casa hasta el cine. Vemos a dónde va después”, dijo en un panel de conferencia titulado “Datos es el nuevo petróleo: ¿cómo lo monetizará MoviePass?” “Sabemos todo sobre ti”, dijo.

Más tarde revisó los comentarios diciendo que MoviePass toma la privacidad del cliente “extremadamente en serio” y no rastrea los datos de ubicación cuando la aplicación no está activa.

Woloz, el usuario de MoviePass en West Hollywood, dijo que no le molesta la recopilación de datos porque lo considera una compensación razonable.

“No veo ningún problema con eso”, dijo. “Si eso me permite ir al cine por 10 dólares al mes”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio