Advertisement

Sin Kevin Spacey y con Trump en la Casa Blanca, ‘House of Cards’ termina lejos de donde comenzó

Sin Kevin Spacey y con Trump en la Casa Blanca, ‘House of Cards’ termina lejos de donde comenzó
Robin Wright como Claire Underwood en una escena del episodio estreno de la Temporada 6 de “House Of Cards”. (David Giesbrecht/Netflix)

"Había un reloj gigante, del tamaño de una pared, mirándonos".

Dentro de una habitación del hotel de Beverly Hills bañada por el sol, Melissa James Gibson, productora ejecutiva de "House of Cards" de Netflix, está sentada frente a su homólogo, Frank Pugliese, relatando la carrera para salvar la serie insignia del gigante del streaming el otoño pasado.

Advertisement

Cuando las cartas colapsaron, el thriller político llevaba dos semanas de rodaje en Baltimore, en su sexta y última temporada, planeada pero aún no anunciada como tal.

A medida que el escándalo de Harvey Weinstein se profundizaba y se extendía, el actor Anthony Rapp acusó a Kevin Spacey, el protagonista y productor ejecutivo del programa, de hacerle avances sexuales no deseados cuando Rapp era un adolescente a mediados de los años ochenta.

Advertisement

Spacey emitió una declaración que derivó de una disculpa por el incidente, que dijo que no podía recordar, a una declaración de que ahora elige "vivir como un hombre homosexual", pero pronto aparecerían otros acusadores.

La producción en el show se canceló. Spacey fue despedido. Y los productores se quedaron luchando para averiguar si era posible reconfigurar la serie sin su personaje más formidable. El turno de Spacey como el despiadado y corrupto político Francis "Frank" Underwood había servido durante mucho tiempo como guía turístico maquiavélico del programa a la parte más corrupta del gobierno, a menudo hablando directamente a la cámara a los espectadores.

"Ya habíamos escrito o perfilado 11 de los 13 episodios para esa versión original de la Temporada 6", dice Pugliese. "Estábamos bien".

"Fue un puñetazo", finaliza James Gibson. "Tuvimos que escribir lo más rápido posible. No había tiempo para sentir la presión".

Advertisement

El programa, de hecho, había llegado a un punto de inflexión al final de la Temporada 5, uno que reflejaba el tema más amplio que rodea al movimiento Time's Up. Frank había renunciado como presidente y su esposa, Claire Underwood, interpretada por Robin Wright, ascendió desde su puesto como vicepresidenta para convertirse en la primera mujer presidenta. "Mi turno", declaró a la audiencia en los últimos segundos.

Fácilmente podría haber pasado como el final de la serie. Pero la perspectiva de la presunta conducta indebida de un hombre que obstaculiza la exploración de una mujer, aunque sea ficticia, al entrar en su poder, se sintió preocupante.

"Fue mucho para procesar", dice Wright. "El ambiente era muy intenso en ese momento. Y estaba a la vanguardia de las noticias: en todas partes, en todo el mundo. Nadie sabía cómo manejarlo todo, ética y moralmente. ¿Qué hacemos? Tuvimos muchas discusiones, y creo que en conjunto, decidimos que lo correcto era terminar el programa. No solo por los fanáticos, sino por estas personas que estaban tan dedicadas a hacer 'House of Cards'. Creo que se lo debemos a todos".

La temporada reelaborada, que se redujo a ocho episodios, se dará a conocer públicamente el viernes 2 de noviembre, justo a tiempo para sacudir al público lo suficiente como para salir a las urnas para las elecciones de mitad de período, y asume una pesada carga.

No solo debe "House of Cards" intentar seguir sin problemas sin su personaje dominante, sino que también debe ponerle fin satisfactoriamente al programa que puso a Netflix en el mapa de programación original.

La temporada final de “House of Cards” iniciará el 2 de noviembre, y el drama político revelará cómo el personaje de Kevin Spacey, Frank Underwood, murió. Spacey fue  despedido de la serie de Netflix el año pasado.
La temporada final de “House of Cards” iniciará el 2 de noviembre, y el drama político revelará cómo el personaje de Kevin Spacey, Frank Underwood, murió. Spacey fue  despedido de la serie de Netflix el año pasado. (Kirk McKoy)

"Cuando regresamos, fue como si el pie se estrellara contra el acelerador", dice Michael Kelly, quien interpreta a la taciturna mano derecha de Frank, Doug Stamper. "Hay una energía diferente a la temporada. Se siente intensificada, con buena razón".

En la temporada pasada, la primera pareja calculadora del programa ideó un plan: Frank, quien enfrentaba un juicio político, renunciaría y, después de que la pareja apareciera alejada ante el público estadounidense, su esposa/recién instalada POTUS lo perdonaría por los delitos que cometió mientras estaba en el cargo. La medida, dijo, lo posicionaría para ser parte de "el poder detrás del poder". Pero Claire renunció al acuerdo.

"Lo que se había sembrado fue una batalla por la narrativa y una especie de guerra civil, esencialmente, entre ellos", dice James Gibson. "Hasta cierto punto, eso todavía tiene que ser explorado; solo que en términos diferentes".

Advertisement

Y aunque el presidente de Wright es muy diferente del que actualmente ocupa la oficina actual, Donald Trump, las preguntas planteadas por el programa ciertamente se consideran relevantes para el panorama actual de Washington, D.C.

"Al final de la Temporada 5, decidimos que pase lo que pase, parte de esta temporada sería una exploración sobre quién es el propietario de la Casa Blanca", dice Pugliese. "¿Quién es el poder detrás del poder?"

La nueva temporada comienza con Claire, ahora viuda y a aproximadamente 100 días después de su presidencia, detrás de su escritorio en la Oficina Oval, escuchando a un miembro del personal leer la letanía de amenazas de muerte y críticas misóginas que recibió del público estadounidense. Y ella está imperturbable.

Wright, que es productora ejecutiva de la serie y dirigió los dos últimos episodios de la temporada, dice que ver a Claire, durante mucho tiempo la esposa asidua cuyas ambiciones eran secundarias a las de su marido, obtener su merecido y lograr el poder se sintió "cómodo".

"Realmente así se sintió, porque ha sido la trayectoria desde el principio", dice, luego se detiene. "La parte más difícil de entrar en ese poder fue romper la cuarta pared y mirar a la cámara. Ese no es mi hogar. Se sentía como si estuviera en el territorio de otra persona. Pero es curioso lo rápido que te adaptas a estar en una posición poderosa como personaje... ¿tendrá éxito o no con su turno?"

"Claire se enfrenta a sí misma de una manera que nunca antes habíamos visto", dice James Gibson. "Ella está completamente fuera de las sombras".

La ausencia de Frank también significó que los dos grandes íntimos de su vida, Claire y Doug, tuvieron espacio para desarrollarse en oposición entre sí. "Ambos son la caída o la salvación del otro, o ambas cosas a la vez, y eso es muy peligroso y potente", dice James Gibson.

"Doug está completamente perdido sin Frank", explica Kelly. "Frank era su propósito, Frank era su impulso, todo era sobre servirle. Y sin él, Doug tiene la intención de preservar el legado de Frank".

"Y siempre iba a haber un enfrentamiento entre Claire y Stamper", agrega Wright. "Porque Claire sigue adelante. No hay tiempo para la melancolía para ella".

La piedra angular de la temporada: ¿quién tira de los títeres de la Casa Blanca? - se enfoca a través de un par de corredores de poder corporativos ricos, los hermanos Bill y Annette Shepherd, interpretados por Greg Kinnear y Diane Lane. Los personajes están inspirados en los mega donantes conservadores de la vida real de los hermanos Koch. Antes de su fallecimiento, parece que Frank compartió información con la familia a cambio de ejercer algo de ese poder.

¿Pero los espectadores quieren hundirse más en el enredo del mundo de la política en este momento?

Nacida durante la administración de Obama, la serie política inmediatamente obtuvo reconocimiento por reflejar el lado más corrupto del gobierno. Pero al igual que la mayoría de los programas con temas políticos de este momento, los giros y vueltas de la vida real de la administración actual a menudo desafían cualquier intento de llevar a la ficción la política estadounidense moderna. De repente, la visión teatral de "House of Cards" se parecía sorprendentemente al ciclo de noticias.

Advertisement

"El programa nunca intentó competir con la política de la vida real", dice Pugliese. "Simplemente trata de ser sintomático de la cultura del momento y de la política del momento. A lo largo de todo el programa, ha sido interesado en probar las vetas de la democracia o las instituciones democráticas. ¿Hasta dónde puede empujar el borde hasta que alcanza el punto de ruptura? Y creo que eso es probablemente algo donde hay un paralelo".

Así que el ponerle fin ahora se sentía apropiado, dice Wright. "Nos estábamos quedando sin ideas. ¿Cómo superas eso? Con nuestro programa, muy a menudo creo que la gente dice: 'Eso nunca sucedería'. La suspensión voluntaria de la creencia se arroja por la ventana. Definitivamente podría suceder [ahora]".

El final del programa también llega cuando Netflix, que junto con Spacey ayudaron a establecer como proveedor de contenido original, parece tener la intención de dominar el mundo.

Cinco años antes de que Netflix empatara a HBO por la mayoría de premios Emmy este año (23 cada uno) y gastara miles de millones en series originales, la compañía de rápido crecimiento se preparó para el lanzamiento de su primera serie original. Netflix, que durante mucho tiempo dependió del contenido de otros estudios (ya sea para alquilar DVDs de películas y programas de televisión viejos o para ser un centro de streaming) apostó por una adaptación de una miniserie británica para ser su punto de entrada a la programación original y sus ambiciones de dominio en Hollywood.

"House of Cards", desarrollado por Beau Willimon y dirigido, al menos al principio, por el director de cine David Fincher ("The Social Network"), hizo su debut en febrero de 2013. Y en un alejamiento de sus hermanos de transmisión y cable, lanzó todos los episodios de la temporada al mismo tiempo, una noción una vez extraña. El programa puso en marcha el estertor de la televisión tradicional, convirtiéndose en la primera serie original de transmisión exclusiva en ser nominada en las principales categorías de los Emmy en 2013. A lo largo de sus primeras cinco temporadas, consiguió 46 nominaciones a los premios Emmy y seis victorias.

Su fin, junto con el reciente anuncio de que "Orange Is the New Black", otra serie emblemática para Netflix, finalizará en 2019, trae consigo un capítulo definitivo en el impulso de la compañía para convertirse en un gigante mundial del entretenimiento.

"Fue la serie que realmente lo comenzó todo para nosotros en la programación original", dice Cindy Holland, vicepresidenta de contenido original de Netflix. "No fue hace tanto tiempo cuando el contenido en Internet consistía en contenido generado por usuarios en YouTube y otros lugares. Sabíamos que queríamos comenzar con algo que fuera tan bueno como lo que se ve en la televisión, pero mejor, francamente, era el estándar al que queríamos mantenernos. Tomamos un gran riesgo y ordenamos dos temporadas desde el inicio. Y lanzamos toda la primera temporada a la vez. Esos fueron momentos decisivos para las series original de Netflix, pero también para el streaming y la industria de la televisión más grande".

Es un legado ahora opacado por el escándalo. Al igual que en la política.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement