Anuncio
Share

El condado de Napa registró la primera muerte por COVID-19 de una persona completamente vacunada

A nurse prepares a syringe of the COVID-19 vaccine.
El condado de Napa registró recientemente su primera muerte por una infección avanzada de COVID-19. Una residente que estaba completamente vacunada dio positivo por el virus y murió, el 2 de junio, después de una larga estadía en el hospital.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

El condado de Napa informó su primera muerte por COVID-19, de una residente completamente vacunada. El deceso ocurrió a principios de este mes, incluso cuando la posibilidad de experimentar una infección aguda en esos casos sigue siendo extremadamente rara, señalaron funcionarios de salud pública.

La mujer de Napa tenía más de 65 años y padecía problemas de salud subyacentes, señalaron funcionarios del condado. Murió el 2 de junio después de una prolongada batalla hospitalaria. La paciente había recibido la vacuna Moderna; la segunda dosis se le había aplicado al menos 30 días antes de dar positivo por COVID-19, comentó la portavoz de Napa, Leah Greenbaum, citando información del grupo de epidemiología del condado.

La mujer había dado positivo a la variante B.1.1.7, recién nombrada variante Alpha por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se detectó por primera vez en Reino Unido. Hasta la fecha, el condado confirmó siete casos de la variante, que se cree que es más transmisible y puede causar episodios más graves que algunas otras cepas.

Para los funcionarios de salud pública, las vacunas no son infalibles, pero redujeron drásticamente el número de casos de coronavirus y muertes por COVID-19 en el condado. Napa informó poco menos de 10.000 casos de coronavirus y 79 decesos, y el número promedio de cada uno bajó de manera súbita recientemente. Durante la semana pasada, el condado promedió solo dos nuevos casos y 0.1 nuevas defunciones por día, según datos de The Times.

Anuncio

The low coronavirus case rate underscores California’s continued progress toward extinguishing the health crisis a week ahead of its planned reopening.

De los más de 71.370 residentes de Napa que estaban completamente vacunados a fines de la semana pasada, 32 presentaron síntomas y dieron positivo por el virus, según funcionarios del condado. Eso se traduce en una tasa de infección revolucionaria de alrededor del 0.04%, que es similar a la del condado de Los Ángeles (de 0.03% al 7 de mayo).

“Ninguna vacuna es 100% efectiva, pero esto no disminuye la urgencia y la importancia de vacunarse, especialmente a medida que surgen más cepas variantes”, destacó en un comunicado la Dra. Karen Relucio, oficial de salud pública del condado de Napa. La funcionaria agregó que, en general, la inmunización “brinda una protección excepcional contra la muerte y la enfermedad”.

Aún así, ocurren algunas infecciones. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), son esperables, “especialmente antes de que la inmunidad poblacional alcance niveles suficientes para disminuir aún más la transmisión”, afirma un informe reciente.

Anuncio

Según el Dr. Edward Jones-López, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina Keck, de la USC, hay dos factores impulsores principales detrás de las infecciones emergentes.

Más comúnmente, las variantes de coronavirus eluden la inmunidad de la vacuna diseñada principalmente para proteger contra lo que Jones-López llamó el “virus ancestro”, o la cepa original.

Aunque es menos común, una pequeña cantidad de personas, como los inmunodeprimidos y los ancianos, no pueden desarrollar una respuesta inmune tan fuerte a la vacuna como la población en general. Para ellos, la vacuna no funciona como debería. “A pesar de estar inoculados, no pueden generar suficientes anticuerpos como protección contra el virus”, explicó.

Health experts expected some vaccinated people to contract COVID-19. But more research is needed on exactly why it is happening now, in small numbers.

Anuncio

Para Greenbaum, la situación subraya la importancia de aumentar las tasas de vacunación en el condado de Napa y otros. “Vacunarnos ayuda a protegernos y a cuidar a las personas vulnerables, que no pueden generar esa respuesta inmunitaria”, enfatizó.

Aunque preocupante, las infecciones de avance tienden a causar episodios menos graves de COVID-19 en comparación con las infecciones en personas que no están vacunadas, añadió Jones-López. “En realidad, son casi dos enfermedades completamente diferentes”, dijo, comparando los casos de COVID-19 antes y después de las vacunas.

De las más de 135 millones de personas que estaban vacunadas en EE.UU al 1º de junio, poco más de 3.000 fueron hospitalizadas o murieron a causa de infecciones por el virus, según los informes que los CDC recibieron de 47 estados y territorios.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio