Advertisement

¿Esta aerolínea hizo lo suficiente para proteger a un pasajero de una perorata racista?

¿Esta aerolínea hizo lo suficiente para proteger a un pasajero de una perorata racista?
Aviones de la aerolínea irlandesa Ryanair están en la pista. (Bernd Settnik / AFP/Getty Images)

Como asistente de vuelo para una aerolínea que opera desde los Estados Unidos, he sido convocado por pasajeros que se sintieron intimidados o maltratados por otros pasajeros. Afortunadamente, la aerolínea que me emplea tiene una política de tolerancia cero para el abuso verbal.

Cuando las palabras se ponen feas, y lo han hecho muchas veces, se lo notificamos al capitán. Le decimos que alguien está causando una perturbación y creando un ambiente inseguro en la cabina. Se solicita ayuda, primero al agente de la puerta, luego a la policía, para tratar con el pasajero en el lugar si todavía estamos sobre el suelo.

Advertisement

En un vuelo reciente de Ryanair que debía partir de Barcelona, España, al aeropuerto de Stansted en Londres, eso aparentemente no sucedió.

Esto es lo que sí ocurrió:

Advertisement

El 19 de octubre, mientras el avión se encontraba en la puerta, un hombre blanco calvo soltó una perorata racista dirigida contra Delsie Gayle, de 77 años, una británica nacida en Jamaica que es negra.

El hombre se indignó, según las noticias, porque Gayle no se movió lo suficientemente rápido desde el asiento de su pasillo para permitirle alcanzar el asiento de la ventana. En un video que capturó esto y desde entonces se ha vuelto viral, la llamó "negra fea... ".

La hija adulta de Gayle, quien estaba sentada a un par de filas de distancia, corrió en defensa de su madre, explicando que su madre era anciana y sufría de artritis.

"No me importa si ella está discapacitada o no", respondió el hombre, modificando la palabra "discapacitada" con una mala palabra. "Si le digo que se salga, ella se sale".

Advertisement

Mientras la anciana Gayle protestaba, el hombre gritaba: "No me hables en un... idioma extranjero, estúpida vaca fea".

Aparte de la hija de Gayle, un pasajero pareció intervenir. Un hombre sentado una fila atrás imploró al intolerante que dejara de gritar.

"No hay necesidad de eso", dijo el hombre interviniente, empujando una mano hacia adelante en señal de protesta. "Solo detente".

Durante la perorata, un auxiliar de vuelo masculino apareció en el marco. Su voz no se puede escuchar, pero lo que se sabe es que no trasladó al hombre a un asiento lejos de la mujer de la que abusó.

En cambio, el asistente de vuelo le preguntó a la artrítica septuagenaria si le gustaría moverse a otro asiento.

Según el sitio web de Ryanair, la compañía aérea es "la aerolínea No. 1 de Europa". La aerolínea con sede en Dublín cuenta con tarifas aéreas de bajo costo y servicio sencillo a más de 215 destinos en 37 países.

Pero el "servicio" en ese vuelo de Barcelona-Londres resultó muy inadecuado, incluso para los estándares de bajo coste.

El avión despegó. El avión aterrizó en Londres. Allí, el hombre odioso desembarcó y siguió su camino.

Advertisement

Cuando millones de personas vieron el video en las redes sociales y en los sitios web de noticias, Ryanair se enfrentó a una ráfaga de críticas, no solo porque la aerolínea permitió que un xenófobo chillón permaneciera en uno de sus vuelos, sino también porque no ofreció una disculpa oficial de inmediato a Gayle.

La aerolínea emitió una declaración en su cuenta de Twitter: "Somos conscientes de este video y hemos informado de este asunto a la policía de Essex".

A través de un portavoz, la primera ministra británica, Theresa May, comentó sobre la inacción de la aerolínea: "Cuando las personas viajan y realizan su vida pública, nadie debe ser objeto de intimidación ni de ninguna forma de abuso".

Pero Gayle sí lo fue.

En mi aerolínea, si el avión todavía está en la puerta de embarque y el capitán ha sido informado de un incidente, le dirá al agente de la puerta que un pasajero ha sido considerado no apto para volar y debe ser escoltado del avión.

Si ese pasajero se niega a irse, la policía es convocada para escoltar al pasajero del avión. Si el pasajero no cumple, los oficiales retirarán físicamente a la persona.

Si el vuelo está en el aire, el capitán se enfrenta a una decisión más difícil: desviar el vuelo al aeropuerto más cercano o continuar al destino programado.

Esto es lo que dice el sitio web de Ryanair bajo el Artículo 11 de la "Conducta A Bordo de la Aeronave": "Si, en nuestra opinión razonable, usted… se comporta de una manera que creemos razonablemente que puede causar o causa incomodidad, inconveniencia, daño o lesión a otros pasajeros o a la tripulación, podemos tomar las medidas que consideremos razonablemente necesarias para evitar la continuación de dicha conducta, incluida la restricción. Podrá ser desembarcado e impedirle proseguir en el viaje".

Lo que dijo causó incomodidad, como mínimo, pero también causó lesiones.

Unos días después del incidente, Gayle apareció en un programa de noticias británico.

"No sé cuándo voy a superarlo", dijo, con la voz quebrada. "Porque cada vez que pienso en ello lloro".

El hombre desde entonces se disculpó y dijo que perdió la paciencia "un poco".

"No soy una persona racista de ninguna manera", dijo en una entrevista en "Good Morning Britain", aunque las palabras detestables que lanzó en el avión parecen sugerir lo contrario.

El trabajo de la tripulación de cabina es, al final, todo sobre seguridad, pero Gayle no estaba protegida. Prohibir a ese hombre de la línea aérea de por vida puede ser la única forma en que a ella o a cualquier otro pasajero se le puede garantizar pasaje seguro. Parece poco pedir que la aerolínea defienda a la mayoría de sus pasajeros, personas decentes que nunca deberían ser sometidas a una tormenta de odio.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement