Anuncio
Share
Internacional

Culto “escogido por Dios” mata a 7 personas en la selva de Panamá

Huts in a jungle clearing
Vista del templo improvisado en la comunidad selvática de El Terrón, Panamá.
(Arnulfo Franco / Associated Press)

Las biblias descansan sobre un altar de madera junto a los instrumentos de percusión, un guiro y un tambor, en la habitación donde una secta religiosa supuestamente obligó a una mujer embarazada y a cinco de sus hijos a caminar a través del fuego en esta remota aldea.

El improvisado santuario plagado de botas embarradas y ropa quemada pertenecía a un culto cuyos miembros indígenas profesaban ser “elegidos por Dios” para sacrificar a los no creyentes, incluso si los herejes eran miembros de sus propias familias, dicen personas en El Terrón.

El culto mató a siete aldeanos el lunes pasado, mientras que otros 14 fueron rescatados al día siguiente por la policía que los encontró atados y golpeados en el templo, dijeron las autoridades. Varios aldeanos más escaparon con quemaduras.

Nueve aldeanos han sido arrestados y acusados ​​de asesinato, según los informes, incluido un abuelo y dos tíos de los cinco niños que murieron junto a su madre embarazada y un vecino.

Anuncio

“Nadie esperaba esto”, dijo Evangelisto Santo, un angustiado líder tribal.

El Terrón está ubicado en la jungla del enclave indígena Ngabé Buglé en la costa caribeña de Panamá, y se encuentra en gran parte aislado del mundo moderno. Los residentes deben caminar horas a lo largo de caminos estrechos y empinados para llegar a los botes que pueden transportarlos a lo largo de un río a otras aldeas que tienen electricidad, teléfonos, clínicas de salud y presencia policial.

Muchos en la comunidad, que crece cultivando yuca y arroz, son católicos romanos. La pequeña aldea de montaña alberga a unas 300 personas que viven en chozas de paja. Muchos están relacionados entre sí.

Los residentes dicen que ignoraron en gran medida al grupo religioso. La secta surgió después de que un aldeano regresó a la comunidad hace varios meses después de una temporada en el extranjero, trayendo consigo creencias religiosas inusuales.

Anuncio

“La gente bailaba y cantaba y nadie prestó atención porque sabíamos que estaban en presencia de Dios”, dijo Santo.

Nadie prestó atención, es decir, hasta que uno de los miembros del culto anunció que había tenido una visión: todos en la aldea debían que arrepentirse de sus pecados o morir.

El fin de semana pasado, los miembros de la secta “La Nueva Luz de Dios” comenzaron a arrastrar a las víctimas a una iglesia improvisada, donde las golpearon con palos. Los miembros del culto estaban listos con machetes para derribar a aquellos que no se arrepintieron.

El agricultor Josué González rescató a dos de sus hijos, una niña de 5 años y un niño de 7, de las brasas el lunes, mientras que un hijo de 15 años logró escapar por su cuenta.

Superado en número, González buscó ayuda para su esposa embarazada y cinco de sus otros hijos. Para cuando las autoridades llegaron en helicóptero el martes, la esposa de González, los cinco niños y un vecino habían sido decapitados y enterrados.

Según los informes, los miembros del culto acusados ​​en el caso incluyen al propio padre de González, y los aldeanos dicen que dos de los hermanos de González se habían declarado profetas del culto. Las autoridades no han confirmado que el padre y los dos hermanos de González hayan sido arrestados.

“Dentro de la lógica de los sacrificios religiosos en algunos cultos extremistas, no hay mayor prueba de fe que entregar la vida de un ser querido o un miembro de la familia”, dijo Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos especializado en América Latina en la Universidad Virginia Commonwealth.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio