Anuncio
Share
Internacional

Muere el médico arrestado por advertir a China sobre el coronavirus

Dr. Li Wenliang, who was silenced for trying to share news about the new coronavirus long before Chinese authorities disclosed its full threat, died Feb. 7, 2020, of the disease.
El doctor Li Wenliang, quien fue silenciado por tratar de compartir noticias sobre el nuevo coronavirus mucho antes de que las autoridades chinas revelaran su amenaza total, murió el 7 de febrero de 2020 a causa de la enfermedad.
(Weibo)

Apareció en los medios sociales advirtiendo de un virus mortal. El gobierno chino minimizó la emergencia, pero la insistencia del Dr. Li Wenliang en que se avecinaba una epidemia lo convirtió en un héroe popular en un país que valora el secreto y aplasta la disidencia.

Li y otros siete denunciantes fueron arrestados por difundir rumores. Sólo la semana pasada, cuando el brote de coronavirus mantuvo a 50 millones de chinos encerrados y apareció en todo el mundo, las autoridades admitieron que Li y los demás no deberían haber sido censurados.

“No es tan importante para mí sí me reivindican o no”, dijo Li, de 34 años, en una entrevista desde una sala de cuarentena con la publicación china Caixin. “Lo que es más importante es que todos sepan la verdad”.

Li Wenliang
Imagen sin fecha tomada de la cuenta de Li Wenliang en Weibo.
(Weibo)
Anuncio

La reivindicación de Li parecía aún más insignificante después de la noticia de que murió el viernes en un hospital de Wuhan, el centro de una epidemia de la que advirtió en diciembre. Relatos contradictorios sobre su condición resonaron en los canales oficiales y en los medios de comunicación social, añadiendo otra capa de confusión en un gobierno que parece cada vez más abrumado. Los primeros informes de la muerte de Li se retractaron cuando el hospital dijo que estaba trabajando para salvar su vida.

Horas después, se informó oficialmente su muerte.

Li dejó atrás a su esposa, también infectada, y un hijo. Los usuarios chinos de Internet inundaron los medios sociales con una avalancha de dolor, calificando a Li de héroe, víctima y mártir. Exigieron disculpas por haberlo arrestado y pidieron que la bandera nacional ondeara a media asta.

Su muerte fue el último temblor de una crisis sin precedentes que se ha extendido más allá de la salud pública hasta la confianza del público en China. El virus está exponiendo grietas en el sistema político con revelaciones casi diarias de corrupción, ineptitud, ineficiencia y falta de transparencia y responsabilidad a costa de la vida de las personas.

Anuncio

También ha dañado la imagen del mandatario y presidente del Partido Comunista Xi Jinping como una figura paterna amorosa que trae riqueza, poder y rejuvenecimiento a la gran nación china bajo su liderazgo. Sus herramientas favoritas de gobierno - control, propaganda, nacionalismo y fuerza - están fallando en proveer lo que el pueblo chino más necesita ahora, y lo que el Dr. Li simbolizó: la seguridad de que sus vidas son valoradas y que se les dirá la verdad.

People wear masks Jan. 24 in the Jingshan Park in Beijing. Weeks into the coronavirus epidemic, there’s no sign that it’s under control.
La gente usa máscaras el 24 de enero en el Parque Jingshan en Beijing. A semanas de la epidemia de coronavirus, no hay señales de que esté bajo control.
(Wu Hong / EPA/Shutterstock)

A semanas del brote de coronavirus en China, no hay señales de que la crisis esté bajo control. Las infecciones confirmadas en China han sobrepasado las 30.000 y continúan saltando por miles, convirtiéndose cada día en un inquietante tic-tac de quién puede ser el próximo. Más de 630 personas han muerto, y abundan los informes de residentes enfermos de Hubei que murieron sin ser examinados y por lo tanto no cuentan dentro de los registros oficiales de coronavirus.

China es ahora una nación bajo arresto domiciliario autoimpuesto, sus ciudades congeladas, calles vacías, carreteras bloqueadas y pueblos cerrados. Las autoridades han ordenado a Wuhan que establezca centros de cuarentena masiva para los infectados. Los guardias comprueban las temperaturas en las entradas de los recintos residenciales que se sienten solos sin los habituales sonidos de niños jugando y vecinos dando paseos.

Pero dentro, en línea, y especialmente en el epicentro de la epidemia en Wuhan, la angustia y la furia están creciendo, inflamadas por una fea realidad: que las autoridades priorizaron salvar las apariencias y aparecer en control que la salud y la seguridad de su gente - y que continúan haciéndolo ahora.

A la hora de la muerte de Li, el tema en boga “El gobierno de Wuhan le debe una disculpa al Dr. Li Wenliang” en la plataforma social Weibo fue censurado.

La brecha entre la propaganda y la realidad - y el gobierno y el pueblo - se ha hecho más evidente en las últimas dos semanas. Las emisiones de la televisión estatal han sido un constante flujo de elogios para el liderazgo del partido. Los periodistas chinos y los activistas en línea, mientras tanto, han denunciado a las organizaciones benéficas respaldadas por el gobierno en Hubei por el mal manejo de las donaciones de equipos médicos y el desvío de máscaras protectoras a organizaciones privadas de beneficencia.

CHINA-HEALTH-VIRUS
Un médico habla con un paciente durante sus rondas en la sala de una zona de cuarentena en Wuhan, el epicentro del nuevo brote de coronavirus.
(AFP / Getty Images)
Anuncio

El jueves, los informes de los funcionarios locales tratando de robar las máscaras de los demás se hicieron virales: Funcionarios en Dali, una ciudad del suroeste, trataron de interceptar un cargamento destinado a Chongqing. Y en Qingdao, los oficiales ordenaron a la aduana que confiscaran las máscaras destinadas a Shenyang.

Las organizaciones más eficientes en la coordinación de donaciones han sido irónicamente los clubes de fans de celebridades, el único tipo de organización de base que aún se permite bajo la represión de Xi en la sociedad civil mientras se mueve para consolidar su poder.

Su desempeño superior al del gobierno y las organizaciones oficiales se ha manifestado en vivo en Internet. Los mensajes críticos se mueven más rápido que los censores, mientras que cientos de millones de chinos están atrapados en casa sin hacer nada más que leer y enfadarse.

Xi ha gobernado con un control implacable desde su ascenso político en 2013, silenciando a abogados, activistas, periodistas e intelectuales liberales, eliminando a la sociedad civil, centralizando el poder bajo el partido, borrando los límites de su propio mandato y consagrando su “pensamiento Xi Jinping” en la constitución.

Xi Jinping
El presidente chino Xi Jinping inspecciona una guardia de honor fuera del Gran Salón del Pueblo en Beijing.
(Andy Wong / Associated Press)

Esto ha suscitado la preocupación de los disidentes y los grupos de base de los márgenes de la sociedad china, pero no ha hecho tambalear su poder, en parte porque Xi ha movilizado con gran habilidad la propaganda y la educación china para avivar el nacionalismo.

Incluso con otros desafíos recientes - una guerra comercial entre EE.UU y China, los disturbios en Hong Kong, la afirmación de la soberanía de Taiwán, y la crítica mundial sobre la detención de los musulmanes uigures en los campos de concentración en Xinjiang - Xi ha logrado mantenerse por encima de la crítica pública, a menudo culpando a la “intervención extranjera”.

Pero ahora Xi se enfrenta al mayor desafío hasta ahora a su gobierno y a la legitimidad del partido: una crisis evitable que está golpeando a familias chinas y que no muestra signos de detenerse y no se le puede echar la culpa al extranjero.

Anuncio

Peor aún, el virus es un desastre natural, algo que podría haber salido directamente de los libros de historia, donde el pueblo chino reconocía los terremotos, inundaciones, plagas y otras crisis enviadas por el cielo como una señal de que su emperador estaba gobernando injustamente y había perdido su legitimidad. Cuando ocurría un desastre, era símbolo de que una dinastía estaba a punto de terminar, y cuando las masas perdían la fe en el emperador, pronto se producían levantamientos.

Este podría ser el momento en que Xi pierda ese “mandato divino”, dijo Orville Schell, historiador y director del Centro de Relaciones entre EE.UU y China de la Sociedad Asiática. No es algo cuantificable, agregó, como un cambio porcentual en el crecimiento del PIB o un número específico de casos infectados o de muertes. Es un cambio psicológico, una pérdida de confianza en la capacidad de los gobernantes para proteger al pueblo.

“Xi Jinping es un líder que ha liderado - y no sin éxito, puedo decir - por el control. Y ahora se enfrenta a algo que no puede controlar”, dijo Schell.

“Si estás mirando la ecuación de lo que hace que un liderazgo tenga legitimidad, sea funcional y efectivo, mucho depende de si la gente cree y tiene fe en él. Si piensan de alguna manera que se está quedando sin gasolina, o que está llegando al final de algún ciclo ordenado cósmicamente, eso es bastante difícil de arreglar”.

Esa pérdida de fe resuena más para aquellos atrapados en Wuhan, una ciudad que muchos ven como sacrificada contra su voluntad, sin que las autoridades se disculpen o asuman ninguna responsabilidad. Es un lugar secuestrado de muertes crecientes atrapadas en la mirada de una nación ansiosa.

“No hablaremos de política, pero debe dejarme hablar de mi sufrimiento”, dijo Lu, de 57 años, una mujer de Wuhan cuyo padre murió por el coronavirus el lunes, y además su madre y hermana también están enfermas con infecciones pulmonares y fiebres.

Lu dijo en una entrevista telefónica que había pasado tres días llamando a las líneas de emergencia, al gobierno de la ciudad, a los hospitales, a los comités vecinales, haciendo todas las conexiones que pudo encontrar para conseguir una cama de hospital para su padre de 83 años.

Se había enfermado a principios de enero, cuando los funcionarios todavía decían que el virus no era contagioso entre los humanos. Para la semana pasada, estaba luchando por respirar y sangrando en su sistema digestivo, pero todavía no podía ingresar en un hospital.

“Hay 10.000 personas tratando de conseguir 1.000 camas. ¿Cómo puedes obtener una?”, dijo. “Nunca me he sentido tan desesperada, viendo a mi madre y a mi padre sin poder ser tratados. Mirando a toda esa gente en el hospital... ¿por qué no lo controlaron? ¿Cómo pudieron ustedes, el gobierno, decir a la ligera que no era contagioso? ¿Por qué no ser más serio, y poner la vida de la gente primero?”

Mientras su padre moría, Lu siguió viendo en los medios de comunicación estatales informes sobre las camas y salas de hospital disponibles, líneas telefónicas de ayuda a los pacientes y el gran esfuerzo movilizado del país para salvar a Wuhan.

“Los medios de comunicación son tan hermosos, que todos piensan que estoy inventando rumores en línea. La gente de fuera no lo sabe”, dijo Lu, que no dio su nombre completo. Cuando sus amigos le enviaban informes sobre la ayuda existente para su familia, ella respondía: “No es cierto”.

La madre de Lu, de 80 años, está ahora en cuarentena sola con una fiebre alta. Llama a Lu todos los días, rogando que su hija vaya, pero Lu no puede visitarla por más de unos minutos, por temor a que se infecte y luego a sus propios hijos. Lu lucha por respirar, su ansiedad se agrava por el silencio y el aislamiento.

“Wuhan es una ciudad vacía ahora. No hay gente afuera, y no hay sonidos. Nunca ha estado tan tranquilo”, manifestó Lu. “No me importa quién dirige este país. Pero como plebeyo, quiero el derecho a vivir, a existir en este mundo. Eso es lo más básico. ¿Por qué no tendría que hablar de ello? ¿Debería ver a mis padres morir con mis propios ojos? ¿A dónde se supone que llevemos nuestra ira?”

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio