Anuncio

“La crisis está lejos de terminar”. La economía mundial enfrenta una cuesta arriba

Los peatones con mascarillas caminan por un mercado en el centro de Seúl.
Los peatones con mascarillas caminan por un mercado en el centro de Seúl. En Corea del Sur, que aplastó su curva de infección hace meses, la aparición de nuevos grupos de virus está causando escalofríos en los compradores.
(Jung Yeon-je / AFP / Getty Images)

La economía mundial está entrando en la segunda mitad de 2020 todavía profundamente agobiada por la pandemia de coronavirus, con una recuperación total ahora descartada para este año e incluso un regreso en 2021 que depende de que muchas cosas vayan bien.

La economía mundial está entrando en la segunda mitad de 2020, aún profundamente agobiada por la pandemia de COVID-19, con una recuperación completa ahora descartada para este año e incluso para el 2021, en donde dependerá de que todo salga bien.

Es un escenario que pocos, si es que alguno, predijeron a principios de año, cuando la mayoría de los economistas contaban con otro año de expansión y un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China tenía la intención de dar una oportunidad a la confianza corporativa y de los inversores.

En cambio, la pandemia obligó a sectores de la población mundial a lo que el Fondo Monetario Internacional denomina “El Gran Cierre”. Los bancos centrales y los gobiernos respondieron con billones de dólares en un apoyo sin precedentes para evitar que los mercados se derrumbaran y para mantener a flote a los trabajadores y compañías en dificultades hasta que el virus haya pasado.

Incluso con esos esfuerzos de rescate, el mundo sigue sufriendo su peor crisis económica desde la Gran Depresión. Si bien algunos indicadores de las ventas minoristas y de manufactura en las principales economías están mejorando, las esperanzas de un rebote en forma de V se han hecho trizas a medida que la reapertura de las empresas parece inestable en el mejor de los casos y el riesgo de pérdida de empleos pasa de ser temporal a permanente.

Anuncio

Es una trayectoria económica. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, Thomas Barkin, lo ha comparado como el bajar por un elevador pero necesitar subir de regreso por las escaleras.

“Existe un peligro real de confundir el rebote con la recuperación”, dijo Carmen Reinhart, economista jefe del Banco Mundial, en la conferencia Bloomberg Invest Global el 23 de junio. “La verdadera recuperación significará que está al menos tan bien como antes de la crisis, y creo que estamos muy lejos de eso”.

Tiempos inciertos


La propagación del coronavirus depende en gran medida de una vacuna que aún permanece fuera del alcance. La Organización Mundial de la Salud advierte que lo peor de la pandemia aún está por llegar, ya que los casos superan los 10 millones y las muertes han aumentado a más de 500.000. Incluso en países donde el virus parecía haberse contenido, los brotes recientes son frecuentes.

El FMI estima que para fines de este año 170 países, o casi el 90% del mundo, tendrán un ingreso per cápita más bajo. Eso es un cambio desde enero, cuando predijo que 160 países terminarían el año con economías más grandes y un crecimiento positivo del ingreso per cápita.

Anuncio

Ahora es probable que el producto interno bruto mundial para fines de 2021 sea aún más bajo que a fines de 2019, según los economistas de HSBC Holdings liderados por Janet Henry. Bloomberg Economics lo describe como “Goodbye Victory V, Hello Worry W” (Adiós Victoria, hola preocupación).

Los banqueros centrales permanecen alerta para hacer más. El presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, advirtió que el panorama es “extraordinariamente incierto” y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, ha hablado de una recuperación “moderada” que cambiará partes de la economía de forma permanente.

Sin duda, hay focos de recuperación que podrían ganar tracción. Los economistas de Morgan Stanley se apegan a los pronósticos de una recuperación en forma de V, señalando sorpresas positivas en los datos económicos recientes, especialmente en EE.UU y la región del euro.

Los mercados globales se dividen entre los inversores que apuestan por una recuperación en forma de V y aquellos que esperan dislocaciones significativas. El índice MSCI All-Country World de acciones mundiales ha aumentado casi un 40% desde un mínimo de marzo, pero aún ha bajado un 6% este año, ya que los inversores apostaron a que el estímulo de políticas en todo el mundo amortiguará el impacto económico de la pandemia. Los rendimientos del Tesoro estadounidense a 10 años han caído más de 100 puntos básicos este año a alrededor del 0.67%.

Anuncio

Rendimiento mixto


Las lecciones sobre cómo se desarrolla la recuperación se están extrayendo de Asia, donde el virus ha sido controlado pero la recuperación ha sido mixta.

En Corea del Sur, que aplastó su curva de infección hace meses, la aparición de nuevos grupos de virus está causando escalofríos en los compradores.

La actividad manufacturera de China aumentó en junio, al igual que otros indicadores de fabricación en la región, pero los nuevos pedidos continúan mostrando debilidad.

Esa perspectiva preocupante significa que las empresas están navegando en la oscuridad, según Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China, quien espera que la incertidumbre dure un par de años más.

Anuncio

Recuperación de “motosierra”


“La recuperación no es en forma de V, ni de W, parece la parte superior de una motosierra”, dijo. “Arriba y abajo, arriba y abajo y doloroso todo el camino”.

También significa que las economías emergentes de rápida expansión no serán el motor de crecimiento global que han sido, ya que el Banco Mundial predice que este grupo de países se reducirá un 2.5%, su peor desempeño en datos que comienzó en 1960. América Latina ahora está en marcha en las primeras líneas del virus.

Parece imposible un repunte completo a los niveles anteriores a la crisis hasta que se controle el virus, una perspectiva que es especialmente cierta para sectores como el turismo, el transporte y el entretenimiento, donde se espera que persistan las restricciones.

El impacto en los mercados laborales ha sido peor de lo estimado inicialmente y será imposible de reparar en la segunda mitad de 2020, incluso en el escenario más optimista, según la Organización Internacional del Trabajo. La semana pasada estimó que las horas de trabajo en el segundo trimestre fueron un 14% más bajas que antes del virus, lo que equivale a una pérdida de 400 millones de puestos a tiempo completo.

Anuncio

Aunque las compañías estadounidenses agregaron 4.8 millones de personas a las nóminas en junio, sólo tres de cada 10 empleos perdidos se han recuperado y las solicitudes iniciales de beneficios de desempleo siguen siendo elevadas. Más de 2.8 millones de estadounidenses perdieron sus empleos para siempre en junio.

Preocupaciones de la deuda


“Si bien parece probable un repunte mecánico a corto plazo en la actividad económica en respuesta a la flexibilización de las medidas de cierre, esperamos que la subida posterior sea larga y ardua”, dijo Joachim Fels, asesor económico global de Pacific Investment Management Co.

También hay otros desafíos.

Los niveles récord de deuda limitarán la cantidad de apoyo adicional que los gobiernos pueden desplegar, además del estímulo fiscal de $11 billones que ya está en marcha.

Anuncio

Los gobiernos están lidiando con la forma de extender o terminar las costosas medidas a corto plazo para financiar los salarios y mantener a las empresas con vida, al mismo tiempo que se preparan para un estímulo a más largo plazo para impulsar una recuperación.

De acuerdo con Alicia García Herrero, economista jefe de Asia Pacífico con Natixis, ese préstamo no vendrá sin efectos secundarios, es como mantener a las compañías zombis.

“Si no hay limpieza de la deuda, volver a los niveles anteriores a la crisis llevará aún más tiempo”, dijo García Herrero.

Mientras tanto, los bancos centrales han reducido las tasas de interés a nuevos mínimos, y algunos han aceptado los costos negativos de los préstamos. En un intento por limitar las tasas del mercado, se han comprado varios tipos de activos y los formuladores de políticas continúan modificando su kit de herramientas con indicios de más innovación por venir.

Anuncio

Morgan Stanley predice $13 billones en expansión acumulativa del balance del banco central desde EE.UU, la región del euro, Japón y Reino Unido hasta finales de 2021.

Incluso con esos pasos, es demasiado pronto para concluir que serán suficientes, dijo Kazuo Momma, quien solía estar a cargo de la política monetaria en el Banco de Japón.

“La crisis está lejos de terminar”, concluyó.

Para leer esta nota en inglés,haga clic aquí.


Anuncio