Anuncio

Miembro de gabinete de guerra israelí dice que renunciará en junio si no hay un nuevo plan de guerra

En esta imagen, proporcionada por el ejército estadounidense, varios camiones cargados
En esta imagen, proporcionada por el ejército estadounidense, varios camiones cargados de ayuda humanitaria enviada por los Emiratos Árabes Unidos y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional cruzan el muelle flotante Trident antes de llegar a la playa en la Franja de Gaza, el viernes 17 de mayo de 2024.
(Staff Sgt. Malcolm Cohens-Ashley / Associated Press)
Share

Benny Gantz, miembro centrista del Gabinete de Guerra de Israel, compuesto por tres miembros, amenazó el sábado con renunciar del gobierno si éste no adopta un nuevo plan dentro tres semanas para la guerra en la Franja de Gaza, lo cual haría que el primer ministro Benjamin Netanyahu dependiera aún más de sus aliados de extrema derecha.

El anuncio de Gantz aumenta la división entre los dirigentes israelíes tras más de siete meses de una guerra en la que Israel aún no ha logrado sus objetivos declarados de desmantelar Hamás y devolver a decenas de rehenes secuestrados en el ataque del grupo militante del 7 de octubre.

Gantz expuso un plan de seis puntos que incluye el regreso de los rehenes, acabar con el control de Hamás, la desmilitarización de la Franja de Gaza y el establecimiento de una administración internacional de asuntos civiles. También apoya los esfuerzos para normalizar las relaciones con Arabia Saudí y ampliar el servicio militar a todos los israelíes.

Anuncio

Dijo que si el plan no es aceptado el 8 de junio o antes, renunciara al gobierno.

“Si ustedes eligen el camino de los fanáticos y encaminan a toda la nación hacia el abismo, nos veremos obligados a renunciar al gobierno”, señaló.

Gantz, un popular funcionario y rival político de Netanyahu, se unió a su coalición y al Gabinete de Guerra en los primeros días del conflicto.

La salida de Gantz, antiguo jefe del Estado Mayor y ministro de defensa, haría que Netanyahu estuviera aún más en deuda con sus aliados de extrema derecha, que han asumido una línea dura en las negociaciones sobre un cese del fuego y la liberación de rehenes, y que piensan que Israel debe ocupar Gaza y reconstruir los asentamientos judíos en el enclave.

Gantz habló días después de que el ministro de Defensa israelí Yoav Gallant, el tercer miembro del Gabinete de Guerra, dijo abiertamente que le ha pedido en repetidas ocasiones al Gabinete que decida sobre una visión de posguerra para Gaza, en la que se crearía un nuevo liderazgo civil palestino.

Netanyahu enfrenta una creciente presión en distintos frentes. Los partidarios de la línea dura de su gobierno desean que la ofensiva militar en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, siga adelante con el objetivo de destruir a Hamás. Estados Unidos, el principal aliado de Israel, y otros países, se han opuesto a la ofensiva en una ciudad donde se ha refugiado más de la mitad de los 2,3 millones de habitantes de Gaza —cientos de miles han huido ya— y han amenazado con reducir su apoyo por la crisis humanitaria de Gaza.

___

Jeffery informó en Jerusalén. El periodista de The Associated Press Sam Mednick en Tel Aviv contribuyó a este despacho.

Anuncio