Anuncio
Share
Internacional

Ante la presión de Trump, México detiene a dos organizadores de caravanas de migrantes

mujica

Irineo Mujica, director de Pueblo Sin Fronteras, en Tijuana en 2018. (Gary Coronado / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Las autoridades mexicanas han detenido a dos organizadores de Pueblo Sin Fronteras, un controvertido grupo activista que ha ayudado a varias grandes caravanas de migrantes centroamericanos a llegar a la frontera con Estados Unidos.

Irineo Mujica, director del grupo, fue arrestado el miércoles en la ciudad fronteriza de Sonoyta, donde ayuda a administrar un refugio para migrantes. Cristóbal Sánchez, otro miembro del grupo, fue detenido cerca de la frontera sur de México, en el estado de Chiapas. Los medios de comunicación mexicanos informaron que ambos están acusados de trata de personas.

Los arrestos se producen cuando México se enfrenta a una intensa presión del presidente Trump para que haga un mayor esfuerzo al evitar que los migrantes centroamericanos crucen su territorio.

Enojado por la oleada de cruces fronterizos indocumentados, Trump ha prometido imponer aranceles a todos los productos procedentes de México a partir del lunes. Una reunión de emergencia en Washington el miércoles entre las autoridades estadounidenses y mexicanas para evitar los aranceles, pareció no satisfacer a Trump, quien tuiteó el miércoles por la noche que hubo “un progreso insuficiente”.

Anuncio

Las autoridades mexicanas han tratado de demostrar a sus homólogos estadounidenses que están haciendo todo lo posible para limitar la migración a través de su territorio, respetando al mismo tiempo los derechos humanos de los migrantes.

Las detenciones y deportaciones mexicanas de centroamericanos han aumentado significativamente en comparación con el año pasado.

No queda claro si el arresto de dos organizadores de Pueblo Sin Fronteras fue un intento de complacer a las autoridades estadounidenses.

Una declaración del grupo calificó la detención de Mujica y Sánchez como parte de una “campaña de criminalización y hostigamiento por parte de las autoridades, tanto mexicanas como estadounidenses”.

Anuncio

La organización, un pequeño grupo de voluntarios con base en Estados Unidos y México, ayudó a la creación de las llamadas caravanas de migrantes. Ellos organizaron la primera caravana a la frontera de Estados Unidos en 2017 y han ayudado a varios grupos desde entonces.

De acuerdo a Pueblo Sin Fronteras, las caravanas protegen a los migrantes de violaciones, secuestros y otros peligros del camino, al tiempo que llaman la atención sobre las razones por las que huyen y el trato que reciben en el viaje hacia el norte.

Pero el grupo ha recibido muchas críticas, y los conservadores de ambos países los acusan de tráfico de personas.

Documentos filtrados a principios de este año por NBC7, un canal de noticias en San Diego, mostraron que las autoridades estadounidenses habían monitoreado a activistas de Pueblo Sin Fronteras, así como a periodistas y abogados que interactuaron con una caravana de migrantes en Tijuana.

Mujica, que es ciudadano estadounidense y mexicano, también ha sido acusado por los fiscales de Estados Unidos de conspirar con el activista migrante de Arizona Scott Warren, para albergar a dos migrantes el año pasado. Warren, un líder del grupo humanitario No More Deaths, que deja agua y otros suministros para los migrantes en tramos desolados de la frontera entre Estados Unidos y México, está siendo juzgado por haber protegido a los migrantes durante varios días. Warren se ha declarado inocente. Se enfrenta a por lo menos 20 años de sentencia en una prisión federal.

Mujica ha sido detenido en el pasado por las autoridades mexicanas, pero nunca ha sido condenado por un delito.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio