Anuncio
Share
Internacional

En Venezuela en este momento, lo más importante son los militares

militares

Miembros de la Milicia Bolivariana de Venezuela asisten a un mitin progubernamental el 1 de mayo de 2019 en Caracas. (Yuri Cortez / AFP/Getty Images)

(Getty Images)
| CARACAS

El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, apareció triunfalmente el pasado martes frente a la base aérea de La Carlota con un grupo de soldados con brazaletes azules, que representaban su apoyo a los esfuerzos por derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Para todos los hermanos de las fuerzas armadas, este es el momento”, declaró Guaidó, anticipando lo que llamó la “fase final” de la campaña de oposición para derribar a Maduro. “Sabemos que el dolor de las fuerzas armadas es el mismo dolor de un pueblo que sufre hambre y dificultades. Todos queremos un cambio”.

Al final del día, sin embargo, Maduro había declarado el fin del “golpe”, sus partidarios denunciaban a los “traidores” de las fuerzas armadas y unas dos docenas de soldados desertores se habían refugiado en la Embajada de Brasil.

Lo que Guaidó consideró como un amplio levantamiento militar, había fracasado.

Anuncio

“No podrán dividir” a las Fuerzas Armadas, prometió el mayor general Jesús Suárez Chourio, jefe del ejército venezolano, en un mensaje de Twitter, al tiempo que denunciaba a los soldados que desertaron como “lacayos del imperio”.

“No volverán a engañar y a vender la patria. Somos eminentemente leales y patriotas”.

Fue uno de los varios miembros de la plana mayor del país que reafirmaron su apoyo al presidente.

El ejército venezolano es ampliamente visto como el bloque clave que mantiene a Maduro en el poder, y por ahora el comando parece estar con él a pesar de una serie de deserciones e informes de sublevaciones menores dentro de las filas.

Anuncio

Funcionarios estadounidenses han afirmado que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, estaba entre un grupo central de funcionarios de Maduro en conversaciones con la oposición, una acusación que el gobierno venezolano rechazó.

Ambas partes en la actual crisis política del país han buscado asiduamente el apoyo de los generales, y Washington ha hecho llamamientos públicos y abiertos a los oficiales militares, tanto para reunir información de inteligencia como para alentar las deserciones.

“Tenemos las herramientas que necesitamos y estamos usando toda la gama de estas herramientas”, dijo el pasado miércoles el almirante Craig Faller, el principal comandante de Estados Unidos para América Latina, en su testimonio ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. “Estamos usando los activos diligente y silenciosamente”.

Hasta la fecha, sin embargo, Guaidó y sus patrocinadores estadounidenses claramente no han podido cambiar el sistema militar venezolano.

Los expertos dijeron que las razones tienen que ver menos con la ideología que con la evolución de las fuerzas armadas de Venezuela como un socio lucrativo en un gobierno que reparte beneficios financieros a sus socios militares. Los oficiales militares han estado vinculados a industrias tan diversas como el sector petrolero, la minería, el negocio de importación de alimentos y el tráfico de drogas.

Tanto Maduro como su predecesor, el difunto Hugo Chávez, otorgaron generosamente rangos de general y almirante a cientos de oficiales en un intento de ayudar a consolidar su lealtad.

“La dirección de esta estructura armada actúa como un partido político armado, y su función es estar al servicio del régimen”, dijo José Machillanda, profesor de la Universidad Simón Bolívar de Caracas.

En lugar de servir como defensor de la “democracia liberal”, dijo Machillanda, las fuerzas armadas se han convertido en el promotor y protector de la agenda política de Maduro.

Anuncio

Críticos como Machillanda, un ex coronel, consideran que el interés propio es la base del continuo respaldo de los militares a Maduro y temen que el establecimiento de las fuerzas armadas se haya entrelazado tanto con su administración que podría haber serias consecuencias legales y financieras si es desalojado.

“Los militares son muy egoístas”, dijo David Smilde, profesor de sociología de la Universidad de Tulane y experto en Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina, un grupo de investigación y defensa. “Tienen enormes intereses económicos y están muy comprometidos con la corrupción y los abusos de los derechos humanos. Quieren que las cosas sigan como están”.

Guaidó y sus partidarios, incluidos funcionarios estadounidenses, han hablado repetidamente de una amnistía para los militares que acepten cambiar de bando. Pero las garantías un tanto vagas no parecen haber tranquilizado a los generales y a otros de que no enfrentarían un futuro sombrío en una Venezuela post-Maduro.

“Tienen costos de salida muy altos”, dijo Smilde. “Muchos de ellos asumen que serán colgados, ya sea por el pueblo o por el próximo gobierno”.

Algunos también tienen motivaciones ideológicas. Muchos se alzaron en las filas durante la administración de Chávez, un ex oficial de carrera cuya revolución “bolivariana” sigue siendo una piedra de toque para los chavistas, como se conoce a sus seguidores.

Cambiar de bando sería impensable para muchos militares inmersos en la descripción de Chávez sobre Estados Unidos, algo como una especie de imperio malvado.

“Para muchos chavistas, incluidos algunos altos mandos militares, la revolución bolivariana que comenzó hace dos décadas debe continuar”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un grupo de reflexión de Washington especializado en temas latinoamericanos. “El colapso del régimen significaría el fin de esa revolución”.

Al mismo tiempo, la oposición dice que cientos de soldados y algunos oficiales de alto rango han desertado, muchos de ellos huyendo a Colombia. El gobierno de Maduro se ha jactado de haber desbaratado varios planes golpistas liderados por ex oficiales, y los expertos dijeron que los asesores cubanos lo estaban ayudando a monitorear y contener el descontento dentro de las filas.

Anuncio

Las principales ramas del ejército venezolano -el ejército, la fuerza aérea, la armada y la guardia nacional- suman unos 125.000 efectivos. Maduro también tiene a su disposición entre 500.000 y 1 millón de miembros de la Milicia Bolivariana de Venezuela, una facción progubernamental poco entrenada.

Esta semana, mientras Guaidó proclamaba las fases finales de lo que él llama “Operación Liberación”, fue acompañado por su mentor político de larga data, Leopoldo López, quien había estado bajo arresto domiciliario por incitar a la violencia en las protestas electorales de 2014. López dijo que los oficiales militares lo habían liberado del arresto domiciliario.

Pronto se corrió la voz de que Maduro había despedido a su jefe de inteligencia de la policía, Manuel Ricardo Cristopher Figuera, un ayudante de campo general y de larga data de Chávez. Se dice que Figuera estuvo implicada en la liberación de López y en el fallido levantamiento militar del pasado martes.

En una declaración posterior, Figuera continuó refiriéndose a Maduro como su “comandante en jefe”, pero denunció la desenfrenada “corrupción” y dijo que todos los males del país no podían ser atribuidos a el imperio.

“La corrupción desproporcionada que sufre el país, y que muchos altos funcionarios públicos practican como deporte, es también culpa del imperio?”, preguntó Figuera entre rumores de que había sido detenido.

Un legislador progubernamental, Gerardo Márquez, denunció al ex jefe de inteligencia de la policía como uno de los “traidores” que lideró el grupo de más de 90 soldados y oficiales de seguridad “engañados” que desertaron a la oposición el pasado martes. El legislador también implicó a un coronel de la Guardia Nacional como uno de los conspiradores golpistas.

En una entrevista con Fox Business Network, el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, calificó a Figuera como el desertor de más alto nivel hasta la fecha de los servicios de seguridad de Maduro y afirmó que “docenas” de otros militares abandonaron el gobierno el pasado martes.

Sin embargo, el alto mando venezolano permaneció unido detrás de Maduro, al menos por ahora.

Los corresponsales especiales Mogollon y Kraul informaron desde Caracas, Bogotá y Colombia, respectivamente. Los escritores del Times McDonnell y Cloud informaron desde la Ciudad de México y Washington, respectivamente. La escritora Tracy Wilkinson en Washington y la corresponsal especial Cecilia Sánchez en la Ciudad de México contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio