Advertisement

España todavía está dividida sobre el legado de su ex dictador. Pero, ¿exhumar el cuerpo de Franco ayudará al país a sanar?

España todavía está dividida sobre el legado de su ex dictador. Pero, ¿exhumar el cuerpo de Franco ayudará al país a sanar?
Durante cuatro décadas, el ex dictador español Francisco Franco ha estado sepultado en este imponente mausoleo a las afueras de Madrid. Ahora, mientras el país sigue luchando contra el legado de Franco, el gobierno planea exhumar el cuerpo del dictador. (Oscar del Pozo / AFP / Getty Images)
En una mañana tranquila, al pie del imponente mausoleo donde se encuentran los restos del ex dictador de España, Francisco Franco, un hombre solitario levantó una bandera roja y amarilla sobre su cabeza.

"¡Viva Franco!", gritó José María Martínez Fuego, de 69 años, y su voz retumbante resonó en la brillante plaza mientras un grupo de turistas tomaban fotos de la inminente estructura y de la cruz de 500 pies de altura que se alza sobre la colina.

Advertisement

Martínez Fuego visita el Valle de los Caídos, una austera basílica que alberga los restos no identificados de miles de soldados de la Guerra Civil española, dos días a la semana con su bandera de la era de la dictadura. Martínez Fuego, antiguo guardia de seguridad del "Caudillo", como todavía lo llaman los partidarios de Franco, ha pasado los últimos meses protestando por la exhumación esperada de los restos del dictador en el mausoleo construido en las montañas a 30 millas de Madrid.

"Soy español, estoy con el Caudillo, soy un patriota y no soy racista", dijo Martínez Fuego, con cuidado de no dejar que su bandera tocara el suelo. "No puedes mover a Franco de aquí".

Advertisement

En septiembre, el parlamento español votó para hacer precisamente eso: retirar los restos de Franco del Valle de los Caídos antes de que acabe el 2018. El gobierno lo ve como una medida profundamente simbólica destinada a ayudar a un país dividido por el legado del dictador a aceptar su régimen más de 40 años después de su muerte.

Al argumentar a favor de la exhumación, el primer ministro socialista, Pedro Sánchez, dijo que el mausoleo debería ser un lugar de reconciliación para los españoles. “Ninguna democracia puede permitir monumentos asociados con una dictadura”, dijo Sánchez en un discurso en el congreso español en julio. “Nuestra democracia tendrá símbolos que unifican, no separan”.

Pero lejos de unificar a los españoles, la decisión de desenterrar los restos de Franco ha polarizado a la nación, una reacción que subraya una división más amplia en la sociedad española sobre cómo interpretar la guerra civil y el reinado de 40 años de Franco.

Después de la guerra civil de 1936-39, Franco hizo construir el mausoleo, en parte utilizando el trabajo forzado de los presos políticos, como un monumento a su victoria. Aunque lo dedicó para todos los que murieron en la guerra, solo están marcadas dos tumbas: la suya, y la de José Antonio Primo de Rivera, fundador del Falangismo, la ideología política nacionalista católica a la que Franco se suscribió.

Advertisement

El mausoleo también contiene los cuerpos de al menos 33,000 personas que lucharon en ambos lados de la guerra civil, convirtiendo al sitio en una de las fosas comunes más grandes de Europa. Hoy en día, el Valle de los Caídos es un sitio de patrimonio nacional subsidiado por el gobierno, que recibe cientos de miles de visitantes al año.

Los partidarios aplauden la exhumación esperada como un paso importante para hacer justicia a las víctimas de Franco. Sin embargo, los opositores creen que exhumar a Franco solo volvería a abrir viejas heridas y equivale a borrar parte de la historia del país. Algunos se niegan a considerar a Franco un dictador.

Juan Chicharro, presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco, que promueve una interpretación positiva de la dictadura de Franco, calificó la exhumación planeada como "un acto de pura venganza y odio".

"La izquierda en España ha extendido el adoctrinamiento contra Franco, basado totalmente en mentiras", dijo Chicharro. "Nadie pensó que era extraño que Franco fuera enterrado [en el Valle de los Caídos] en 1975".

Pelái Pages i Blanch, profesor de historia en la Universidad de Barcelona, dijo que los restos de todos los individuos en el Valle de los Caídos deberían haberse retirado tras la muerte de Franco en 1975, y el gobierno debería haber convertido el sitio en un monumento para conmemorar la guerra y sus víctimas.

"La memoria histórica es fundamental para que las cosas que sucedieron en el pasado no se repitan más adelante", dijo Pages. "Es importante no olvidar el pasado".

Añadió que el gobierno español debería hablar con franqueza sobre la dictadura y condenar la interpretación de que Franco era un líder benevolente.

La tumba del General Francisco Franco de España en San Lorenzo del Escorial, cerca de Madrid en el Valle de los Caídos.
La tumba del General Francisco Franco de España en San Lorenzo del Escorial, cerca de Madrid en el Valle de los Caídos. (Oscar del Pozo / AFP / Getty Images)

"La memoria doble no puede existir", dijo Pages.

Advertisement

El conflicto sobre cómo recordar el régimen de Franco ha definido durante mucho tiempo la política española. Dos años después de la muerte de Franco, un parlamento recién formado aprobó una ley de amnistía que impedía que los miembros de la dictadura fueran juzgados en un tribunal. El llamado "pacto del olvido" tenía como objetivo facilitar una transición sin problemas a la democracia, y garantizaría el silencio del gobierno sobre el legado de la guerra civil durante las próximas décadas.

En 2007, el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero realizó el primer intento amplio del país para lidiar con ese legado, condenando oficialmente al estado franquista y eliminando cientos de símbolos franquistas de edificios y espacios públicos en toda España. La ley también estipulaba que el estado brinde apoyo a las familias que deseen desenterrar cuerpos de soldados en toda España, quienes desaparecieron durante la guerra.

Mientras que la mayoría de los soldados muertos que lucharon por Franco fueron exhumados, identificados y conmemorados después de la guerra civil, miles de soldados del lado perdedor siguen desaparecidos, 80 años después. Desde el año 2000, los gobiernos regionales y las universidades han exhumado más de 300 fosas comunes que contienen los cuerpos de civiles y soldados republicanos.

Pero el sucesor de Zapatero, el conservador primer ministro del Partido Popular, Mariano Rajoy, despojó a la ley de financiamiento estatal, complicando los esfuerzos para exhumar fosas comunes.

La falta de apoyo gubernamental ha dejado a los investigadores luchando por la financiación necesaria para realizar exhumaciones.

Sentado en su oficina en la Universidad Rovira i Virgili, en la ciudad de Tarragona, al sur de Cataluña, Josep Sánchez Cervello observa un fémur humano que guarda en un archivador cerca de su escritorio. Sánchez, un historiador, está supervisando dos exhumaciones en curso en la región de Cataluña del río Ebro, donde tuvo lugar la batalla más sangrienta de la guerra civil.

Sánchez dijo que después de la guerra, "nunca hubo ningún interés por parte de los ganadores para reconciliarse con los perdedores", lo que resultó en décadas de silencio. Y aunque los españoles ahora hablan abiertamente sobre la dictadura, el esfuerzo continuo por exhumar a los cuerpos se ha ralentizado debido a la financiación y la falta de atención.

"Estoy tan cansado de encontrar cadáveres", dijo Sánchez con un suspiro, y agregó que un día espera que ya no necesite realizar exhumaciones porque todos habrán sido encontrados.

Los activistas también han pedido la exhumación y la identificación de soldados del Valle de los Caídos, una tarea complicada que requeriría pruebas de ADN en miles de cuerpos. Pero en la actualidad, dijo Pages, el Valle de los Caídos funciona solo como un "sitio de peregrinación a Franco".

Con ese fin, se colocan flores frescas en las tumbas de Franco y Rivera cada día. En un viernes de septiembre, 13 ramos y una rosa roja estaban sobre la tumba de Franco.

Mientras Martínez Fuego, el ex guardia de seguridad de Franco, gritaba en la plaza fuera del mausoleo, varias personas pidieron tomarse fotos con su bandera. Una mujer le estrechó la mano y dijo con firmeza: "Viva nuestra bandera".

Miguel Ángel Trejo Sardoa, de 66 años, admiró la basílica con un grupo de amigos después de asistir a la misa de la mañana, que se celebra diariamente.

Advertisement

"La gente que quiere que Franco sea exhumado está resentida, quieren ganar la guerra 80 años después", dijo. "Es nuestra historia y tenemos que respetar la historia. Hubo personas fusiladas en ambos lados de la guerra. Y tenemos que respetar la memoria del Caudillo".

Algunos visitantes expresaron con cautela su apoyo a la exhumación.

Patric Tato, un artista de 49 años que visitó el Valle de los Caídos para filmar un proyecto documental, dijo que el monumento "inmenso y sublime" debería convertirse en un museo que explique a Franco y al falangismo.

"No hay ninguna explicación aquí", dijo, lamentando la falta de placas o señales para proporcionar contexto. "Necesitamos explicar qué es esto. El fascismo, el catolicismo, el papel de la iglesia".

Levantó la vista hacia la imponente cruz, tan alta y austera que es visible desde la carretera.

"Los turistas a menudo no tienen idea de lo que es este sitio", dijo Tato. "Y luego, se dan cuenta, conmemora a un dictador".

Bernhard es corresponsal especial del Times.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement