Advertisement

Las lecciones de China para México sobre la guerra comercial con Trump

Las lecciones de China para México sobre la guerra comercial con Trump
El presidente Trump conversa con el presidente chino, Xi Jinping, en el Gran salón del pueblo en Beijing en 2017. Ambos estarán en la cumbre de líderes del G-20 en Japón a finales de este mes, lo que podría brindar la oportunidad de reiniciar las negociaciones comerciales. (Andy Wong / AP)

Mientras México enfrentó la perspectiva de una lucha comercial con el presidente Trump, China tiene lecciones que ofrecer a sus compañeros miembros del Grupo de los 20.

Durante los últimos dos años y medio, Beijing ha sido testigo de múltiples amenazas en su enfrentamiento comercial con Estados Unidos, y ha soportado una avalancha de declaraciones, tweets presidenciales, conversaciones estancadas y recriminaciones mutuas.

Advertisement

Después de que las negociaciones se desmoronaron el mes pasado, Trump aplicó aranceles por un total de $200 mil millones a los productos chinos pasando de un 10% hasta un 25%, y aumentó la presión para someter a las empresas chinas como Huawei Technologies Co.

Ahora México enfrentó una situación similar. Poco después de que concluyeran las conversaciones con Estados Unidos sobre el reemplazo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Trump anunció un arancel del 5% para los productos procedentes de México a partir del lunes, a menos que se tomarán "medidas decisivas" para detener el flujo de migrantes a la frontera entre Estados Unidos y México. El presidente, que el jueves instó a México a "dar un paso adelante", está resistiendo la amenaza de aumentar los aranceles al 25% para octubre.

Advertisement

Con China y México enfrentando un creciente daño económico, la primera lección, según Jorge Guajardo, ex embajador de México en Beijing, es que Trump ve las tarifas como la fuente de su apalancamiento. Eso significa que persuadirlo para que los elimine será difícil.

"Una vez que él coloque las tarifas, están ahí para quedarse", dijo Guajardo. "La idea de que alguna vez las levantará es un espejismo". La negativa de EE.UU de eliminar los aranceles de inmediato, fue un punto clave para los chinos antes de que se rompieran las negociaciones.

Intervención presidencial

Otro punto clave, según la experiencia china, es que las conversaciones de bajo nivel no llegan a ningún lado. Un funcionario de comercio chino dijo que los diálogos con Estados Unidos habían llegado a un punto en el que no se podían realizar más progresos sin la intervención de los dos presidentes.

Advertisement

"Liu siguió viniendo a Washington y dialogaba como si fuera a llegar a un acuerdo", dijo Guajardo, sobre el zar de comercio del presidente Xi Jinping.

Las partes de Estados Unidos y China no se han reunido desde que las dos economías más grandes del mundo llegaron a un punto muerto en sus negociaciones en mayo.

El secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, asistirá a la reunión de ministros de finanzas del G-20 que comenzará el sábado en Fukuoka, Japón, mientras que Trump y Xi tendrán la oportunidad de ponerse al día en la cumbre de líderes del G-20 en Japón a finales de este mes. Cualquiera de las dos ocasiones podría brindar oportunidades para que se reanuden las conversaciones.

No es tan fácil para el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. AMLO, como se le conoce, es reacio a viajar en misiones diplomáticas y tiene la virtud de dar prioridad a la política nacional. No ha salido de México en dos años y ya ha dicho que no planea asistir al G-20.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no ha dejado México en dos años y no planea asistir a las reuniones del G-20. (Jose Mendez / EPA / Shutterstock)
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no ha dejado México en dos años y no planea asistir a las reuniones del G-20. (Jose Mendez / EPA / Shutterstock)

En la frontera

Además de compartir una frontera física con EE.UU, México depende económicamente de su vecino del norte.

Las exportaciones de México a Estados Unidos representan aproximadamente el 80% de sus ventas totales en el extranjero y más de una cuarta parte de la producción económica total del país. Sin embargo, igualmente, la dependencia recíproca de los envíos de productos estadounidenses al mercado mexicano puede otorgar a la administración de AMLO un mayor margen para negociar con Trump que sus homólogos chinos.

"Las exportaciones de Estados Unidos a China son enormes", dijo Duncan Wood, director del Instituto de México en el Mexico Institute at the Woodrow Wilson International Center for Scholars en Washington. "Pero los envíos de productos estadounidenses a México son exponencialmente más grandes, lo que significa que México tiene un apalancamiento mucho mayor en lo que puede dañar a EE.UU".

Advertisement

La producción de 1 billón de dólares de México puede verse empequeñecida por el PIB de 12 billones de dólares de China, pero su situación compartida resalta los riesgos que la guerra comercial de Trump ha inyectado en la economía global.

Según Bloomberg Economics, las nuevas tarifas en México aumentan las posibilidades de que entre en recesión.

Anteriormente, México había sido visto como un posible beneficiario del conflicto comercial de Trump con China, ya que las empresas estadounidenses consideraban el cambio de las cadenas de suministro más cerca de casa.

Pero eso ya no es así. La naturaleza profundamente integrada de las cadenas de suministro transfronterizas de Estados Unidos y México significa que pagaría un alto precio por las represalias.

Los camiones esperan la inspección antes de cruzar la frontera en el Puente internacional de Zaragoza en Juárez, México, al otro lado de la frontera de El Paso. (Paul Ratje / AFP / Getty Images)
Los camiones esperan la inspección antes de cruzar la frontera en el Puente internacional de Zaragoza en Juárez, México, al otro lado de la frontera de El Paso. (Paul Ratje / AFP / Getty Images)

Represalia mexicana

"China puede tomar represalias con aranceles generales de una manera que México no puede porque se dispararía en su propio pie. Estaríamos imponiendo impuestos a nuestras propias exportaciones", dijo Guajardo. "México tendrá que ser mucho más estratégico que China".

A pesar de todos sus problemas comunes, todavía es poco probable que China y México trabajen juntos para superar los problemas que les han provocado los aranceles de Trump. Por un lado, las dos economías están en competencia. Por otro lado, hay algo fundamentalmente diferente en sus relaciones a largo plazo con EE.UU.

"México tiene libre comercio, somos vecinos, hemos trabajado de manera complementaria con Estados Unidos", dijo Francisco de Rosenzweig, un abogado de White & Case que anteriormente se desempeñó como el principal negociador comercial internacional de México. "No estamos en una carrera tecnológica, ni estamos luchando para convertirnos en la economía más grande en unos pocos años".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement