Advertisement

"¡No tenemos miedo!" Los manifestantes llenan las calles de Venezuela pero Maduro permanece desafiante

Decenas de venezolanos leales al gobierno pasaron en motocicletas por el hospital poco antes del mediodía del miércoles 30 de enero, era una advertencia a los manifestantes de que sus acciones estaban bajo escrutinio.

Escuadrones de la policía nacional con armas de fuego vigilaban la protesta desde abajo de los árboles al otro lado de la calle.

Advertisement

"¡No tenemos miedo!", gritaban los manifestantes, incluidos médicos y enfermeras en batas blancas que emergían de las instalaciones del Hospital de Niños Dr. José Manuel de los Ríos, en el centro de la capital.

Muchos exigieron una infusión de ayuda humanitaria para un país donde el sector de la salud, que una vez fue vibrante, ha sido devastado, dejando a los hospitales y clínicas carentes de medicamentos, equipos y otras necesidades.

Advertisement

"Queremos poner fin a esta situación en la que no tenemos alimentos, electricidad ni agua", dijo Yadira Rosales, de 57 años, una técnica de laboratorio que se encontraba entre las personas que estaban en la calle, fuera del hospital. "Protestamos en nombre de los niños y los ancianos que no tienen acceso a los medicamentos".

Miles de personas en toda Venezuela participaron el miércoles en la última serie de protestas contra el gobierno, saliendo de sus hogares, oficinas y otros lugares de trabajo durante dos horas al mediodía. Los trabajadores de la salud y los pacientes fueron algunos de los que participaron en la movilización.

Fue un acto de bajo perfil, en su mayoría simbólico, en un país que ha visto oleadas de protestas antigubernamentales que han dejado decenas de muertos y miles de heridos en los últimos años.

Venezuela se encuentra ahora en un nuevo momento de incertidumbre: las esperanzas y los temores se agitaron en una población profundamente dividida, adormecida por los años de hiperinflación, escasez de alimentos y millones de personas que huyen del país. La tensión aquí parece estar aumentando día a día, ya que la presión internacional está aumentando como nunca antes en el asediado gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Advertisement
Una mujer participa en una protesta en Caracas, Venezuela, contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro el miércoles. Su cartel dice: "Basta de hambre y muerte para la gente, mientras que el corrupto desperdicia la ayuda humanitaria. No a la violación de los derechos humanos". (Adriana Loureiro Fernández / Especial para el Times)
Una mujer participa en una protesta en Caracas, Venezuela, contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro el miércoles. Su cartel dice: "Basta de hambre y muerte para la gente, mientras que el corrupto desperdicia la ayuda humanitaria. No a la violación de los derechos humanos". (Adriana Loureiro Fernández / Especial para el Times) (Los Angeles Times)

"Sí, por supuesto tengo miedo", dijo Josefina Pérez, de 50 años, una contadora que formaba parte de un grupo de oficinistas que abandonaron sus edificios cerca del centro para expresar su descontento con Maduro. "Pero también tengo esperanza .... Quiero que este gobierno corrupto se vaya".

El ya caótico panorama político y social se vio afectado la semana pasada cuando un legislador poco conocido llamado Juan Guaidó se declaró a sí mismo el "presidente interino" del asediado país, lo que representa el desafío más directo para el gobierno de Maduro.

Desde entonces, unas dos docenas de países, encabezados por Estados Unidos, han reconocido a Guaidó como el presidente interino del país, mientras que Maduro ha declarado la medida nada menos que un "golpe" orquestado por Estados Unidos, diseñado para robar las riquezas energéticas de un país que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, junto con otros abundantes recursos naturales.

Maduro calificó de legítima su aplastante elección en 2018 (la oposición y Estados Unidos la tacharon de haber sido un fraude descarado) y dice que no tiene intención de convocar a una nueva ronda de votación antes de 2025, cuando se programen las próximas elecciones presidenciales.

Los rumores de un posible ataque estadounidense o incluso una invasión se han extendido cuando John Bolton, el agresivo consejero de seguridad nacional del presidente Trump, amenazó con "graves consecuencias" si el gobierno venezolano "intenta subvertir la democracia y dañar a Guaidó".

Eso parecía ser una garantía explícita de la protección de Estados Unidos para el autoproclamado presidente, que está siendo investigado por Maduro por actividades antigubernamentales y podría ser arrestado. A Guaidó se le ha prohibido salir del país.

Trump telefoneó al líder opositor venezolano, el 30 de enero, "para felicitarlo por su histórica ascensión a la presidencia", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, quien se refirió a Maduro como el "ex dictador del país".

El autoproclamado presidente interino Juan Guaido, centro, participa el miércoles en una manifestación de la oposición en Caracas. (Adriana Loureiro Fernández / Especial para el Times)
El autoproclamado presidente interino Juan Guaido, centro, participa el miércoles en una manifestación de la oposición en Caracas. (Adriana Loureiro Fernández / Especial para el Times) (Los Angeles Times)

La Administración Trump ha centrado una energía inusual en la crisis de Venezuela y parece decidida a ver derrocado a Maduro. Elliott Abrams, un veterano de las administraciones Reagan y Bush que fue puesto a cargo del caso de Venezuela, dijo el miércoles a los reporteros en el Departamento de Estado que la oposición venezolana, fracturada durante mucho tiempo, está más unida que en el pasado.
"Eso es un gran logro", afirmó Abrams.

Advertisement

También el miércoles, Maduro denunció que un grupo de desertores del ejército venezolano estaban planeando un "golpe de estado" desde la vecina Colombia.

Anteriormente, Maduro apeló a los ciudadanos estadounidenses a "rechazar la intervención del gobierno de Donald Trump que busca transformar mi país en un Vietnam en América Latina ... ¡No será permitido!"

La oposición ha pedido una movilización masiva el sábado, haciendo eco de su demanda de un gobierno de transición y nuevas elecciones.
Lo que sucederá después en esta nación sudamericana de 32 millones sigue siendo un misterio.

A pesar de las continuas protestas de la oposición, Maduro aún mantiene un núcleo de apoyo, que incluye un número significativo de empleados del gobierno y muchos de los que se han beneficiado con una vivienda y otras ayudas de su gobierno y la de su predecesor, el fallecido Hugo Chávez, cuya imagen adorna carteles, paredes y edificios.

Un oficial de policía que monitoreaba las protestas en el hospital dijo a los periodistas: "Defenderemos hasta la muerte el legado de nuestro Comandante Chávez".

La seguridad era estricta en toda la capital, aunque el tráfico seguía siendo intenso en un país donde la gasolina era prácticamente gratis. Llenar un tanque cuesta el equivalente a centavos de EE.UU.

Las tropas del ejército se amontonaron detrás de las barreras con bolsas de arena que cerraban el tráfico de vehículos cerca del palacio presidencial de Miraflores, donde Maduro está agazapado. Cerca de allí, un grupo de leales al gobierno, muchos con camisas rojas que denotaban lealtad, se reunieron para contrarrestar las protestas de la oposición.

"Nunca aceptaríamos" una invasión, declaró Morelia Márquez, de 48 años, una maestra que se encontraba entre los activistas pro gobierno reunidos cerca del palacio presidencial. "Pero podría suceder, y estamos preparados para luchar, para defender el país".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement