Anuncio
Share

Según los administradores de Cal State la propuesta presupuestaria de Brown, aún tiene un déficit de $171 millones

El rector de Cal State, Timothy P. White, habla durante una reunión de la junta directiva, en julio pasado.

El rector de Cal State, Timothy P. White, habla durante una reunión de la junta directiva, en julio pasado.

(Allen J. Schaben)

¿Cuánto dinero necesita la Universidad Estatal de California para sus estudiantes?

En los últimos años, la pregunta ha sido el tema más importante para el sistema universitario público más grande del país.

Los líderes de Cal State dicen que para evitar que la calidad de sus campus disminuya, necesitan mucho más dinero de lo que el estado les brinda. Este año, también están en desacuerdo con el gobernador Jerry Brown sobre si cualquier dinero adicional debería concederse en partidas únicas o de forma continua.

El presupuesto del sistema universitario público será un tema importante para los administradores de Cal State esta semana cuando se reúnan en la oficina del rector, en Long Beach.

Anuncio

La propuesta de presupuesto inicial de Brown incluía un aumento de $92 millones para Cal State, $171 millones menos de lo solicitado por los administradores.

El gobernador no incrementó la cifra en su presupuesto revisado, publicado el viernes pasado. Sin embargo, propuso una asignación única de $100 millones para el mantenimiento largamente aplazado de las instalaciones de Cal State.

El rector Timothy P. White argumenta que el desembolso total no es suficiente, especialmente teniendo en cuenta el superávit proyectado del estado de $8,800 millones -que mayoritariamente Brown quiere ahorrar para que el estado esté preparado para la próxima recesión-.

“Sin suficientes fondos del estado, la universidad enfrentará consecuencias adversas, incluyendo la desaceleración de los avances recientes en el rendimiento estudiantil”, afirmó White en un comunicado, el mismo viernes.

Anuncio

Cal State ha absorbido a muchos estudiantes desde la recesión, cuando California recortó casi un tercio de su apoyo financiero. Aunque los fondos se han restaurado gradualmente en los últimos años, remarcan los administradores universitarios, aún no están al día con las necesidades actuales.

El sistema había pedido al gobernador $15 millones por año específicamente para pagar el mantenimiento diferido. El resto de los fondos estatales serían destinados a la contratación de más personal para atender la creciente población estudiantil y trabajar en el aumento de las tasas de graduación.

En general, Cal State calcula que tiene un retraso en el mantenimiento de $2,000 millones. Las principales prioridades en una larga lista incluyen la remodelación antisísmica del edificio administrativo de Cal State LA y el reemplazo de un edificio de ciencias en San Francisco.

El sistema también enfrenta presión para recibir más estudiantes, y los funcionarios aseguran que necesitan más fondos para poder hacerlo. El otoño pasado, cerca de 32,000 solicitantes elegibles fueron rechazados debido al exceso de alumnos en programas y clases.

Anuncio

A principios de este año, los síndicos consideraron un aumento de la matrícula, que hubiera sido el segundo consecutivo después de un congelamiento de seis años. Pero en abril, White aplazó el incremento, argumentando que la economía era lo suficientemente fuerte ahora y que no se les debía pedir a los estudiantes que aumenten sus cargas financieras. La esperanza entonces, era que Sacramento concediera más dinero. “Es lo correcto, aunque no está libre de riesgos”, dijo White cuando anunció la jugada.

Brown ha expresado reiteradamente su opinión de que Cal State y la Universidad de California deberían aprender a manejarse dentro de sus posibilidades en lugar de seguir exigiendo más dinero.

En la explicación de su presupuesto, el gobernador señaló que un aumento de la matrícula incrementaría la cantidad de dinero que el estado tendría que pagar por los programas de ayuda financiera Cal Grant y Middle Class Scholarship. También propuso actualizar los términos presupuestarios para que -si Cal State, o la Universidad de California aumentan la matrícula- el estado pueda tomar el dinero adicional que debe gastar de los fondos destinados para el sistema universitario público (los funcionarios de Cal State señalaron el lunes que no hay posibilidades de que el sistema aumente la matrícula este año).

El presupuesto final vence en junio. Hasta entonces, dijo White, los administradores seguirán presionando para obtener más fondos en Sacramento.

Anuncio

El rector tiene el apoyo del presidente de la Asamblea, Anthony Rendon (D-Paramount), quien emitió un comunicado diciendo que la Asamblea escuchó con atención que los alumnos, el profesorado y el personal de Cal State y la Universidad de California “han presentado argumentos a favor del financiamiento para estabilizar las tasas de matrícula, abordar los crecientes costos e inscribir más estudiantes de California”.

En una entrevista en abril, White afirmó que una financiación adicional inadecuada podría obligarlo a hacer recortes en la oficina del rector e inscribir a menos alumnos. También podría significar menos opciones de cursos para los inscriptos.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí:


Anuncio