Anuncio
Share
México

Primer informe de gobierno: AMLO reeprueba en materia económica, política migratoria y seguridad

am5.jpg
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante una de sus conferencia de prensa matutinas. A unas horas de su primer informe de gobierno, los analistas reprueban a su administración en materia económica, migratoria y seguridad.
(EFE/ José Méndez)

Jesús ‘Chuy’ Galván es un buen parámetro para entender las condiciones económicas de los mexicanos. En su puesto de frutas atiende a decenas de clientes cada día… cuando hay dinero.

“La gente no tiene dinero. Lo puedes ver fácilmente. Hay menos ventas, la gente prefiere comerse un pan, pasa de largo”, dice Galván un vendedor que vive en Aguascalientes en el centro de México.

Para él y para muchos, la situación no ha mejorado a pesar de las enormes promesas que hizo durante su campaña el entonces candidato Andrés Manuel López Obrador.

Y a sólo unas horas del Primer informe de gobierno del presidente de México, mucha gente se pregunta cuáles son los logros que Andrés Manuel López Obrador podría compartir con los mexicanos.

Anuncio

Este es un clima que el catedrático del ITAM (una de las instituciones élite de México), Adolfo Laborde, explica de forma clara.

“Estamos peor que hace un año. Se ha detenido el crecimiento económico, se han cancelado varios proyectos públicos que han dañado la economía y ha generado una incertidumbre en los mercados”, dice Laborde.

El Banco de México, la institución rectora de la economía mexicana, reveló en días pasado que la economía se ha estancado en los últimos cinco trimestres.

Anuncio

“Claramente estamos enfrentando un entorno de desaceleración interna que ha sido mayor a lo que se tenía anticipado y el entorno externo no ha ayudado”, subrayó Alejandro Díaz de León, el gobernador de esa institución.

Javier Urbano, un catedrático de la Universidad Iberoamericana es más duro en su recuento de los primeros 9 meses de gobierno.

“Su evaluación es muy pobre. De 10, yo le daría un 3 o un 4. Y hay muchos criterios para mi afirmación. La economía está casi en una recesión, la violencia se ha intensificado, hay un programa de austeridad confuso y en migración está reprobado”, afirma.

Laborde agrega que no todo el panorama es oscuro. Según él, AMLO, como también se le conoce, ha sido claro en su misión de cambiar el modelo económico, eliminar los privilegios y administrar el gasto público.

Pero se necesita hacer más.

Laborde agrega que AMLO mantiene su popularidad basado en los programas sociales que ha implementado: becas, ayuda para la población de la tercera edad y otros.

“Son programas clientelares, eso no impacta al país”, agrega el economista.

Anuncio

La decisión de no viajar a foros internacionales, así como no realizar alianzas internacionales han afectado la economía.

am6.jpg
Los grandes avances tecnológicos de las empresas mexicanas quedan desgraciadamente relegados por el día a día del narcotráfico, la corrupción, la impunidad o la pobreza que marcan la imagen del país.
(EFE/Francisco Guasco)

“No entendemos porque decide no viajar afuera del país para explicar su Cuarta Transformación y traer proyectos, inversiones al país. Su decisión de permanecer enclaustrado en México es una visión campesina de gobernar”, comentó Laborde.

AMLO afirma que no hay mejor “política exterior que la política interior”. En sus primeros meses al frente del país no ha hecho -ni contempla- un viaje para visitar a otros presidentes. En contraste, el ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, hizo 10 viajes al extranjero en sus primeros seis meses de gobierno.

Según Urbano parecería ser que su plan se basa en buenos deseos, en percepciones, fuertemente apoyado en la popularidad que sigue teniendo en las encuestas.

Las expectativas de Laborde en relación al año entrante son las mismas. “Quisiera creer, pero una cosa es querer y otra ver la realidad. Debe ponerse a gobernar”.

Y Urbano va más allá. El panorama para el próximo año es desastroso.

“El presidente López Obrador tiene que cambiar su manera de gobernar, pero no creo que eso vaya a pasar. Su personalidad no es así. Es terco, necio, blasfema contra el neoliberalismo pero no hace nada para abrir una brecha y gobernar con él. No espero cambios en su primer informe”, afirma Urbano.

Anuncio

La violencia, un cáncer que parece no terminar

am4.jpg
Los familiares de desaparecidos en México exigieron este viernes al Gobierno acciones reales y que den resultados ante una tragedia que acumula más de 40.000 personas en paradero desconocido, 26.000 cuerpos sin identificar en morgues y más de 3.000 fosas clandestinas.
(EFE/Luis Torres)

Las imágenes impactan al televidente.

Decenas de mujeres acuden al simbólico Ángel de la Independencia de la Ciudad de México para ‘grafitear’ el emblemático monumento como parte de su protesta por los feminicidios cometidos en el país.

Las mujeres, gritaban, pintarrajeaban, mostraban sus carteles… querían ser oídas.

En México, de 2015 al primer semestre de 2019, se registraron 3.200 feminicidios a nivel nacional, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Estas son cifras que fortalecen la afirmación de lo que pasa en México. La violencia está carcomiendo al país y nada parece que funcione.

A nivel general en los primeros siete meses de 2019, en México han ocurrido 20.135 homicidios en todo el país, con un promedio nacional de 95.8 casos por día, de acuerdo con el reporte de víctimas de delitos del fuero común presentado este martes por el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública.

La cifra es mayor a la registrada en este mismo periodo en 2018, cuando se reportaron 19.335 víctimas de homicidio.

am1.jpg
En Michoacán, policías y soldados desplegaron un operativo para tratar de contener la violencia de los narcotraficantes.
(EFE/Ivan Villanueva)

Esto contrasta con la afirmación del presidente Andrés Manuel López Obrador, previo a asumir su mandato, de que desde el día uno de su gobierno se combatiría el crimen con todo, pero ha sido a la inversa. Parece que sus buenas intenciones han chocado contra la realidad.

“Hay una gran desorganización en el país de las fuerzas del orden. Existen 2.458 municipios y 1.850 cuerpos policiacos, de ellos, sólo funcionan unos 50”, dice José Fernández Santillán, un politólogo mexicano especializado en criminalidad.

“Están rebasados, no hay coordinación ni en los estados ni mucho menos en los municipios”, agregó.

El presidente mexicano buscó aliviar este problema con la creación de la controvertida Guardia Nacional, un cuerpo policial formado con elementos élite de las fuerzas en activo: militares, marinos y federales. Pero muchos críticos plantean que esta desorganización y falta de coherencia ha golpeado su funcionamiento.

“La Guardia Nacional carece de capacitación y ahora, para acabarla, en lugar de combatir el crimen los mandan a combatir la migración para complacer a Trump”, dice Javier Urbano, un académico de la Universidad Iberoamericana.

El presidente mexicano “se ha convertido en un manso corderito de lo que venga de Washington”, dice Fernández.

El politólogo agrega: “López Obrador no ha podido detenerlo”.

“Si ha esto le agregamos que muchos de los policías son violadores pues el problema se agrava”, dice el politólogo.

Recientemente, en una tensa discusión con pobladores oaxaqueños que pedían la presencia del Ejército para detener la violencia de los cárteles, el presidente mexicano protagonizó otro de sus diálogos discordantes.

La prensa mexicana presente en el lugar lo narró de esta manera:

De gira por Oaxaca, el mandatario fue interceptado por un grupo de pobladores que le pidieron enviara al Ejército para detener los altos índices de violencia en el estado.

-"No se dialoga con los agresores. Se garantiza un derecho inmediato. Manden al Ejército inmediatamente. No tenemos armas”, dijo desesperado un poblador.

-"El Ejército no se usa para reprimir al pueblo”, respondió López Obrador.

-"¡Carajo!, ¿el narco es pueblo?”, preguntó exasperado el hombre.

-"Sí, es pueblo, todos son seres humanos”, dijo seguro el mandatario.

Esta indefinición ha provocado para muchos el fortalecimiento de algunos cárteles y la anarquía que se vive en diferentes regiones en el país.

En una de sus famosas conferencias matutinas, López Obrador dejó en claro la posición de su gobierno.

“No soy partidario de la Ley del Talión. Lo he dicho en otras ocasiones, lo repito ahora, no creo en el ‘ojo por ojo, diente por diente’. Si a esas vamos, nos quedaríamos tuertos o chimuelos todos”, dijo.

Inexistente la política migratoria de AMLO

Muchos analistas han señalado que AMLO ha mostrado una política migratoria servil ante el gobierno de Estados Unidos, aceptando servir como barrera para los centroamericanos.

“La política migratoria de AMLO ha sido errática y contradictoria. Empezó con una política de puertas abiertas y terminó con una política contención de la migración centroamericana a EE.UU”, dice Rubén Hernández-León, director del Centro de Estudios Mexicanos en UCLA.

Hernández, un doctor en sociología, mencionó que esa política de puertas abiertas irritó a Trump y provocó esa amenaza de aumentar los aranceles a México. O sea, o México cumplía las demandas de EE.UU o sería castigado económicamente.

“No hay una política federal de migración. Nos reconocen nuestra aportación en cuanto a remesas, pero hasta ahí”, dice Mario Cárdenas de la Plaza México en Lynwood y un conocido activista proinmigrante.

“Hacemos lo que podemos organizándonos, pero, sin menosprecir los esfuerzos del consulado, falta una directriz del gobierno mexicano”, agregó.

Para Javier Urbano, la calificación de López Obrador en este tema es de cero, dice que no hay una política migratoria y pareciera que se han tomado decisiones claves en el camino.

“Se planteó una estructura cuando no hay un cambio en la formación de recursos humanos. Se tomaron decisiones basadas en un plantel lleno de corrupción. En estos momentos no hay una gestoría migratoria”, dice Urbano.

Al igual que Hernández, afirma que los acuerdos con la administración Trump han llevado a México a darle la espalda a los centroamericanos.

am3.jpg
AMLO no sólo sacrificó el principio y política de puertas abiertas (que no era realista ni viable) sino que, peor aún, sacrificó en los hechos el derecho a pedir asilo, al convertir a México en tercer país seguro.
(EFE)

“Las decisiones que ha tomado han colapsado ambas fronteras”, dice Urbano.

El conocido activista proinmigrante, Alejandro Solalinde, dijo en entrevista con El Heraldo de México, que cree “que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no está preparado para manejar el tema migratorio en México. La principal problemática que sobrepasa a la administración federal, indicó el sacerdote, está en ver al fenómeno como algo complejo que necesita una descentralización de los organismos que apoyan a este sector”.

Hernández-León profundiza en el tema, al afirmar que hay todavía opciones de que las cosas puedan mejorar, siempre y cuando recordando que “Trump utiliza el tema migratorio para fines políticos internos y para movilizar a su base electoral”.

“AMLO no sólo sacrificó el principio y política de puertas abiertas (que no era realista ni viable) sino que, peor aún, sacrificó en los hechos el derecho a pedir asilo, al convertir a México en tercer país seguro. Hoy hay casi 60 mil centroamericanos y gente de otros países que han sido devueltos de EE.U a México para esperar sus casos de petición de asilo.

Distintos analistas han señalado que México no tiene infraestructura para albergar a esta población ni de ofrecerle condiciones de seguridad.

Lo que hay que tener presente aquí es que AMLO sacrificó a la migración centroamericana para salvar su proyecto político interno. Un alza en los aranceles a las exportaciones hubiera creado inestabilidad económica y puesto en peligro su proyecto político. En este sentido, AMLO se comportó como muchos otros políticos: sacrificar lo externo para salvar lo interno”, afirma el catedrático de UCLA.

Otro error grave, según Urbano, es sacar al cuerpo élite policial, la Guardia Nacional, de sus labores de combate al crimen y ponerlos a custodiar la frontera.

“Es gente que no está capacitada, ellos no deberían cumplir esas labores, pero debido al acuerdo con Trump, sacrificamos tambíen esto”, afirmó.

El Instituto Nacional de Migración de México reportó la detención de 22 mil migrantes después de anunciarse el acuerdo migratorio con Estados Unidos, lo cual representa un incremento del 21 por ciento del primero de enero al 6 de junio de este año.

Según Urbano, una reunión AMLO-Trump mandaría una buena señal y la posibilidad de lograr un acuerdo positivo en la cuestión migratoria. Pero no tiene muchas expectativas, dice que AMLO “no tiene mucha gente a su alrededor que lo asesore positivamente”.

El panorama a corto plazo no es muy positivo.


Anuncio