La nueva guerra cultural de México: ¿Un espectáculo de luces en una pirámide ‘descoloniza’ o reescribe la historia?

A replica of the Templo Mayor pyramid with a projection
Una réplica de la pirámide del Templo Mayor, con una proyección que cuenta la historia de 500 años de la resistencia de México-Tenochtitlán contra los españoles, vista el 13 de agosto en el Zócalo de Ciudad de México.
(Alfredo Estrella/AFP vía Getty Images)
Share

Una réplica del Templo Mayor de los aztecas, de un tercio del tamaño del original, se levantó este verano del suelo de la plaza central de la capital de México como un gigantesco juguete infantil, a más de 15 metros de altura, una forma reluciente frente al barroco Palacio Nacional. Por la noche, las inclinadas paredes blancas de la pirámide se convirtieron en una pantalla de video-mapping que contaba una dramática historia animada del ascenso y la caída del Imperio Mexica, o azteca, un acontecimiento que tuvo lugar hace 500 años, justo en este lugar que antes se llamaba Tenochtitlán.

Multitud de lugareños y turistas acudieron a ver el espectáculo histórico de 15 minutos de duración. Los vendedores se paseaban entre la gente vendiendo tocados de recuerdo al estilo azteca con luces de colores, llenando el Zócalo de destellos.

Lights and a video show are reflected on a 50-foot replica of the original Templo Mayor pyramid in Mexico City.
Una réplica de 50 pies de la pirámide original del Templo Mayor, que desplegó un espectáculo de luces y video en el Zócalo de Ciudad de México.
(Daniel Hernández / Los Angeles Times)

“Es maravilloso. Todos los niños deberían tener la oportunidad de verlo”, dijo Elizabeth Fuerte, una docente del museo. “Siempre hemos tenido una visión de la historia que el gobierno nos ha impuesto, y creo que estamos preparados para este cambio”.

Anuncio

Fue un escenario extraño en un país acostumbrado a las contradicciones. México es a la vez rico y pobre, tolerante y conservador, culto y refinado. Está orgulloso de su historia milenaria prehispánica, pero sigue sin poder reconciliarse con ella.

Para muchos, la réplica del Templo Mayor cristalizó este problema, reflejando una lucha más amplia que está ocurriendo en la política cultural de México, a mitad del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, también conocido como AMLO.

Desde que asumió el poder a finales de 2018, el gobierno de López Obrador y sus partidarios han hecho intentos importantes para exaltar las raíces indígenas del país en eventos oficiales y proyectos culturales. Han retirado una estatua de Cristóbal Colón y están en proceso de reemplazarla por una réplica de una estatua precolombina que se cree que representa a una mujer huasteca. Han cambiado el nombre de lugares emblemáticos, incluido un monumento conocido durante generaciones como la Noche Triste (donde las fuerzas de Cortés perdieron una batalla clave contra los mexicas), que ahora se llama la Noche Victoriosa.

Una vía clave de Ciudad de México, Puente de Alvarado, llamado así por el conquistador al que se le conoce por encabezar las más horribles masacres contra prisioneros aztecas, es ahora México- Tenochtitlán, el nombre original de la ciudad. Además, han destinado importantes recursos para apoyar a más artistas, textileros y artesanos indígenas mexicanos.

El gobierno también ha insistido al Vaticano y a España que pidan disculpas por las atrocidades cometidas hace cinco siglos. La primera dama Beatriz Gutiérrez Müller, que preside una nueva comisión sobre la memoria histórica en México, llama a esto un proceso de “descolonización”.

Estos intentos han enfurecido a algunos historiadores, académicos y columnistas de diarios locales y revistas de noticias conservadoras, incluyendo Letras Libres, donde los escritores acusan rutinariamente a AMLO de intentar una reescritura total de la historia mexicana.

Anuncio

Eduardo Matos Moctezuma, el muy respetado decano de la arqueología mexicana, dijo al diario financiero El Economista en agosto que “estas cosas no son la forma de consolidar nuestro origen”.

Sin embargo, a pesar de toda la actividad en torno al replanteamiento de la historia de México, algunos se han preguntado: ¿es todo un espectáculo?

“En México, el principal apropiador cultural es el Estado”, dijo Yasnaya Elena Aguilar Gil, una reconocida lingüista y escritora oaxaqueña de ascendencia mixe.

Poco después de su instalación en agosto, la réplica y el espectáculo de luces se convirtieron en un pararrayos político y en un generador de memes, y uno de ellos lo comparó con el diseño del escenario piramidal de la gira “Alive” de Daft Punk de 2006-07. Los detractores lo calificaron como una forma de populismo llamativo.

Indigenous people take part in the celebration of the 500-year anniversary of the last day of domain
Escena de la conmemoración de los 500 años del último día de dominio de Tenochtitlán antes de la conquista de España.
(Claudio Cruz/AFP vía Getty Images)

Vanessa Bohorquez, secretaria de Cultura de la Ciudad de México, defendió la réplica del Templo Mayor y el espectáculo de luces. “Es una deuda pendiente”, dijo Bohórquez, refiriéndose a la posición de los indígenas mexicanos en el aparato cultural de la ciudad.

“Las conferencias llegan a ciertos sectores, las exposiciones dentro de los museos son importantes, pero en el Zócalo llega a todos los sectores”, señaló Bohórquez en entrevista. “La visibilidad es lo más importante”.

No muy lejos de la plaza donde se encontraba la réplica hasta el mes pasado, el actual Templo Mayor se asienta como una herida abierta al cielo. No parece gran cosa a nivel de la acera, una estructura de corteza en el denso centro histórico colonial, pero está ahí, como capas de un pastel con su mitad superior desprendida.

Un museo construido en 1987 y una minirreplica de bronce cercana muestran el aspecto que tuvo el templo en su día, que es impresionante incluso en miniatura: El Recinto Sagrado de los mexicas contenía amplias plazas, bibliotecas y templos de deidades populares. Hoy en día, toda la zona que rodea el lugar parece revivir con sus múltiples capas de historia.

Pero algunos se quejan de que la historia está descuidada. Debido a la pandemia, la secretaría de cultura impuso un recorte presupuestario de casi el 75% en 2020, lo que, según los observadores, podría provocar el deterioro de algunos sitios culturales. En abril, por ejemplo, una violenta granizada provocó el derrumbe de un techo metálico que cubría la llamada Cámara de las Águilas, cerca del Templo Mayor. Meses más tarde, y a pesar de las promesas del gobierno de reparar los daños, el sitio es considerado una monstruosidad por los lugareños.

Anuncio

En una entrevista con The Times, la secretaria nacional de Cultura, Alejandra Frausto, defendió el ritmo de las reparaciones y dijo que los fondos para la investigación y la infraestructura crítica no se tocaron durante las reducciones del presupuesto.

“No es algo que se pueda mover de un día para otro, y no todo es porque no hay dinero, eso es completamente falso”, dijo Frausto. “El Templo Mayor está conservado y protegido”.

Sin embargo, para los líderes indígenas contemporáneos, gestos como el espectáculo de luces del gobierno sobre su patrimonio han sonado huecos, dicen, frente a la persistente explotación y abandono de los grupos nativos en todo el México indígena. Los trabajadores contratados en los sectores de la cultura han protestado por los retrasos en los pagos. Y en México persisten los asesinatos de líderes y periodistas indígenas o ecologistas.

View of the pyramid and light show during a ceremony Aug. 13.
El espectáculo de luces sobre la réplica de la pirámide del Templo Mayor visto en el Zócalo de Ciudad de México el 13 de agosto.
(Medios y Media/Getty Images)

Reciclaje cultural

Centrar a los aztecas por encima de otros grupos indígenas, y construir un llamativo espectáculo público al respecto, es un clásico que los gobiernos en México han seguido haciendo, dijo Aguilar Gil, sin importar el signo político. “Es un reciclaje del nacionalismo posrevolucionario”, subrayó. “La respuesta no puede ser otra vez la apropiación de los pueblos, sean aztecas o mayas o cualquier otro”.

La guerra cultural en México también ha adquirido un alcance transnacional, con el líder mexicano intercambiando cada vez más púas sobre el legado de la conquista con figuras de la derecha al otro lado del Atlántico, en España. El mes pasado, José María Aznar, el ex presidente conservador de España, se burló de López Obrador por su petición de que España y el Papa se disculpen con México.

Mientras que el Papa Francisco sí pidió “perdón por los pecados sociales y por todas las acciones y omisiones que no contribuyeron a la evangelización” y “reconoció errores cometidos en el pasado que han sido muy dolorosos” en una carta publicada el 27 de septiembre para conmemorar los 200 años de independencia de México de España, Aznar dijo tajantemente: “No voy a pedir perdón”.

“Si esas cosas no hubieran ocurrido, no estarían ahí", dijo Aznar. “No podrían llamarse como se llaman, ni haberse bautizado”.

En agosto, durante las conmemoraciones de la caída de Tenochtitlán, el partido de extrema derecha Vox en España, en una clara provocación, declaró la conquista como un motivo de orgullo que llevó a la “liberación” de México que se encontraba bajo el dominio azteca.

Anuncio

El impulso del gobierno para “descolonizar” ha seguido adelante. Los planes de López Obrador han sido llevados a cabo por la primera dama y la estrecha aliada política del presidente, la alcaldesa de Ciudad de México Claudia Sheinbaum, favorita para la próxima candidatura presidencial de su partido.

President Andrés Manuel López Obrador and dignitaries stand in front of a replica of the Templo Mayor in Mexico City.
El presidente Andrés Manuel López Obrador y dignatarios ante una réplica del Templo Mayor en Ciudad de México.
(Oficina del presidente de México.)

Las autoridades han salpicado los ciclos de noticias con acciones afirmativas, como las cartas que la secretaria de cultura Frausto envió a las marcas de alta costura, incluida Carolina Herrera, acusadas de apropiarse de diseños textiles indígenas, con referencias al pueblo exacto donde se originó cada diseño.

“Estamos convencidos de que nadie debe quedar atrás, y que debemos poner en el centro de la agenda a las personas que históricamente han sido borradas u olvidadas. Ese es nuestro objetivo, el nuestro y el del presidente”, dijo la secretaria Frausto.

“Por supuesto que hay gente a la que le molesta esto, por el racismo y el clasismo, y esa idea de que unas manifestaciones culturales son superiores a otras”, añadió. “Pero todo es enriquecedor. No creo que se trate de universos opuestos”.

Los académicos simpatizantes dicen que los reclamos son injustificados, y que México debería estar preparado para más. Después de todo, esta es la primera vez que los activistas de la vieja escuela que nunca dejaron de creer en los principios clásicos de la izquierda han sido elegidos en México, dijo Mariana Botey, una artista mexicana de larga data, curadora y profesora en el departamento de artes visuales de la UC San Diego.

“El recentrado de la historia y la cultura indígena tiene todo el sentido como un proyecto político que se entiende a sí mismo como enraizado en la larga marcha histórica de la izquierda mexicana”, dijo Botey en una entrevista. “En cierto sentido, es la forma más persistente de las guerras culturales mexicanas, que animaron el enfrentamiento subyacente entre conservadores contra liberales en el siglo XIX, e indigenistas contra hispanistas en el siglo XX”.

Botey caracterizó las críticas al gobierno de AMLO por parte de las élites académicas, creativas e intelectuales como cercanas a la “histeria”.

“La reindigenización del imaginario político y cultural fue lanzada por el EZLN y el neozapatismo”, dijo el profesor, refiriéndose a la guerrilla indígena del estado de Chiapas que se rebeló contra el gobierno en 1994. “El proceso continúa, y el miedo de las élites blancas es una reacción a la posibilidad de que esto evolucione como una nueva construcción cultural y política que de hecho es apoyada por una mayoría”.

Historia recuperada

Anuncio

Cuando el Templo Mayor se descubrió por primera vez en los tiempos modernos, en 1978, fue un hallazgo asombroso: los restos físicos de una estructura religiosa que en su día se alzaba tan alta como un edificio de 15 plantas.

La curiosidad por el yacimiento se extendió por toda la ciudad, según explicó Leonardo López Luján, director de la excavación arqueológica del Templo Mayor, en una reciente charla en línea. Los investigadores habilitaron caminos y zonas de observación temporales para el público mientras se descubrían las ruinas. Algunos visitantes llevaron flores y ofrendas a un monolito recién descubierto de la diosa Coyolxauhqui.

Ya entonces, destacados mexicanistas, como el escritor Fernando Benítez, sugirieron que el Templo Mayor se reconstruyera a su forma original, como se había hecho en Teotihuacán y Chichén Itzá.

Pero la idea fue finalmente desechada. Oficialmente, sigue siendo una excavación en curso, con solo el 12% del Recinto Sagrado excavado en total, señaló López.

Los descubrimientos asombrosos siguen siendo habituales. En 2019, las autoridades revelaron que habían dado con los restos de un niño y un jaguar, cada uno vestido con prendas que caracterizaban al dios de la guerra Huitzilopochtli, rodeados de conchas marinas, estrellas de mar y trozos de coral. Tanto el niño como el animal tenían el corazón arrancado, según las autoridades, un signo definitivo de sacrificio ritual. Los excavadores han identificado cientos de elaboradas ofrendas excavadas y enterradas en el suelo alrededor del Templo Mayor.

Los espectáculos de luz en la réplica del Templo Mayor comenzaron el 13 de agosto para coincidir con el 500º aniversario del fin del dominio azteca, una ocasión que el gobierno trató con fastuosos eventos. López Obrador y los principales miembros de su gabinete celebraron una ceremonia con mujeres indígenas líderes de Canadá y Estados Unidos como invitadas de honor. México dio al evento un aire de severidad trilateral. El mandatario y los invitados posaron para fotografiarse ante la réplica de la pirámide.

El 15 de septiembre, la noche de “El Grito de Independencia”, López Obrador y la primera dama observaron el espectáculo de luces por última vez desde el balcón de Palacio Nacional, mientras los televidentes sintonizaban la costumbre festiva desde todo Estados Unidos y México.

La réplica se desmontó a la mañana siguiente para dar paso al desfile militar del Día de la Independencia.

Pero su simbolismo ha perdurado. El impulso, al menos en el Zócalo en una noche reciente, parecía estar funcionando. El público de la plaza no dejaba de alabarlo. En general, el índice de aprobación de AMLO ha sufrido golpes, pero sigue siendo alto.

“En esta cuestión de la identidad nacional, tenemos que empezar a verla como algo que comienza en la era del México antiguo, y no desde la era posterior a la Revolución”, dijo Fuerte, la docente del museo que vio el espectáculo.

Anuncio

View of the illuminated decorations in Zocalo Square Mexico City
Vista de las decoraciones iluminadas, parte de la conmemoración del 12 de agosto del 500 aniversario de la resistencia de México-Tenochtitlán a los españoles en la Plaza del Zócalo Ciudad de México.
(Claudio Cruz/AFP vía Getty Images)

Julio Escalante, de 28 años, guía turístico, ofreció una especie de conferencia rápida y gratuita sobre el significado histórico y religioso de la zona que rodea las ruinas del Templo Mayor. Los peatones se reunieron a su alrededor. Dijo que hoy en día no hay suficientes mexicanos que conozcan esta historia con tanto detalle como los períodos posteriores de la colonia, la independencia y la modernidad.

“La respuesta típica es: ‘Estamos cansados de este tema, llegaron, conquistaron’. Pero en realidad, fue un proceso mucho más complejo, y apenas nos han enseñado una cuarta parte”, dijo Escalante. “Mucha gente rechaza su lado indígena, y también mucha gente rechaza su lado europeo. Tenemos que reconciliarnos”.

Escalante comentó que veía la conquista como el “triste nacimiento” de algo nuevo.

“Simplemente tenemos que cambiar nuestra perspectiva, dejar de rechazar lo indio, lo autóctono, porque al fin y al cabo esa es nuestra raíz primaria, seguida de la europea, la española, y mucha gente no lo sabe, también la asiática, la africana y la de Oriente Medio”.

Al igual que otros en la multitud de la plaza, instó a tener paciencia con el gobierno de López Obrador.

“Muchos [indígenas] siguen luchando por sus derechos, por sus tierras, pero son cosas que vienen de otros gobiernos. Hay mucho trabajo por hacer y solo necesitan más tiempo. Andrés Manuel no va a cambiar todo esto, pero lo llamamos un pequeño paso, una apertura, un respiro”.

Añadió rápidamente: “Y bueno, tendremos tres años más con este señor”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí